Imán de Miami acusado de ayudar al Talibán se declara inocente

 

jweaver@MiamiHerald.com

Un anciano imán de Miami acusado de contribuir dinero al Talibán paquistaní declaró su inocencia el martes desde el banquillo de los testigos en el tribunal federal, diciendo que él desprecia a la organización designada como terrorista por Estados Unidos.

Hafiz Khan, al testificar durante su juicio en su idioma nativo, el pastún, a través de un intérprete, dijo que el dinero que él envió de Miami a Pakistán estaba destinado a su familia y una escuela religiosa o madraza que él fundó en el valle Swat hace décadas.

Khan, de 77 años, el anciano ex líder de la Mezquita de Flagler en Miami, trató de presentarse a sí mismo como un ciudadano naturalizado en EEUU que había entregado su vida a su nuevo país, en contraste con la feroz figura antiestadounidense y enemiga del gobierno de Pakistán captada en grabaciones secretas del FBI de sus conversaciones telefónicas antes de su arresto en el 2011.

“Soy inocente de esas acusaciones”, testificó Khan, hablando de sí mismo y otros familiares acusados en el caso de apoyo material al terrorismo.

Cuando uno de sus abogados le preguntó si su madraza para niños y niñas estaba dedicada a los combatientes talibanes, Khan dijo: “No tenemos conexión alguna con ellos. Los odiamos”.

Más tarde, Khan testificó que él estaba “completamente en contra” del uso de violencia por el Talibán como decapitaciones y la destrucción de propiedades para imponer leyes extremistas musulmanas, o Sharia, al pueblo.

Khan trató además de aclarar que su retórica en contra de Pakistán fue provocada por el cierre de su madraza por el gobierno debido a preocupaciones de seguridad durante un violento conflicto con el Talibán en el 2009.

En una conversación telefónica grabada por el FBI, Khan dijo supuestamente: “Son unos grandísimos hijos de p--- por cancelar la educación de los pequeños”.

En el banquillo de los testigos, él testificó que si Estados Unidos asumiera el control de Pakistán, “eso sería bueno, porque se haría respetar la ley”.

Khan, quien se mudó con su familia a Estados Unidos en 1994, está siendo juzgado desde enero por cuatro cargos de brindar apoyo material a una organización terrorista. De ser hallado culpable, podría recibir hasta 15 años de cárcel por cada cuenta.

El caso de alto perfil ha presentado problemas para la fiscalía, que retiró los cargos contra uno de los hijos de Khan por falt de pruebas. El juez de distrito federal Robert Scola desestimó además los cargos contra otro hijo, un clérigo musulmán de Broward, durante el juicio.

Se espera que la fiscalía interrogue a Khan el miércoles.

Su testimonio tuvo lugar exactamente una semana después de que sus abogados defensores trataron de recibir testimonio directo de 11 testigos por medio de transmitir el interrogatorio al juzgado de Miami a través de una conexión de Internet que misteriosamente se quedó sin sonido en Pakistán. La señal fue cortada por un problema técnico o por la intervención del gobierno paquistaní durante el testimonio de alguien sospechoso de ser un soldado talibán.

Un testigo de quien se sospechaba que era un combatiente talibán, llamado Noor Mohammed, quien se describió a sí mismo como un vendedor callejero con cinco hijos, había testificado: “Yo nunca peleé por el Talibán” antes de que la conexión quedara silente.

Él siguió a un tendero paquistaní, Ali Rehman, también acusado en el juicio de Miami contra Khan. Rehman testificó que él y Hafiz Khan no habían entregado miles de dólares al Talibán para ayudar a su misión terrorista contra los intereses de EEUU en ultramar, sino que el dinero había sido enviado a familiares de Khan que vivían en el valle Swat.

El FBI abrió la investigación luego que bancos estadounidenses reportaron transacciones financieras sospechosas entre las cuentas de Khan en EEUU y Pakistán a partir del 2008. Con esa evidencia, las autoridades obtuvieron una orden para escuchar las conversaciones telefónicas de Khan con familiares y asociados aquí y en Pakistán. También se utilizó un informante confidencial del gobierno.

Según una acusación, Khan y en menor medida otros miembros de su familia enviaron alrededor de $50,000 al Talibán entre el 2008 y el 2010.

La acusación dijo que el dinero de la familia ayudó a respaldar la compra del Talibán de armas y otros recursos para asaltar al gobierno paquistaní y los intereses de EEUU, incluyendo atentados con bombas en que murieron docenas de personas en el valle Swat y el intento de atentado en Times Square, Nueva York.

La acusación no vincula el dinero de la familia Khan con actos específicos de terrorismo. Pero en conversaciones telefónicas grabadas, Khan elogió el intento de atentado de Times Square del 2010 y a Al Qaida, e hizo un llamado a una Yihad global.

Khan apoyó no sólo ataques a funcionarios y soldados paquistaníes, sino también civiles que apoyaban al gobierno de Pakistán, según las grabaciones.

En una conversación grabada, Khan protestó: “¿Ninguno de ellos tiene valor para hacer un ataque suicida, de modo que les enseñemos una lección?”

Más de Primera Plana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria