Condenan a Geralyn Graham por secuestro y abuso infantil; no hubo veredicto en el cargo de asesinato

 

dovalle@MiamiHerald.com

El jurado halló culpable a Geralyn Graham, la mujer de Kendall que tenía la custodia de la menor Rilya Wilson, de abuso infantil y secuestro, este viernes. Pero no lograron un acuerdo sobre el veredicto de cargos de asesinato.

Geralyn Graham, de 67 años, enfrenta entre 30 años a cadena perpetua por el cargo de secuestro, hasta 30 años por abuso infantil agravado, y cinco años por abuso de menores.

El veredicto se produjo durante el segundo día de deliberaciones, y tras un juicio de ocho semanas sobre un caso que conmocionó al sur de la Florida y generó que los ojos se posaran sobre el accionar de la Agencia Astatal de Bienestar Infantil.

Por mucho tiempo, Graham sostuvo ante la policía que una misterioso persona del Departamento de Niños y Familia (DCF, por sus siglas en inglés) se llevó a la niña.

El cuerpo de Rilya nunca fue encontrado, y su desaparición provocó una reforma integral a DCF, que perdió la pista de la niña por más de un año.

"Hay muchas maneras de hacer justicia, y el hecho de que no haya sido condeanada bajo un cargo de homicidio no quiere decir que no se hizo justicia con Rilya Wilson", dijo el fiscal Joshua Weintraub. "Pero podemos asegurar que esta mujer nunca dejará el sistema penitenciario, y eso es justicia".

La condena de Graham nunca fue una tarea fácil: sin confesión a la policía por parte de Graham, sin testigos oculares, sin el cuerpo y sin evidencia forense, los fiscales tenían que tejer un caso alrededor de evidencia circunstancial.

Conocidos testificaron que Graham dio versiones contradictorias de lo que le pasó a la niña. Algunos señalaron que Graham les dijo que la niña estaba en un viaje a Nueva York y Orlando con una "amiga latina".

Graham insistió a los investigadores policiales y a la DCF de que un trabajador de la agencia la recogió para una evaluación de salud mental pero nunca volvió. Los fiscales dijeron que eso nunca ocurrió.

La pareja doméstica de la mujer también declaró que Graham mantuvo a la niña confinada a un cuarto de lavado durante largos periodos de tiempo y obtuvo una jaula de perro para mantener ahí a la niña. También dijo que Graham utilizó "manguitos flexibles" para sujetar a Rilya a la cama por la noche.

El cargo de asesinato giraba en torno a la palabra de un preso, Robin Lunceford (condenado por robo a mano armada), quien testificó que Graham le confesó que ella ahogó al niño con una almohada y arrojó su cadáver en el sur de Miami-Dade.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria