Asesores de la campaña de Giménez ayudan a los Dolphins

 

pmazzei@MiamiHerald.com

El equipo de cabilderos de los Dolphins de Miami parece una reunión del grupo de asesores de la campaña electoral del alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez.

Para impulsar una renovación del estadio por $400 millones, financiada en parte con fondos de los contribuyentes, los Dolphins han reclutado a tres figuras clave de la reciente campaña electoral de Giménez: Marcelo Llorente, Brian Goldmeier y Jesse Manzano-Plaza.

Llorente, quien se convirtió en una presencia frecuente en las actividades de campaña tras perder su propia candidatura a la alcaldía, ha sido contratado como uno de los cabilderos de los Dolphins en Tallahassee. Goldmeier, el recaudador de fondos de Giménez, y Manzano-Plaza, ex gerente de campaña de Giménez, han sido traídos como asesores para ayudar a conseguir apoyo de la comunidad para el plan de los Dolphins.

La participación de los tres hombres podría indicar un esfuerzo calculado de los Dolphins por atraer al alcalde, a quien los comisionados de Miami-Dade le encargaron el miércoles negociar un acuerdo potencial con el equipo de football. Giménez fue un persistente crítico del desigual acuerdo de financiamiento público para el nuevo estadio de béisbol de los Marlins de Miami en La Pequeña Habana, una posición que ayudó al ex comisionado en su campaña por la alcaldía.

Giménez restó importancia a la sugerencia de que un equipo particular de cabilderos o de campaña podría recibir un tratamiento preferencial en su administración.

“Si alguien me conoce, puede contratar a quienquiera que se le ocurra. A la hora de la verdad, yo trabajo para el pueblo del condado Miami-Dade; esos son los que pagan mi sueldo”, declaró el miércoles en una entrevista. “Cosas como esa yo las defino en blanco y negro”.

Giménez, quien aseguró no saber nada de la relación de Llorente y Manzano-Plaza con los Dolphins, afirmó que estos ex trabajadores de su campaña eran personas exitosas por su propio esfuerzo.

“Son muy buenos en lo que hacen y son profesionales”, subrayó. “Espero que sea por eso que los Dolphins los contrataron. En cuanto a mí, eso no hace ninguna diferencia”.

Goldmeier, Llorente y Manzano-Plaza son parte de un equipo de más personas, dirigido por el presidente ejecutivo de los Dolphins Mike Dee, en busca de votos entre los legisladores estatales y comisionados condales, quienes tendrían que apoyar la petición del equipo de football de aumentar el impuesto hotelero del territorio de Miami-Dade del 6 al 7 por ciento, así como recibir un subsidio anual de $3 millones por parte del estado. Los fondos sumarían unos $199 millones, alrededor de la mitad de las mejoras propuestas para el Sun Life Stadium, en Miami Gardens.

Con una votación de 9-4, los comisionados apoyaron el miércoles una legislación estatal que permitiría al Condado aumentar el impuesto hotelero; una victoria temprana para los Dolphins, que están enfrentando a los críticos del acuerdo con los Marlins. Los comisionados dijeron a Giménez que negociara con los Dolphins. El alcalde indicó que las conversaciones empezarían pronto, encabezadas, del lado del Condado, por los vicealcaldes Ed Márquez y Jack Osterholt.

“Si el público va a invertir dinero a través de un impuesto hotelero —que es dinero turístico, pero sigue siendo dinero de los fondos públicos— ¿qué vamos a recibir nosotros a cambio? ¿Por qué deberíamos invertir fondos públicos en esa empresa?”, comentó Giménez. “Yo sé que no vamos a poner en peligro el fondo general de ningún modo. No va a haber ningún tipo de financiamiento fuera de lo común”.

Es probable que su administración contrate a consultores independientes con experiencia en negociaciones con equipos deportivos profesionales, añadió el alcalde.

“No quiero que estemos en desventaja”, señaló. “Así que es posible que lleguemos a algún tipo de estructura, y también es posible que no”.

Parte de las discusiones podrían centrarse en la propiedad del estadio, el cual está situado en terrenos del Condado pero en estos momentos pertenece a los Dolphins. Un acuerdo posible, por ejemplo, podría incluir el traspaso de la propiedad del estadio al Condado, y Miami-Dade brindaría una subvención de funcionamiento al equipo. Un acuerdo similar existe entre la AmericanAirlines Arena, propiedad del Condado, y el Heat de Miami.

Los comisionados enumeraron el miércoles varias cosas que les gustarían, entre ellas garantía de contratación local y un compromiso de llevar a cabo futuros eventos posibles de Super Bowl —y el campamento de entrenamiento de los Dolphins— en Miami-Dade, y no en Broward, si Broward no contribuye fondos al acuerdo.

Previendo la campaña de este año a favor de las renovaciones, los Dolphins y el dueño del equipo, Stephen Ross, contribuyeron generosamente el año pasado a través de comités políticos independientes a las campañas de reelección de Giménez y cuatro comisionados titulares. Giménez asistió además el año pasado a un juego de los Dolphins como invitado del equipo.

El veterano cabildero Brian May, quien fuera asistente del ex alcalde de Miami-Dade Mayor Alex Penelas, encabezó el esfuerzo del Ayuntamiento a favor de los Dolphins y recaudó fondos para la campaña de Giménez, dijo que no lo sorprendían los vínculos con el alcalde.

“Hay mucha gente que trabajó en la campaña del alcalde porque iba a ser el ganador, para ser franco”, dijo May con ironía. “Es interesante cómo funcionan esas cosas”.

Entre las otras caras políticas familiares involucradas en el asunto están el veterano cabildero de los Dolphins Ron Book; el abogado H.T. Smith, quien asesora la estrategia del grupo; y Penelas.

Penelas, otro asesor estratégico, compareció a principios de esta semana en un programa de la radio en español elogiando la propuesta del grupo, pero sin revelar su trabajo como asesor de los mismos. En un correo electrónico, Penelas se negó a comentar sobre su relación con los Dolphins, alegando su contrato como comentarista para la red en español de Univisión.

“Hemos reunido un equipo diverso y experimentado con sólidos conocimientos de la localidad para que nos asesoren en este complejo asunto”, dijo en un comunicado el portavoz de los Dolphins Ric Katz. “Creemos que esto está permitiéndonos llegar e involucrar a todos los segmentos de la comunidad de Miami-Dade”.

Los Dolphins han enlistado además el apoyo de otras influyentes figuras del Ayuntamiento condal: Rodney Barreto, socio cabildero de May y presidente del comité organizador del Super Bowl, y Ralph García-Toledo, jefe del comité exploratorio para traer los Juegos Panamericanos a Miami. García-Toledo, quien fue siempre partidario de Giménez, sirvió de chofer con frecuencia al alcalde durante eventos de campaña durante las exitosas elecciones de Giménez en el 2011 y el 2012.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria