OLGA CONNOR: Época de oro de la arquitectura en Cuba

 

El arquitecto Raúl Alvarez se presentó en una de las salas del Teatro Tower, que se colmó más allá de su capacidad con gente de pie en los pasillos y personas sentadas en el piso, para escucharlo hablar de la arquitectura cubana de 1950 a 1959.

Fue en el programa de la doctora Mercedes Sandoval Dos orillas del Miami Dade College, que mostró en pantalla las maravillosas vistas de edificios habaneros a la concurrencia, en la que había algunos de los arquitectos que las fabricaron y antiguos propietarios y sus descendientes.

La más importante para Alvarez fue la Residencia Schulthess su primera obra apenas graduado de la universidad. Los planos originales eran de Richard Neutra, para una casa toda de madera, tanto la estructura como las paredes. “Pero el clima de Cuba la hubiera destruido con el tiempo”, dijo Alvarez. “Por lo que hicimos nuevos planos en los que se tradujo la pulgada al centímetro, y la madera al concreto reforzado”.

Las superficies recibieron un tratamiento de contrastes y las maderas usadas en las puertas eran densas y resistentes, dijo. Alfred de Schulthess era un ciudadano suizo que residía en Cuba y que tuvo suficiente dinero para dotar la propiedad de ricos materiales. Cuando Castro llegó al poder le dejó la casa a la embajada suiza en Cuba que la ha mantenido hasta hoy con pocos cambios. Fue Premio Medalla de Oro de 1958, y es aún una de las bellas mansiones en el barrio denominado antiguamente Parque y Lago del Country Club de La Habana, ahora Cubanacán.

Pero la intención del arquitecto fue también hablar del movimiento arquitectónico en general durante esa década. Para ello usó como texto el libro The Havana Guide (Princeton, 2000), de Eduardo Luis Rodríguez –a quien entrevisté cuando estuvo en Miami a fines de los años 90 y en el 2000. Este arquitecto historiador ha dado a conocer a los desmemoriados en la isla de Cuba las cuatro décadas de desarrollo urbano, de 1925 a 1965, que Alvarez calificó de experimentación y libertad artística, y que puso a Cuba a la par con Brasil, México y Europa.

“Quedó atrás lo cubano, el patio, las persianas de madera, los pórticos, las tejas y los pisos con cenefas”, dijo Alvarez. “Los techos fueron parte de la escultura en que se convirtió tanto la casa, como el hotel, el casino, el hospital y otros proyectos. Se soltaron las muletas y los bastones de la era colonial y se caminó, y hasta se corrió, con la libertad de expresión y la aventura en el diseño. Así empezó un nuevo camino de la arquitectura en Cuba”.

Algunos de los ejemplos que mostró, y de los que habló, fueron Tropicana de Max Borges, Jr.; el Antonetti Hospital de Raúl Alvarez y Henry Gutiérrez, Medalla de Oro 1960; Seguro Médico de Antonio Quintana, premio Medalla de Oro; Habana Hilton, de Welton Becket y Arroyo y Menéndez; una residencia de Sixto Navarro, Raúl Alvarez y Henry Gutiérrez, una de las primeras de arquitectura postensionada, en la que tres familias viven ahora. También mencionó el Palacio de Deportes. de Arroyo y Menéndez y Jorge Mantilla, con rampas que dejaban vaciarse el edificio con rapidez.

El Teatro Nacional en la Plaza Cívica, en la que él trabajó con Arroyo y Menéndez, fue presentado con lujo de detalles, y los nombres y obras de varios artistas plásticos que colaboraron con el proyecto. Entre ellos, Roberto Estupiñán, Alfredo Lozano y René Portocarrero.

JUAN CUETO-ROIG ESCUETAMENTE

Después de dar algunas pautas para que los asistentes supieran cómo escabullirse si se aburrían, por ejemplo, cambiarse de sitio y sentarse al fondo del patio del Café Demetrio, Juan Cueto-Roig advirtió en la tertulia La otra esquina de las palabras cómo era su trabajo literario: “Mi producción poética no es del tipo ‘coser y cantar’ [por suerte para mí y para ustedes], todo lo contrario: mi poesía es escasa, concisa y escueta. Y también: diáfana y sencilla, sin extravagancias lingüísticas, ni barroquismos reciclados”.

Leyó Poema del primer hombre, que ya se había comentado antes en estas crónicas, una obra casi perfecta, y analizó un versículo de la Biblia que nunca había yo notado, diciendo: “1.- En Génesis 9:3 se lee: ‘Toda criatura que se mueve y vive será alimento para ti’. Este es uno de los primeros preceptos alimentarios que aparecen en la Biblia y no excluye ninguna de las comidas que más tarde se prohíben, como el camarón, la langosta, las ostras, el cerdo, etc. Por lo tanto, a este versículo 9:3 me atengo y es el único que religiosamente obedezco”. Estamos de acuerdo.

Esta capacidad satírica la empleó Cueto-Roig para continuar sus Disquisiciones bíblicas, que recuerdan los escándalos del Génesis, cuando héroes históricos –patriarcas como Abraham–, insisten en que sus esposas digan ante el rey que son sus hermanas, para que no los eliminen a ellos, y así no les queda más remedio que quedar como “cornudos” para salvar sus vidas. También leyó parodias de autores cubanos, se inventó un restaurante canibalístico de Miami, recitó otros poemas de sus libros e hizo comentarios sobre la castidad de Don

Quijote.

Sus poemas son de un talante clásico y hasta ha cultivado el soneto, pero su obra en prosa desafía los géneros, siendo mordaz y proverbial como Ramón Gómez de la Serna, con sus Greguerías. Diríase que tenemos ante nosotros a un Francisco de Quevedo redivivo o, si buscamos en el idioma inglés, a un Daniel Defoe.• 

Más de Boletín de Cuba

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria