Santos busca veredicto popular para refrendar acuerdo con las FARC

 

Associated Press

El presidente Juan Manuel Santos insistió el miércoles en que el proceso de paz con la guerrilla de las FARC no terminará con una asamblea constituyente y dijo que se están buscando alternativas para refrendar mediante un veredicto popular los acuerdos a que eventualmente lleguen las partes.

“De una vez aprovecho para aclarar algo en lo que quiero que no quede ninguna duda sobre cuál va a ser el resultado final o cómo vamos a cerrar este proceso…: no vamos a terminar estos acuerdos con una Asamblea Constituyente, como algunos han pedido el día de ayer (martes)”, aseguró el mandatario durante un acto público en el municipio de Ocaña, departamento de Norte de Santander y a unos 410 kilómetros al noreste de Bogotá.

Sostuvo, sin embargo, que “es muy posible que se pueda encontrar una fórmula para refrendar popularmente cualquier acuerdo. Eso está por discutirse. No voy a entrar en detalles precisamente porque es uno de los puntos en discusión” con los delegados de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

“La Asamblea Constituyente no es una refrendación popular a unos acuerdos. La Asamblea Constituyente es otra cosa. Desde el principio hemos sido muy claros en que la Asamblea Constituyente no va a ser el resultado final a estos acuerdos”, afirmó el mandatario.

La postura de Santos pareció ser la respuesta a una declaración de la víspera del jefe rebelde Jesús Santrich, uno de los negociadores de las FARC en Cuba.

En concepto de Santrich, “es el (pueblo) soberano quien deberá darle dinámica, construcción y legitimidad al proceso de paz hasta llegar a un acuerdo sensato, de beneficio nacional, que deberá ser refrendado por una Asamblea Nacional Constituyente”.

En declaraciones difundidas por la Casa de Nariño o sede de gobierno, Santos también les pidió a las delegaciones que hacen parte del proceso de paz en Cuba mantener la confidencialidad de lo que se hable y se acuerde en la mesa de conversaciones.

“Ese diálogo tiene que ser un diálogo serio, un diálogo discreto. Por eso quiero reiterar algo que se ha respetado y que, para bien del proceso, se tiene que seguir respetando. Todos los puntos que están en la agenda y que van a ser sujetos a las deliberaciones, a las discusiones, deben mantenerse en la confidencialidad del proceso”, dijo.

“Solamente cuando existan acuerdos, avances importantes, y así quedó establecido en el primer acuerdo que se dio a la luz pública, solamente cuando existan esos avances, se le irá informando a la opinión pública, a la comunidad nacional e internacional, el producido de esos diálogos, en la medida en que las dos partes acuerden”, enfatizó.

Según el mandatario, “no podemos comenzar a tratar de negociar a través de los micrófonos, porque esa ha sido una de las causas para que los diálogos anteriores fracasen. Es imposible, aquí o en cualquier situación, en cualquier país, en cualquier conflicto, negociar a través de los medios de comunicación y los micrófonos”.

La semana pasada, Mauricio Jaramillo, uno de los jefes de la guerrilla, hizo público algunos detalles de la forma como se inició el proceso de paz, en respuesta --según dijo-- a un artículo del 30 de diciembre último del periodista Enrique Santos, hermano del presidente.

“Solamente cuando existan acuerdos, avances importantes, y así quedó establecido en el primer acuerdo que se dio a la luz pública, solamente cuando existan esos avances, se le irá informando a la opinión pública, a la comunidad nacional e internacional, el producido de esos diálogos, en la medida en que las dos partes acuerden”, enfatizó.

Según el mandatario, “no podemos comenzar a tratar de negociar a través de los micrófonos, porque esa ha sido una de las causas para que los diálogos anteriores fracasen. Es imposible, aquí o en cualquier situación, en cualquier país, en cualquier conflicto, negociar a través de los medios de comunicación y los micrófonos”.

En septiembre pasado, Santos anunció que había firmado en Cuba un acuerdo previo con las FARC para iniciar un proceso de paz y así tratar de poner fin a casi 50 años de confrontaciones entre las partes. El 18 de octubre de 2012, en Oslo, Noruega, se instaló formalmente la mesa de negociaciones. Inmediatamente las conversaciones regresaron a La Habana, donde se reanudaron el lunes.

Más de Boletín América Latina

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria