Aplazan audiencia de hermanos Escobar, acusados de asesinar a policía de Miami

 

dovalle@MiamiHerald.com

Después de una semana de extraños giros legales para Dennis Escobar, acusado de asesinar a un policía de Miami, el viernes por la tarde terminó en un aparente arreglo extrajudicial que le evitaría a él y a su hermano una posible ejecución.

Entonces, el hermano de Douglas llegó a la corte. También acusado de asesinar al agente de Miami Víctor Estefan en 1988, Douglas Escobar saludó a su hermano –por primera vez en seis años– con una sonrisa y una risita entre dientes. Pero cuando el juez comenzó a hacer las preguntas estándar sobre declararse culpable, Douglas se rehusó.

El juez Leon Firtel le pidió repetidamente que hablara en español, a través de un intérprete. El se mantuvo respondiendo en inglés. Los abogados de Douglas le susurraron al oído, entonces lo llevaron al salón del jurado para conversaciones.

Mientras la audiencia se demoró por más de una hora, comenzó a apoderarse la frustración de la familia Estefan.

Mientras Douglas Escobar insistió en que no quería ir a juicio –pero no pensaba que era culpable– la resignación se estableció en los abogados, quienes se dieron cuenta que el acusado con barbas, con sus manos metidas en su mono rojo de la cárcel, no tomó el marco de un acuerdo extrajudicial.

“Yo no le disparé a nadie”, dijo Douglas, de 53 años. “No quiero declararme culpable”.

Firtel aplazó la audiencia el viernes por la noche, con todos programados para regresar el lunes temprano, lo que le da a los abogados dos días más para hablar con él.

“Otro fin de semana de agonía”, dijo Delia Estefan, viuda del agente muerto, quien tenía la esperanza de dirigirse a los hermanos después del acuerdo extrajudicial. “Los días simplemente parecen tan largos”.

El proceso criminal de los hermanos Escobar comenzó hace 25 años, cuando fueron arrestados por la muerte del popular agente de la policía de Miami, quien fue muerto a balazos después de una parada en el tránsito en la Pequeña Habana en marzo de 1988.

Los fiscales dicen que Douglas Escobar, buscado por varios cargos de robo a mano armada, manejaba un Mazda robado y le ordenó a su hermano, el pasajero, disparar a Estefan.

Los Escobar huyeron a California, donde fueron heridos en un enfrentamiento con agentes de la patrulla de carreteras al norte de los Angeles. Detectives de homicidios de Miami volaron a California, donde entrevistaron a ambos hombres mientras se encontraban en el hospital de una prisión.

Ambos hombres confesaron. Los detectives encontraron más tarde el Mazda robado, con las huellas digitales de Douglas dentro.

En 1991, los Escobar fueron encontrados culpables en un juicio y sentenciados a muerte. Pero la Corte Suprema de la Florida revirtió la decisión.

Ambos hermanos aun enfrentan la pena de muerte. En un momento, se declaró incompetente a Douglas de ser juzgado debido a temas de salud mental. Pero se le declaró competente en el 2002.

La semana pasada, después de casi 16 años de discusión legal, comenzaron los testimonios en el nuevo juicio de Dennis Escobar. Pero un casete no identificado que se descubrió en una caja de pruebas que presentaba a Escobar pidiendo un abogado, puso en caos el juicio.

La cinta contradecía la historia del detective de Miami Jorge Morin de que Escobar nunca pidió un abogado cuando estuvo de acuerdo en hablar con los detectives.

Con el caso significativamente debilitado –y la posibilidad de que el juez pudiera anular la confesión– los fiscales le ofrecieron a Dennis Escobar un acuerdo extrajudicial de cadena perpetua, en vez de la pena de muerte.

El juez se negó a anular el juicio, ordenando en su lugar a los abogados que revisaran las cajas restantes de pruebas, una búsqueda que llevó a discos floppy y unos tipos de cintas de casete tan antiguos que nadie sabía cómo acceder a la información en ellos.

Pero el viernes, después de más conversaciones entre dos equipos de abogados de la defensa, ambos Escobar estuvieron de acuerdo con una sentencia a 55 años de prisión por declarase culpables de un asesinato en segundo grado, recibiendo crédito por todo el tiempo ya cumplido.

Bajo una ley de la Florida de 1988, en la cual un convicto tiene que cumplir apenas el 33 por ciento de su sentencia, los Escobar podrían cumplir su término después de estar unos 18 años más en prisión. Entonces, regresarían a California, donde deben finalizar un término de prisión, con una posibilidad de una libertad condicional allí.

Pero la oferta de acuerdo extrajudicial, por ahora, significa que ambos hombres tienen que declararse culpables juntos, dijo el fiscal Reid Rubin.

Y Douglas, al menos el viernes, no pudo hacerlo.

“Lo siento, pero estas son las circunstancias en las que estamos”, dijo el juez Firtel a la corte mientras aplazaba los procedimientos durante el fin de semana.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria