Miami-Dade da visto bueno a fondos públicos para estadio de los Dolphins

 

eflor@elnuevoherald.com

Tras poco más de dos horas de debate, la Comisión de Miami-Dade aprobó el miércoles, por mayoría de 9 a 4, una resolución que insta a la Legislatura de Florida a autorizar el uso de fondos públicos para financiar la modernización del estadio de los Dolphins.

El equipo de football busca que la Legislatura autorice un incremento impositivo al alojamiento hotelero y un descuento adicional de $3 millones por las ventas que genera el estadio.

La resolución, presentada por la comisionada Barbara Jordan, fue aprobada con el voto favorable de ésta y otros ocho comisionados: la vicepresidenta Lynda Bell, Bruno Barreiro, José “Pepe” Díaz, Audrey Edmonson, Sally Heyman, Jean Monestime, Dennis Moss y Juan Carlos Zapata.

Quienes votaron en contra fueron la presidenta Rebeca Sosa, Esteban Bovo, Javier Souto, y Xavier Suárez.

El director ejecutivo de los Dolphins, Mike Dee, expresó su satisfacción y dijo que la resolución condal significará un importante mensaje para los legisladores estatales.

“Estamos muy contentos con que [la resolución] haya pasado”, dijo Dee tras la audiencia pública. “Hay que celebrar este paso y ahora tenemos que continuar nuestro trabajo y llevar la propuesta a Tallahassee”.

Durante su presentación, Dee aseguró que de los $400 millones que demanda la remodelación, la mayor parte ($201 millones) será aportada por el sector privado y $199 millones con fondos que no provienen de los contribuyentes de Miami-Dade, sino de impuestos recolectados a los turistas. También enfatizó que cualquier costo adicional será asumido íntegramente por el equipo.

La resolución destaca que la remodelación posibilitará que Miami Dade cuente con un estadio de “clase mundial” capaz de ser seleccionado como sede de las Bodas de Oro del Super Bowl en el 2016, lo que generaría un impacto de unos $300 millones –sólo por ese evento-, además de crear 3,700 empleos temporales por las obras y 1,100 trabajos permanentes.

Aunque votó en contra de la resolución, Sosa dijo durante su intervención que era injusto comparar la solicitud de los Dolphins con la que hace tres años realizó el equipo de béisbol de los Marlins.

En aquella oportunidad el Condado y la Ciudad de Miami firmaron contratos que permitieron a los Marlins el uso de dinero de los contribuyentes para la construcción de su estadio en La Pequeña Habana. La indignación pública fue tal que en el 2011 provocó la revocación del entonces alcalde condal Carlos Alvarez.

Sin embargo, quienes defendieron la posición de los Dolphins enfatizaron que se trataba de una propuesta “distinta” a la de los Marlins.

“Estos no son los Marlins”, dijo Heyman, quien en el 2009 votó contra el acuerdo con el equipo de béisbol. “Esto es completamente diferente”.

Por su parte, Bovo enfatizó que sentía una necesidad de estar “mejor informado” sobre los detalles de lo que podría significar un acuerdo con los Dolphins, lo cual lo llevó a votar en contra.

“Me sentiría más cómodo si es que el alcalde se sentara con nosotros y nos ofreciera mayores detalles […] para tomar una decisión estando más informados”, dijo Bovo.

Por otro lado, Jordan instó a los directivos de los Dolphins a considerar la reubicación de su campo de entrenamiento, actualmente en Broward, a Miami-Dade.

Las obras del estadio, construido en 1987, incluyen la ampliación del techo y la reconfiguración de las tribunas con la implementación de asientos más cómodos y con diseños ergonómicos, la instalación de pantallas gigantes de alta definición y la renovación de todo el sistema de iluminación, entre otras obras.

Dee recalcó que la modernización del estadio también permitirá que se convierta en un escenario de alta categoría para organizar partidos internacionales de fútbol y ciudad anfitriona los Juegos Panamericanos del 2019.

Como lo indica la resolución condal, la contrapartida pública a la que aspiran los Dolphins permitirá financiar el 49 por ciento del proyecto de remodelación. En cambio, con los Marlins fue el 75 por ciento.

Para eso, los Dolphins buscan que la Legislatura de la Florida apruebe un nuevo descuento de $3 millones de los impuestos estatales recaudados por la venta de bienes y servicios que genera el estadio. Actualmente, ya reciben $2 millones de descuento estatal.

Además, el equipo solicita un aumento del 6 por ciento actual al 7 por ciento al impuesto por hospedaje turístico en Miami-Dade, exceptuando a los hoteles de Miami Beach y la zona ribereña condal que incluye la ciudad de Bal Harbour.

Norman Braman, un millonario que lideró la oposición contra el acuerdo con los Marlins, volvió a salir a la escena pública para criticar duramente el plan de los Dolphins de usar dinero público, lo que calificó de “caradura”.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria