La mítica columnista “Dear Abby” apaga su voz

 

EFE

Pauline Phillips, conocida como “Dear Abby” por su columna a modo de consultorio familiar y social falleció a los 94 años y fue enterrada días atrás dejando a los estadounidenses huérfanos de su comprensión y buenos consejos.

Su voz suave se apagó el pasado miércoles después de una larga lucha contra el Alzheimer en Minneapolis (Minnesota) según informó su familia —que no ha especificado la causa de su muerte—, dejando así un vacío en el corazón de aquellos a los que ayudó.

Phillips era quien estaba detrás de la popular columna de consejos “Dear Abby”, publicada en 1,400 diarios de todo el mundo y leída por 110 millones de lectores diariamente, según la compañía distribuidora de contenidos Universal Uclick.

Su columna comenzó a publicarse en 1956 cuando los periódicos abrieron el diálogo con sus lectores bajo el pseudónimo Abigail Van Buren, que fue acortado al encabezado “Dear Abby”.

Sin pelos en la lengua, Phillips daba consejos matrimoniales, educación sexual, salud, alcohol, drogas, niños, puestos de trabajo, tensiones familiares, prevención de suicidio y prácticamente cualquier asunto que llegara a sus manos entre las cartas de sus lectores.

“Dear Abby (Querida Abby): Mi abuela tiene 75 años y, desgraciadamente, es una persona difícil y ha hecho comentarios hirientes en el pasado, que han llevado a algunos miembros de la familia a apartarla de sus vidas”.

Este era el tipo de consultas que durante cuatro décadas contestó “Abby”, que recibía 10,000 cartas y correos electrónicos a la semana de lectores de todas las edades y cuyo lema era “soluciones de sentido común para los problemas cotidianos”.

Autora de seis libros participaba como experta en las principales cadenas de televisión como ABC, CBS, CNN; FOX y NBC y el éxito de columna la llevó a convertirse en programa de radio, “The Dear Abby Show”, que estuvo 12 años en antena CBS Radio (1963-1975).

Entre sus amigos había miembros del Congreso, científicos, jueces y líderes civiles, y quienes la conocían aseguran que nadie rechazaba una llamada de “Abby”, quien tiene una estrella en el paseo de la fama de Hollywood.

A mediados de los 90 comenzó a padecer síntomas de Alzheimer, aunque la familia no lo hizo público hasta el año 2000 y en el año 2002 su hija Jeanne, con quien ya coescribía, tomó el testigo del pseudónimo materno para continuar con la columna.

“He perdido a mi madre, mi mentora y mi mejor amiga”, dijo Jeanne Phillips en un comunicado en el que señaló que su madre ha dejado un vacío muy grande y tratará de continuar con su legado de ”compasión, compromiso y cambio social“.

Fueron cuatro décadas que la hicieron formar parte de la cultura popular estadounidense, así por ejemplo “Abby” es citada en la canción “Beauty School Dropout” del musical Grease, y su columna ha sido mencionada en diversas series de televisión y películas.

Nacida el 4 de julio de 1918 en Sioux City (Iowa) e hija de inmigrantes judíos rusos, se introdujo en el mundo del periodismo a los 37 años cuando, decidida como era ella, llamó al editor del San Francisco Chronicle para decirle que podría escribir una columna-consultorio mejor que la que tenían entonces.

Aquella ama de casa, madre de dos adolescentes y sin experiencia en el mundo del periodismo, sorprendió al editor del diario que le dijo “no llame, nosotros la llamaremos”, tras la prueba que le hizo.

Phillips se llevó un montón de cartas a casa que contestó en hora y media con un estilo que llevaron a pensar que era una escritora profesional, según contó la propia Phillips en una entrevista en 1990 con Larry King.

Para cuando “Abby” empezó, su hermana gemela, Esther “Eppie” Lederer, que murió a los 83 años en el 2002, ya tenía su propia columna en Chicago bajo el pseudónimo “Ann Landers”, que también alcanzó el éxito con millones de seguidores.

Las dos hermanas revolucionaron este tipo de consultorio dejando de lado los cotilleos para hablar de la vida cotidiana y de los problemas reales de los ciudadanos.

“Abby” utilizaba su columna no sólo para entretener, sino para educar a sus lectores. Su buen juicio y sinceridad le hizo ganar millones de seguidores y sus columnas han sido utilizadas en textos educativos para aprender inglés como segundo idioma.

Phillips fue miembro honorario de la organización de Mujeres en los medios de Comunicación; el Colegio estadounidense de Psquiatría y el Consejo Nacional de Mujeres Judías.

Recibió el reconocimiento del Pentágono por el éxito de la web OperationDearAbby.net, lanzada en el 2001 para infundir ánimo a las tropas estadounidenses desplegadas en el mundo, y que desde entonces ha tenido 36 millones de visitas.

“Era una persona genuina, la clase de persona que irradiaba en su columna era como ella era como persona“, aseguró Alan McDermott, su editor desde 1980, en unas declaraciones recogidas por el USA Today.

McDermott la describió como una persona “brillante, encantadora, comprometida y curiosa”.

“Abby” estaba casada con Mort Phillips, su marido de 73 años, con quien tuvo dos hijos Edward Jay Phillips, que murió en 2011 y Jeanne, su sucesora, quien se ha convertido en la “Abby” del siglo XXI.

Más de Séptimo Día

  •  

 <span class="cutline_leadin">Mickey Rooney</span> durante la ceremonia en que se le otorgó una estrella en el Paseo de la Fama, en el 2004.

    La tragedia oculta de Mickey Rooney

    Participó en más de 200 películas y fue nominado a cuatro Oscar -solo logró uno, honorario-, pero por lo que se recuerda a Mickey Rooney es por su faceta de conquistador. Su 1.57 de altura y su eterna cara de niño no fueron obstáculo para casarse ocho veces, una de ellas con Ava Gardner.

  • Los violinistas no prefieren los Stradivarius

    Diez de los mejores violinistas solistas del mundo se sometieron a una prueba científica de ciego único para determinar cuáles instrumentos, algunos Stradivarius de gran valor y otros menos costosos, sonaban mejor. Los resultados quizá parezcan fuera de tono para músicos y coleccionistas, porque los violines más nuevos ganaron de calle.

  • Madres canguro reemplazan a las incubadoras en Colombia

    Una idea simple: dar calor a bebés prematuros poniéndolos contra el pecho, como los canguros, surgió en Colombia hace 30 años ante la falta de incubadoras y, tras vencer el escepticismo, se aplica en todo el mundo como ejemplo de medicina más humanitaria.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria