La prodigiosa madurez de un ‘Benjamín’ con mayúsculas

 

Especial/El Nuevo Herald

Un artista de veras, riguroso, diferente, íntimo y sin alardes ni poses. En su segunda visita a Miami y nuevamente para Friends of Chamber Music –entidad que está ofreciendo una temporada de altísimo nivel– el joven pianista británico Benjamín Grosvenor deslumbró con su batería de recursos y una innata elegancia –sabia e insolente– que debe preservar a toda costa.

Con apenas 20 años, prima en Grosvenor una sencillez y profundidad de la que otros prodigios actuales no pueden ufanarse. Si su recital en el Gusman de UM se vio bien concurrido, aunque no tanto como merecía la ocasión, los afortunados asistentes comprobaron que la naciente estrella no es un producto del marketing sino un prodigioso talento que incluso (y en buena hora) dividió la opinión del público con un programa que combinó transcripciones, mazurcas y valses en la mejor tradición del virtuoso. Un programa confeccionado a su medida que fluyó con gracia ejemplar; una colección virtuosa, con algunas piezas conocidas pero poco frecuentadas, no exenta de hondura, terreno en el que Grosvenor sale airoso sin esfuerzo y que fue engarzando con destreza de orfebre.

Las cinco transcripciones de Bach por Wilhelm Kempff, Rummel, Silote y Saint-Säens brillaron gracias al énfasis romántico acorde aunque Grosvenor, con toque inmaculado y preciso, hizo bien presente la necesaria distinción hacia el barroco hasta obtener el equilibrio justo. Algo semejante sucedió con la hoy poco escuchada Sonata Opus 7 de Beethoven, quizás la cima del recital, donde entregó una lectura fresca, fluida y aristocrática. En el doliente segundo movimiento, hasta en los silencios supo extraer de la incomparable madera beethoveniana su tristeza, nobleza y conmovedora humanidad.

La selección de las breves mazurcas de Scriabin con las que abrió la segunda parte mostraron un Grosvenor incandescente y captador del hermético lenguaje del compositor. La misma intensa comunicatividad siguió en el delicioso Vals Op. 38 que precedió en perfecta sintonía con una fiera Polonesa trágica Op. 44, portentosa y sin sensiblerías. Como broche final, evitó lo dulzón y desplegó su formidable arsenal técnico en los Arabescos sobre El Danubio Azul de Johann Strauss de Adolf Schultz-Evler, otra trascripción vertida con todas las de la ley.

Ante el entusiasmo del público, el intérprete regaló tres bises: una de las Canciones sin palabras de Mendelssohn, el Boggie Woogie Etude de Morton Gould (que reconfirmó su afinidad con la música americana como ya lo hizo en disco con Rhapsody in Blue) y un etéreo preludio de Abram Chasis. Solo se añoró su memorable lectura de Love Walked In de Gershwin-Grainger incluida en su último compacto. Que sea para la próxima vez. Eso sí, que sea muy pronto.• 

Próximo concierto de FOCM es el 3 de marzo con el Cuarteto Ehnes, información (305) 372-2975 o www.miamichambermusic.org/schedule.html

Más de Artes y Letras

  •  

La escritora cubana Wendy Guerra.

    Wendy Guerra habla sobre el ‘in-xilio’

    A finales del 2013 la editorial Anagrama publicó Negra, la cuarta novela de la escritora y actriz cubana Wendy Guerra (La Habana, Cuba, 1970). La obra narrativa de Guerra ha sido considerada por algunos críticos entre las mejores de la actual narrativa latinoamericana y como tal, ha sido traducida a más de una docena de idiomas. En Cuba –el lugar donde reside y en el que nunca le habían publicado a pesar de haber ganado el premio Bruguera en el 2006 y haber sido nombrada Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres de la república francesa– acaba de publicar su novela Posar desnuda en La Habana. Diario Apócrifo de Anais, basado en la vida de la escritora Anais Nin.

  •  

 <span class="cutline_leadin">‘Lo importante</span> para mí es poder hacer una obra en Cuba, en mi casa, que me encanta, en ese barrio donde tengo todas las claves de la vida cubana’, dice el escritor cubano Leonardo Padura, quien se encuentra de visita en Miami.

    Padura: La crisis y la tecnología le ponen la vida difícil a los escritores

    La crisis económica, la tecnología y las demandas de un mercado cada vez más exigente le han puesto “la vida difícil” a los escritores, que viven un cambio de era “tan violento” como cuando se inventó la imprenta, según el cubano Leonardo Padura.

  •  

José Villar-Portela (izq.) y P. Scott Cunningham, organizadores del festival de poesía O, Miami, en la casa Edgewater Poetry and Athletic Club.

    O, Miami invita a un mes de poesía

    El verso más repetido de T. S. Eliot: “Abril es el mes más cruel”, que inicia su poema La tierra baldía (1922), ahora en Miami adquiere otro significado cuando empieza a cumplirse el objetivo de la organización sin fines de lucro O, Miami, que se ha propuesto llevar un poema a cada residente del condado, y convertir así abril en el mes más poético.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria