GRANDES LIGAS

Una vieja traba se interpone entre cubanos y el sueño de las Mayores

 
 

ALEDMIS DIAZ.
ALEDMIS DIAZ.

jebro@elnuevoherald.com

Justo cuando más cerca se encontraban de las Grandes Ligas, varios peloteros cubanos agentes libres se han topado con una barrera que parecía superada: el llamado desbloqueo está de vuelta.

A mediados de diciembre Aledmis Díaz y Dariel Alvarez recibieron la documentación de la Oficina del Comisionado del Béisbol que les permitía negociar con los 30 equipos de las Grandes Ligas, pero ahora esa misma entidad les está pidiendo la licencia de la llamada OFAC, una oficina adjunta al Departamento del Tesoro que, en el pasado solía ser requisito indispensable para los jugadores cubanos.

“Esta es una medida directamente contra los peloteros cubanos y el sindicato de jugadores, que debía respaldarlos, no ha hecho nada al respecto’’, expresó el agente de ambos antillanos, Jaime Torres. “Ahora podemos decir que se encuentran en un limbo y, francamente, no sé en qué pudiera terminar esto, pero es muy frustrante que reaparezca esta traba que complica una situación ya de por sí compleja’’.

En febrero del 2010, la Oficina del Comisionado había emitido un comunicado dejando sin lugar el pedido de licencia de la OFAC –que certifica la no violación del embargo económico hacia el gobierno de la Habana- y facilitando los trámites hacia la agencia libre para los jugadores de la isla. El reglamento establecía que los cubanos debían presentar dos documentos que avalasen su residencia en un tercer país.

Anteriormente, los jugadores cubanos podían sostener contactos con los equipos de las Mayores, pero no firmar, mientras se desarrollaba el proceso de la agencia libre, pero ahora ni siquiera pueden tener contactos con los clubes hasta que no reciban esta polémica licencia, un documento burocrático que en la mayoría de los casos puede demorar más allá de los seis meses.

“Por supuesto que voy a luchar contra esta medida con todas mis fuerzas, porque no sólo se trata de mis representados, sino de varios jugadores más y de las próximas generaciones’’, agregó Torres. “Lo triste del caso es que el reglamento laboral es bien claro y en ninguna parte exige esta licencia. Esta es una idea de la Oficina del Comisionado, una cosa absurda, que no tiene derecho a seguir vigente. El sindicato debe hacer algo al respecto. Eso espero’’.

Díaz es el más conocido de los dos por su fuga de la escuadra cubana que ganó en julio el último torneo de Rotterdam, Holanda. Con seis pies de estatura y 185 libras de peso debutó en la pelota cubana en la serie 2007-2008, jugando como torpedero. En la más reciente temporada (51 Serie Nacional) tuvo un average de .315, con 85 hits, 12 cuadrangulares y 49 empujadas. Tuvo un slugging de .500 y un OPS de 904.

Por su parte, Alvarez se desempeñó como inicialista y jardinero de los conjuntos de Camagüey y su mejor temporada se produjo en la Serie Nacional 50 (2010-11), cuando impuso récords de hits (125) e impulsadas (81) para equipos de la región, además de igualar el de jonrones de su franela al pegar 20, una marca que implantó Miguel Caldés y que también estaba en poder de Dary Bartolomé.

Al tener 23 años de edad y cinco temporadas en Cuba, Alvarez no está sometido a las nuevas regulaciones del convenio laboral que entró en vigencia el pasado mes de julio en las Mayores, que restringe considerablemente el espacio de maniobra para los jugadores que provienen de la mayor de las Antillas.

El pacto ratifica que todo pelotero cubano menor de 23 años y con menos de tres campañas en Series Nacionales no puede aplicar a la agencia libre en su máxima expresión y debe ser sometido a la cantidad de dinero -$2.9 millones- fijada para prospectos internacionales, lo cual elimina la época de los enormes bonos y pactos, como el logrado por Yasiel Puig, un muchacho de 21 años, de $41 millones con los Dodgers.

Díaz, sin embargo, sí entra a jugar bajo las nuevas reglas por tener sólo 22 años, aunque con cuatro contiendas en la isla.

Más de Béisbol

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria