Denuncian fraude con condominios en La Pequeña Habana en Miami

 

bmedina@elnuevoherald.com

Los dueños de unos condominios en La Pequeña Habana sienten como si vivieran en el Titanic. Todo se está hundiendo.

“Tenemos miedo de caminar en nuestras propias salas, de entrar al baño, de ganar peso, porque nuestros pisos se hunden cada dia mas”, dijo Mario Pineda, de 53 años.

Justo en el apogeo de la burbuja inmobiliaria, entre el 2006 y el 2009, cerca de 20 vecinos compraron condominios en un complejo de edificios ubicados en la cuadra 900 de la segunda calle del SW. Algunos pagaron casi $190,000, un precio que estimaron justo para obtener un pedazo del Sueño Americano.

Desde afuera, todo se veía muy bonito. Había nuevos pisos de cerámica. Las paredes estaban recién pintadas y los baños tenían sanitarios nuevos.

La empresa que les vendió los condominios era Montara Land V LLC, creada en mayo del 2005 por el abogado Aníbal Duarte-Viera y el agente de bienes raíces Gabriel de la Campa. Registros condales indican que Montara Land V consiguió un préstamo hipotecario por $2.775 millones de Premier American Bank para realizar la compra del complejo de apartamentos que había sido construido en 1946.

“Compramos esas propiedades como inversionistas”, dijo Duarte-Viera.

Para octubre del 2006, Montara Land V había convertido los apartamentos en condominios bajo el nombre Havana Palms y los pusieron a la venta. Duarte-Viera dijo que había contratado a una empresa para administrar el edificio, y recuerda haber realizado algunos arreglos aunque no pudo dar detalles.

Las personas que compraron los condominios aspiraban a la vida típica de clase media y entre ellas hay un guardia de seguridad, una asistente de enfermera, una trabajadora de oficina, un obrero de construcción y un jardinero, además de ancianos retirados y personas deshabilitadas.

Todos recuerdan los grandes letreros rojos con letras blancas al frente del complejo que anunciaban la posibilidad de conseguir financiamiento público a través del Condado Miami-Dade y la Ciudad de Miami.

Muchos, como Reyna y Jesús García, recibieron la ayuda. Algunos recibieron un préstamo del Condado y otros una subvención de la Ciudad para nuevos propietarios que permanecen en el lugar por varios años.

“Todo el mundo se ilusionó al ver esto tan bonito y que lo podíamos comprar con ayuda del gobierno”, dijo Reyna García, de 39 años.

Duarte-Viera dijo que, en esa época, muchos gobiernos promovían programas para ayudar a los nuevos propietarios. Sin embargo, aseguró que no tuvo participación en conseguir los préstamos y subvenciones para aquellos que compraron los condominios en Havana Palms.

“El empresario inmobiliario no tiene nada que ver con el proceso de calificación de los propietarios”, explicó.

Como propietarios en Havana Palms, García y sus vecinos debían pagar una mensualidad de entre $166 y $220 a la asociación del condominio para el mantenimiento y para realizar arreglos generales a los edificios. Según los propietarios, la mensualidad se recolectaba a través de la empresa de Duarte-Viera y De la Campa. Hasta el 2011, Montara Land V todavía tenía posesión de alrededor de la mitad de las 33 unidades.

Desde el 2008, había evidencia de que los edificios tenían serios daños estructurales. Ese año, una de las tuberías del condominio se rompió y los desechos de los sanitarios empezaron a brotar desde los tubos. El olor era insoportable y varios residentes condenaron las puertas de salida al jardín, para evitar sentir el pestilente aroma.

Nohora Lara notó que el piso de una de sus habitaciones se hundía el día que su hijo Tiago dejó resbalar su carrito de juguete y el objeto terminó incrustado entre el rodapié y la pared.

“Les tengo que advertir a mis niños que no corran, que no caminen de éste o aquel lado”, dijo Lara, de 41 años. “Imagínate decirle a un bebé de cuatro años que no puede jugar en su propia casa. Y peor, explicarle que pronto nos tendremos que mudar porque la casa se nos cae”.

Varios vecinos dijeron que notaron cuarteaduras en las paredes de sus condominios poco después de mudarse y que éstas parecían haber sido cubiertas con yeso.

Con el tiempo, las paredes en el condominio de Andrés Sergio Alvarez estaban cuarteadas desde el piso hasta el techo. En su cocina, el marco de una ventana está pudriéndose por la humedad, por lo que la ha cubierto con pedazos de tela.

Su vecina, Juana Blandón, dijo que teme que su baño colapse porque el piso se partió por la mitad. Actualmente la bañera está apoyada a un par de tablas.

Mario y Genny Pineda viven aterrados porque su apartamento está en el segundo piso. Evitan caminar por el medio de la sala, porque las losas del piso están flojas y se hunden más con cada paso.

Alvarez, Blandón, Pineda y varios otros propietarios dijeron a El Nuevo Herald que presentaron sus quejas ante la asociación de Havana Palms.

Duarte-Viera reconoció que había quejas, pero aseguró que era responsabilidad de los vecinos realizar los arreglos en sus propios condominios si era necesario.

“Ellos sabían que lo que compraban no era una construcción nueva, sino apartamentos en un edificio antiguo”, dijo.

Pero los residentes se sienten defraudados. Presentaron quejas ante varios departamentos de la Ciudad y el Condado. En respuesta, funcionarios municipales y condales han ofrecido perdonar los préstamos y otros subsidios que habían otorgado a los vecinos a fin de ayudarles eliminar una deuda y vender las propiedades.

“Pero las soluciones que ellos ofrecen no sirven de nada porque este lugar esta inhabitable”, dijo García. “¿Qué hacemos con que nos perdonen la deuda si ni podemos vivir en nuestras casas?”

Mientras tanto, en el 2011, Montara Land V, LLC, vendió los restantes 14 condominios a una nueva empresa, Havana Palms Invest, LLC.

Constantino Cicchelli, el dueño de Havana Palms, opinó que los residentes deben tomar más responsabilidad por las condiciones de los edificios. Dijo que varios de los propietarios llevan al menos tres años sin pagar sus mensualidades a la asociación de residentes, que ahora está bajo su administración.

“No pueden pensar que no hay que pagar para mantener los edificios sólo porque recibieron algunos subsidios del gobierno”, dijo Cicchelli. “Yo les quería convencer de que juntos podemos arreglar el problema”.

Varios vecinos dijeron a El Nuevo Herald que dejaron de pagar los cargos de la asociación en el 2010 al enterarse que no se había renovado la póliza de seguro que protegía las áreas comunes del complejo, como el techo y paredes exteriores. También dijeron que nunca se les dio participación en la asociación de vecinos.

Varios de ellos también dejaron de pagar sus hipotecas.

“No vamos a pagar por algo que se nos está cayendo encima y que ya no vale nada”, dijo José Pérez. “Esto fue un engaño”.

Y las condiciones han seguido empeorando.

El 10 de enero, el piso de la sala de los García colapsó. Ahora, la familia con dos hijas adolescentes se mudó a un apartamento en Miami donde pagan más de $1,000 al mes.

“Por suerte eso sucedió a la medianoche y así nadie resultó herido”, contó Reyna García, mientras mostraba las planchas de madera podrida en el hueco de la sala.

Poco después, la Ciudad de Miami declaró los edificios de Havana Palms como un peligro a la comunidad. Inspectores municipales notificaron a los propietarios que tenían 30 días para realizar los arreglos necesarios para cumplir con los códigos de la Ciudad.

“El edificio no es habitable”, dijo Mariano Fernández, director del Departamento de Construcciones. “Hay problemas estructurales y problemas de sanidad”.

“Nosotros confiamos en el gobierno cuando compramos esto”, lamentó Andrés Sergio Alvarez. “Pensamos que si la ciudad estaba aprobando préstamos era porque las casas valían la pena, ahora estamos embarcados y nadie puede hacer nada por nosotros”.

Más de Es noticia esta semana

  •  

, de 5 años, se entretiene con algunos juguetes sin salir de su cama mientras espera un salvador transplante de corazón en el Hospital Infantil Joe Di Maggio de Hollywood.

    Niño hispano espera en Miami por un trasplante de corazón

    Jaime sufre de miocardiopatía dilatada, una condición grave en la que el corazón afectado se debilita y no puede bombear la sangre de modo eficiente. Antes de que fuera estabilizado por el corazón artificial, su estado era tan peligroso que estuvo a punto de morir.

  •  

Fotografía cedida por la oficina de prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la transmisión del programa radial y televisivo "En contacto con Maduro" hoy, martes 15 de julio de 2014, en Caracas (Venezuela).

    Maduro posterga la mega devaluación en Venezuela

    El líder máximo del chavismo, Nicolás Maduro, adelantó el martes que lanzará una “revolución fiscal” y que auditará el uso de los dólares otorgados este año, pero no brindó nuevas luces sobre la gran incógnita que mantiene preocupada a la gran mayoría de los venezolanos: ¿Qué sucederá con el tipo de cambio?

  •  

 <span class="cutline_leadin">El terreno </span>frente al PAMM recibe los toques finales. La vista cubre el recien inaugurado Museum Park, la parcela B y al fondo la Arena.

    Postergan votación sobre el museo del exilio cubano en Miami

    La Comisión del Condado Miami Dade aprobó la tarde del martes postergar la discusión de todas las resoluciones relacionadas con la posible construcción del Museo de la Historia del Exilio Cubano hasta el próximo jueves.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria