Asesinan a miembros de una familia y dos de sus empleados en Monterrey

 

Redacción de El Nuevo Herald

Hombres armados asesinaron a cuatro miembros de una familia y dos de sus empleados en un negocio en el estado norteño de Nuevo León, crimen que según las autoridades podría haber sido en represalia por no cumplir con alguna extorsión del crimen organizado.

Un funcionario de seguridad estatal, no autorizado a ser identificado por ser una investigación en curso, dijo el jueves a The Associated Press que varios hombres armados llegaron a un negocio de compra y venta de metales y cartón en Monterrey, la capital de Nuevo León, y comenzaron a disparar contra las personas que se encontraban ahí.

En el ataque -ocurrido el miércoles- murió el dueño del negocio, su esposa y sus dos hijos de ocho y 14 años. También fallecieron dos personas que trabajaban en el lugar, según indicó el funcionario.

Una séptima persona, que no ha sido identificada, resultó herida.

El funcionario manifestó que una de las líneas de investigación sobre el móvil es que haya sido una represalia por no pagar una extorsión a la delincuencia organizada, una práctica que en los últimos años grupos del narcotráfico realizan en diversas zonas del país y en varios tipos de negocios.

Monterrey y sus alrededores han sido escenario de luchas sangrientas entre los carteles rivales del Golfo y Los Zetas.

Por otra parte, la fiscalía del estado mexicano de Quintana Roo (este) encarceló a dos policías acusados de violar a una turista italiana en Playa del Carmen, ubicada en el Caribe, y busca al jefe de los uniformados que huyó tras participar en el delito, informó el jueves la dependencia en un comunicado.

El hecho sucede luego de que el 4 de febrero seis turistas españolas fueron violadas en una casa de alquiler del puerto de Acapulco (sur), en el poblado de Barra Vieja, con costas en el Pacífico. Por ese crimen fueron detenidos seis hombres que, según las autoridades, confesaron el crimen.

Sobre la violación a la mujer italiana, cometida el 12 de febrero, la fiscalía de Quintana Roo dijo que “la denunciante declaró que los agentes de la policía turística primero intentaron extorsionarla a ella y su acompañante con 3,000 pesos ($231), en un callejón ubicado entre la discoteca Cocomaya y Blue Parrot de Playa del Carmen” y, al negarse, abusaron sexualmente de ella.

“La pareja salió de una discoteca y se introdujo en un callejón con la intención de orinar”, donde fueron interceptados por los policías turísticos, de acuerdo con la fiscalía.

“No podemos permitir ningún abuso, en ninguna corporación, ya sea seguridad pública, tránsito o bomberos (…) las investigaciones serán hasta las últimas consecuencias”, avanzó a la prensa Cristina Torres, secretaria general del Ayuntamiento de Solidaridad, donde se encuentra Playa del Carmen.

Más de Boletín América Latina

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria