Recordando a Nadia Comaneci, la Reina de los Juegos Olímpicos de Montreal

 

mmartinez@elnuevoherald.com

Ella fue la niña prodigio que a los 14 años de edad, una estatura de cuatro pies y 11 pulgadas y un peso de 86 libras, se convirtió en la primera gimnasta de la historia en alcanzar una puntuación perfecta. Con su hazaña ubicó su nombre en el altar sagrado de los Juegos Olímpicos.

Nadia Comaneci nació el 12 de noviembre de 1961 en Onesti, Rumanía. Se inició en la gimnasia a los seis años de edad de edad, siendo sus entrenadores Bela Karolyi y su esposa Marta, quienes más tarde se trasladaron a Estados Unidos.

La primera competencia internacional para Comaneci llegó en 1975, en el campeonato europeo celebrado en Skien, Noruega, donde conquistó tres medallas de oro y una de plata.

Participó en otros torneos que le sirvieron como prueba de fuego para las olimpiadas de 1976, incluyendo la Copa América donde ejecutó el primer salto de una mujer en el doble mortal de espalda.

Llegó la cita de Montreal y la rumana estaba lista para besar la gloria.

¡Y qué gloria! Ocurrió el 18 de julio de 1976. En seis eventos, Comaneci ganó cinco medallas; tres de oro en general individual, paralelas asimétricas y barra de equilibrio, una de plata en general por equipo y otra de bronce en ejercicio de suelo.

En 26 segundos, Comaneci alteró el curso de la historia de la gimnasia pues ni los marcadores estaban preparados para tal hazaña. Volando desde la barra baja hacia la alta y repitiendo el movimiento cinco veces, mostró un arte jamás visto. Y cuando su ejercicio llegó al final luego de un giro completo y una media vuelta, los jueces no tuvieron otra opción que calificarla con un 10 perfecto, una puntuación que ninguna gimnasta había conseguido.

Comaneci fue la novia de los Juegos. La niña que nadie después quería ver crecer. Ella siempre será la novia de Montreal. Treinta y siete años y nueve Juegos Olímpicos más tarde, su actuación sigue siendo el sueño que desean alcanzar todas las gimnastas.

Comaneci defendió con éxito su título europeo en 1977 y 1979. Logró dos medallas de oro y dos de plata en el Campeonato Mundial de 1978, terminando en cuarto lugar en las barras asimétricas.

Sumó dos preseas de oro y otras dos de plata en los Juegos Olímpicos de Moscú, en 1980. En los torneos de Europa acumuló nueve del metal dorado, dos de plata y una de bronce.

Su última competencia de alto nivel fue el Campeonato Mundial Universitario celebrado en 1981, donde alcanzó cinco medallas doradas.

Nadia se retiró en 1981 en una ceremonia en su honor en la ciudad de Bucarest. Después participó en eventos amistosos en Estados Unidos. Durante este torneo sus entrenadores Bela y Marta se quedaron en Norteamérica, pero Nadia retornó a Rumanía donde sus movimientos fueron vigilados de manera estricta, y aunque viajó con la delegación de su país a los Juegos de 1984 en Los Angeles, tampoco tomó la decisión de permanecer en Estados Unidos.

Trabajó en la Federación de Gimnasia de Rumanía entre 1984 y 1989, ayudando como entrenadora al desarrollo de ese deporte entre la juventud.

En el mes de noviembre de 1989, Comaneci abandonó la delegación de su país con un grupo de atletas rumanas, en una jornada larga de fuga que incluyó estancias en Hungria y Austria, antes de llegar a Estados Unidos, donde se ganó la vida promoviendo líneas de ropa, equipos aeróbicos y vestidos de novia.

Visitó Rumanía después del desplome del sistema comunista y se casó el 27 de abril de 1996 con el gimnasta estadounidense Bart Conner. El 29 de junio del 2001 se hizo ciudadana de Estados Unidos.

Comaneci participó en muchas obras benéficas incluyendo la apertura en Bucarest de una clínica de misericordia para ayudar a los niños huérfanos. Ha sido Presidenta Honorífica del Comité Olímpico Rumano, vicepresidenta del Consejo de Dirección de la Asociación para la Distrofía Muscular y miembro de la Federación Internacional de Gimnasia. También recibió en el 2004 la máxima orden del Comité Olímpico Internacional.

En el 2005 fue elegida entre las grandes atletas de la historia, terminando en cuarto puesto y en el lugar cimero entre las mujeres.

Pertenece al Salón de la Fama de la Gimnasia Mundial. Junto a su esposo fundó una academia y editó la revista International Gymnast. La pareja tuvo su primer hijo el 3 de junio del 2006, que se nombra Dylan Paul Conner.

Al hablar de las mejores gimnastas de la historia, podemos mencionar los nombres de las soviéticas Larisa Latynina y Olga Korbut, así como la rumana Simona Amanar, entre otras. Pero Nadia Comaneci fue una atleta única, genial, incomparable.

Nombres ilustres adornan la historia de los Juegos Olímpicos. Desde las épocas de Johnny Weismuller, Jesse Owens, Wilma Rudolph y Mark Spitz, hasta llegar a las décadas de Jackeline Joyner, Michael Johnson, Carl Lewis y Michael Phelp.

Pero cuando hablamos de los más grandes atletas de todos los tiempos, la niña prodigio de Montreal ocupa un lugar especial.

Más de Otros deportes

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria