Investigan desaparición de dinero en Policía de Hollywood

 

jbrown@MiamiHerald.com

Las autoridades policiales del Condado Broward y el estado están investigando una denuncia de que una suma de hasta $175,000 podría haber desaparecido del cuarto de evidencia del Departamento de Policía de Hollywood, lo cual ha provocado una investigación sobre posibles actividades delictivas por parte de agentes de la policía o empleados de la Ciudad, indicaron fuentes a The Miami Herald.

El dinero desaparecido ha atraído la atención de la Fiscalía Estatal de Broward y el Departamento de Policía de la Florida (FDLE).

Se asegura que el objeto de la pesquisa es un sargento retirado de la policía cuyo trabajo incluía supervisar el depósito de pruebas, aunque todas las personas que han supervisado el depósito de pruebas en los últimos años están siendo investigadas, afirmaron las fuentes. Se asegura que el sargento fue captado en video sacando cajas por la puerta trasera del local.

La pesquisa es la más reciente en una serie de crisis que la Ciudad de Hollywood ha enfrentado en varios años, y tiene lugar apenas días después de que funcionarios de la misma viajaran al Capitolio estatal para responder preguntas sobre la pésima administración de las finanzas de la Ciudad frente a un Comité Conjunto de Auditoría Legislativa. En la audiencia, los senadores estatales interrogaron intensamente al director de Finanzas y el abogado de la Ciudad sobre su decisión de declarar estado de “urgencia financiera” en el 2010.

La medida llevó a aumentos de impuestos, despidos y recortes de sueldo para los empleados de la Ciudad que pudieron haber sido innecesarios, concluyeron los auditores.

El Departamento de Policía, que ha capeado abundantes escándalos de corrupción durante años, tiene un nuevo jefe interino: Vince Affanato, ex mayor retirado de la Policía de Hollywood, quien reemplazó a Chad Wagner hace pocas semanas en ocasión de su retiro.

Affanato no devolvió repetidas llamadas telefónicas de The Miami Herald. Wagner, quien es ahora capitán del Departamento de Policía de Broward, tampoco devolvió llamadas.

Se supone que el dinero desapareció cuando era supervisor el sargento John Nevins, quien se retiró en abril. Nevins es ahora parte de la investigación criminal, aunque no hay nada que indique en su expediente laboral, revisado por The Herald, que la unidad de Asuntos Internos del Departamento de Policía o el entonces jefe Wagner hayan tomado medida alguna.

Sin embargo, Frank Fernández, viceadministrador de la Ciudad de Hollywood, quien supervisa el Departamento de Policía, dijo el jueves que él se enteró del asunto justo después de ser contratado en agosto. Amplió que Wagner le informó sobre la pesquisa y que había sido remitida al FDLE y la fiscalía estatal.

“No tengo los detalles”, señaló.

Al ser abordado el jueves por la noche junto a su casa de Cooper City, Nevins aseguró que no estaba al tanto de que hubiera una investigación.

“Ha habido muchos rumores y muchas llamadas telefónicas últimamente”, admitió. “Allí trabajaron muchas personas”.

La Fiscalía Estatal de Broward y el FDLE están a cargo de la pesquisa. Portavoces de ambas agencias se negaron a dar detalles sobre el asunto.

No obstante, Jeff Marano, presidente del sindicato policial del Condado Broward, dijo estar al tanto de que había ciertas interrogantes sobre la desaparición de pruebas, incluyendo dinero.

“Ellos fueron a buscar ciertas pruebas para un caso y al parecer descubrieron que faltaba algún dinero”, señaló Marano. El dinero, que desapareció en algún momento del año pasado, está entre los $125,000 y los $175,000, según varias fuentes cercanas a la investigación.

El depósito de pruebas, que está bajo vigilancia de video y control de inventario por escáner, contiene todas las pertenencias confiscadas en relación con un caso por lo criminal. Esto incluye a menudo dinero, drogas, armas de fuego y otros objetos de valor recogidos en la escena de un crimen.

El procedimiento del Departamento de Policía exige que cada artículo almacenado allí sea descrito en detalle y anotado en formularios. Todo el dinero tiene que ser puesto en una bolsa para dinero y separado del resto de las pertenencias.

El manejo inadecuado de las pruebas podría llevar a que los casos sean desestimados.

Un empleado civil del departamento de policía está asimismo bajo investigación criminal por permitir que Nevins regresara —esta vez como civil— al depósito de pruebas y saliera cargando cajas, lo cual es una violación de las regulaciones del departamento, según las autoridades policiales.

No se permite la entrada de civiles, ni tampoco de agentes de la policía, en el depósito de pruebas sin permiso o sin firmar, y se supone que todas las pruebas sean escaneadas e inventariadas. Marano dijo que los agentes entran y salen cotidianamente del área.

Nevins fue captado en video cuando se le dejó entrar en el cuarto trasero de la bóveda.

No obstante, el jueves por la noche Nevins dio su explicación sobre por qué había estado en el depósito de pruebas” “Yo fui allí a buscar cajas vacías para empacar regalos para los necesitados”, aseguró. “Nosotros guardamos cajas vacías allí”.

Investigadores del FDLE ya han estado en el lugar en busca de pruebas. Pero funcionarios de la Ciudad conocían que había problemas con su depósito de evidencias hace incluso cinco años atrás, luego de que un empleado civil que había estado a cargo del mismo se retiró. En esa época, se descubrió que la división entera estaba en un estado de desorganización total, según fuentes.

Como resultado, se hizo responsable de la división a Nevins, quien también fue puesto a cargo de otras dos divisiones.

Nevins, veterano con 30 años en el departamento, dijo que cuando él asumió el mando, el depósito de pruebas “era un desastre”.

Nevins afirmó que había pedido a sus jefes que llevaran a cabo una auditoría financiera del depósito de pruebas hace varios años, luego de que no pudo encontrar cosas que debieron haber estado allí.

Nevins, de 51 años, estaba en el lucrativo programa DROP —Plan de Opción de Retiro Diferido— de la Ciudad, que permitía a los empleados “retirarse” aun cuando sigan trabajando y ganando un sueldo. No obstante, tienen que irse en un momento designado. El tiempo de Nevins se venció en abril. Se fue con unos $350,000 en su pensión.

Fernández, el viceadministrador de la Ciudad, afirmó que una vez que se termine la investigación examinará si hubo algún “tropiezo”.

“Voy a pasar revista exhaustivamente”, subrayó.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria