Armstrong, rey de las mentiras

 

Lance Armstrong ha provocado esta semana una decepción mayor que la de esos picos nevados que solía dominar con su bicicleta en los Tours de France. No creo que nada ni nadie en cualquier deporte y época pueda superar el bajón anímico que generó su aceptación del uso de sustancias prohibidas para ganar esos siete títulos, los millones de dólares y, sobre todo, la admiración del mundo entero.

Porque con Armstrong, al menos a mí en lo particular, ha sucedido algo muy distinto que con atletas de otros deportes, como el béisbol o la NFL, por ejemplo, donde de tanto repetirse la violación de la ley, de tanto negarse lo evidente, uno acaba perdiendo el respeto y la capacidad de asombro, y la noticia de que cayó este o aquel “nombre’’ no levanta esa sensación de haber traicionado la confianza en algo aparentemente puro.

¿Armstrong? No, que va. No puede ser que el hombre que superó al cáncer, el sobreviviente del infierno, pueda defraudarnos de esta manera. En esta época de ídolos caídos nada no es ajeno, pero cuando se hablaba del rey del ciclismo había esa resistencia a abandonarse a la tentación de la crítica. Después de todo, ¿no había superado decenas de pruebas? Yo mismo llegué a creer que existía una cacería de brujas en torno al que muchos consideraban el mejor deportista de su generación.

Qué equivocado estaba. Poco a poco va saliendo a luz la historia tenebrosa de un hombre que no sólo usó el dopaje en una escala nunca antes vista –siempre con un pie delante de los laboratorios- , sino de un verdadero gangster que abría y cerraba puertas a sus compañeros de equipo en base a la sumisión obligatoria, la intimidación más asquerosa y el peso de una reputación labrada encima de la mentira.

Ahora se sabe de las transfusiones de sangre –con alta concentración de glóbulos rojos- a altas horas de la noche, del uso de sustancias nacidas de una tecnología de vanguardia y, de cierto modo, la desidia de la Unión Ciclística Internacional (UCI). Para tejer su red de engaño, Armstrong tuvo que manchar a aquellos que lo rodeaban, los que estaban dispuestos a ser parte de la conjura de forma gustosa y los que sucumbieron a las amenazas so pena de perder su carrera. A fin de cuentas, Armstrong era el ciclismo.

Muy cerca estuvo de salirse con la suya. Unicamente el esfuerzo y aguante del presidente de la USADA, Travis Tygart, lo obligó a admitir su falta. Esta especie de súper juez del dopaje continuó buscando respuestas cuando otros bajaron los brazos y cerraron los ojos. La mano larga de Armstrong llegó a tocarlo, incluso, con un intento de soborno, pero él no flaqueó. Todavía queda gente honesta por ahí.

Y ahora Armstrong se ha montado en otra bicicleta publicitaria iniciando una carrera hacia la meta del control de daños, pero lo hace por una ruta escabrosa. En vez de sentarse delante de los organismos rectores del deporte y hacer una confesión completa y profunda, lo hace delante de Oprah Winfrey –ya escucharemos lo que dice este jueves- para esbozar una especie de relato en el cual, de acuerdo con la propia periodista y empresaria, aunque reconoce el uso de sustancias prohibidas, “no se reveló de la manera limpia que esperaba’’.

Rodeado de un ejército de abogados, Armstrong debe haber preparado milímetro a milímetro su declaración. El sabe muy bien que unas palabras apartadas del camino de lo políticamente correcto le pueden acarrear años de cárcel y un cúmulo de demandas para extraerle hasta el último centavo de los millones –solamente con el US Postal recibió $30 millones- ganados en los años en que la maquinaria del dopaje funcionaba a plenitud.

Más allá de las escaramuzas legales y las sanciones monetarias y deportivas que puedan venir en el futuro, nada podrá borrar esa sensación de pérdida, de ingenuidad traicionada en todos los que creyeron contra viento y marea en él. Quien leyó su biografía “Is Not About the Bike’’ finalizaba el libro con la imagen de un luchador incansable, de un ejemplo perenne. Otra mentira más. La caída de una Marion Jones, de un Ben Johnson, y si usted lo quiera creer o no de un Barry Bonds, no son comparables, absolutamente para nada, a la de un Lance Armstrong.

Más de Otros deportes

  • ARTES MARCIALES MIXTAS

    Cubano Romero listo para pelear el sábado en la UFC

    La Ultimate Fighting Championship regresa al estado de la Florida a solo horas de Miami, con una cartelera de artes marciales mixtas que incluye a varios peleadores de la Capital del Sol.

  • Secretos de Pesca: La punta de Haulover

    La pesca de orilla fue la primera en realizarse. Cuenta con millones de fanáticos en todo el mundo. Sus modalidades son fly casting, spinning, surf casting, con globo, con papalote, con gaviotas, con yoyo, al robo.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Michael Phelps</span> cumple 29 años en junio y es el atleta más condecorado en la historia de los Juegos Olímpicos, con 18 medallas de oro y 22 en total en tres justas. Además, rompió el récord de Mark Spitz al ganar ocho medallas de oro en los Juegos del 2008 en Beijing.

    Phelps regresa a la natación pensando en Río

    Michael Phelps regresará al agua en un posible primer paso para competir en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria