Joven de Miami triunfa en el patinaje sobre hielo

 

jebro@elnuevoherald.com

Cuando Eddy Alvarez se calzó un par de patines por primera vez en su vida nunca imaginó que en uno de los lugares más calientes de Estados Unidos comenzaría una historia de éxito en el frío más intenso.

Una de las esperanzas más grandes de la nación en el patinaje sobre hielo, el chico de Miami jamás olvidará aquella mañana en que conoció la sensación de libertad nacida de las ruedas bajo sus pies.

“Mi padre solía llevarme a patinar en South Beach desde los cuatro años y aquella emoción de velocidad a tan temprana edad es algo que se queda en la mente para siempre’’, expresó el muchacho desde Utah, donde reside y práctica en la sede del equipo olímpico de patinaje. “Tanto me gustó y tan bien me fue que un año más tarde ya era campeón nacional de mi categoría, esta vez sobre hielo. La gente no se explica cómo un chico de Miami puede triunfar en un deporte tan gélido. No los culpo, ni yo mismo lo explico’’.

Por estos días Alvarez pone los puntos finales de su preparación antes de viajar al campeonato mundial de su disciplina que tendrá lugar en Budapest, Hungría, donde aspira a conquistar una medalla en la modalidad de Short Track —de 500 a 1,500 metros— y cimentar su posición dentro de la escuadra, con el objetivo de formar parte de la delegación a los Juegos de Invierno del 2014 con sede en Sochi, Rusia.

Si Alvarez llega a esa cita, será el segundo cubanoamericano de Miami que participe en unas Olimpiadas, siguiendo la ruta de Jennifer Rodríguez.

Pero llegar a este punto no fue fácil, al menos no en Miami y hace 20 años, cuando las pistas de hielo eran una especie de milagro en medio del trópico, y aparecían y desaparecían con la misma rapidez en que se derrite un helado. El padre de Eddy, Walter Alvarez, se ríe ahora cuando repasa aquellos momentos en que una vez por semana tomaba al niño y enfilaban rumbo a la pista más cercana, que muchas veces era la Kendall Ice Arena.

“Hay que tener mucha fuerza de voluntad para seguir adelante, pero todo el mundo siempre decía que Eddy tenía un talento especial para los patines y al parecer es así, y no por gusto lo llamaban Eddy The Jet’’, comenta Walter. “El entrenaba un solo día a la semana y ganaba en cuanto torneo participara por encima de otros que vivían en zonas frías y entrenaban a diario. Pero más allá de vencer a los rivales en la pista, tuvo que sostener una tremenda batalla interna para rescatar al velocista de hielo por encima del pelotero, y esta es una encrucijada en la que apenas ha encontrado una tregua interior’’.

A pesar de sus cuatro títulos nacionales en distintas edades y sus participaciones en torneos foráneos representando a Estados Unidos, el amor por la pelota estuvo muy cerca de desbaratar los planes de llegar a lo más alto en el patinaje, sobre todo cuando el muchacho estudio en la secundaria de Columbus, una escuela reconocida en Miami-Dade por ser una potencia beisbolera.

En sus cuatro años de high school, Alvarez apenas tocó los patines y se dedicó a atrapar pelotas en su posición favorita, torpedero, y hasta su nombre estuvo en boca de varios cazatalentos de las Grandes Ligas. Para ponerle más presión, su hermano Nick Alvarez era uno de los principales prospectos de los Dodgers de Los Angeles y papá Walter —como todo cubano de Miami— soñaba con verlos a ambos jugar juntos en las Mayores.

“La pelota es y seguirá siendo mi otra pasión, y de hecho espero regresar a la escuela e intentar el asalto a la gran carpa cuando terminen los Juegos Olímpicos de Invierno’’, agregó Alvarez. “Pero el sueño de ser campeón olímpico nunca se extinguió dentro de mi y desde el equipo nacional me llamaban constantemente y me recordaban mi talento en el patinaje. Así que cuando terminé el high school empaqué mis cosas, le dije adiós a Miami y me marché a Salt Lake City. Delante de mi tenía nuevamente los caminos de hielo’’.

Sin embargo, esos caminos, como en el óvalo de velocidad, no seguían una línea recta en la vida de Alvarez, quien a los pocos meses de regresar a la escuadra nacional sufrió lesiones en ambas rodillas que le obligaron a pasar por el quirófano en marzo del 2012. Los médicos le dijeron que pasaría mucho tiempo antes de que pudiese calzar otra vez los patines y para matar las horas de aburrimiento, ¿qué hizo?, pues volver a la pelota.

Alvarez se integró al equipo de Junior College en Utah y en pocos meses alcanzó colocarse entre los mejores torpederos de la nación a ese nivel. Los cazatalentos de la zona se preguntaban sobre ese chico desconocido de 23 años que de la nada se había apoderado de un lugar élite e, incluso los Reales y los Cerveceros mostraron su interés para que firmara con ellos en un futuro no muy lejano, pero él siempre les respondía lo mismo.

“Más adelante, porque cuando los rodillas estuvieran bien sabía que iba a volver a la pista de hielo, así que no se hicieran ilusiones’’, apuntó Alvarez. “Al final la recuperación no tomó tanto y alrededor de cinco o seis meses después ya estaba montado en patines, compitiendo en el extranjero y escalando posiciones hasta llegar de nuevo al equipo principal de Estados Unidos hacia el campeonato del mundo. Si logro una medalla olímpica en Rusia sería algo inolvidable para un cubanito como yo que nació cerca de Brickell y en medio de un calor que, como dicen allá, derrite hasta las piedras’’.

Más de Otros deportes

  •  

 <span class="cutline_leadin">Meb Keflezighi</span>, de San Diego, celebra su victoria en el Maratón de Boston, el lunes.

    A un año del horrible atentado

    Estadounidense y keniana ganan Maratón de Boston

    Un año después del atentado que dejó tres muertos y más de 260 heridos, el himno estadounidense sonó fuerte para festejar la primera victoria de un local en tres décadas en el Maratón de Boston.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Bajo fuertes</span> medidas de seguridad que incluyeron una batería de cámaras de seguridad y policías desplegados en los tejados, cerca de 36,000 corredores se volcaron el lunes a las calles en el primer maratón de Boston desde el letal atentado del año pasado, lo que envió un fuerte mensaje de recuperación.

    Miles corren primer Maratón de Boston tras bombas

    Bajo fuertes medidas de seguridad que incluyeron una batería de cámaras de seguridad y policías desplegados en los tejados, cerca de 36,000 corredores se volcaron el lunes a las calles en el primer maratón de Boston desde el letal atentado del año pasado, lo que envió un fuerte mensaje de recuperación.

  •  

 <span class="cutline_leadin">El cubano </span>Yoel Romero (izq.) durante su pelea con Brad Tavares, en una cartelera de la UFC el sábado 19 de abril del 2014 en Orlando, Florida.

    ARTES MARCIALES MIXTAS

    Yoel Romero mantiene su invicto en la UFC

    El cubano Yoel Romero (8-1) sigue invicto en el octágono y el brasilero Fabricio Werdum (18-5-1) está a un paso del título del peso pesado de la Ultimate Fighting Championship.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria