Primeras solicitudes de jóvenes indocumentados

 

jtamayo@elnuevoherald.com

Carmen limpia casas en Miami por $200 a la semana. Y por eso se apareció el sábado tan temprano como pudo en el Miami-Dade College para pedir una subvención de $465 que pagaría la solicitud de legalizar el estatus migratorio de su hija indocumentada.

“Esto es una bendición”, dijo Carmen, nacida en Perú, mientras esperaba nerviosa, con la carpeta verde de solicitud en sus manos, para conversar con uno de los activistas de derechos a la inmigración que atendían las mesas en un salón de clases del MDC.

Una coalición de grupos de activistas que participaron en la sesión del sábado estaban recibiendo las primeras solicitudes de inmigrantes de bajos ingresos para los $465, el costo de solicitar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) para jóvenes indocumentados.

Los voluntarios también, como han estado haciendo en entre 14 y 15 clínicas desde agosto, suministran consejo legal a jóvenes y padres que se enfrentan al, muchas veces confuso, proceso de llenar las solicitudes de DACA para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EEUU.

“Trabajamos duro para que ellos puedan tener un futuro”, dijo Sandra Leyes, una argentina que llegó en el 2000 con una visa de turista y su hijo de 3 años. Gian es ahora un estudiante de primer año de Escuela Secundaria con esperanzas de convertirse en un médico con especialidad en medicina deportiva.

Leyes dijo que ella y Gian estaban en la clínica para asegurar que su solicitud era correcta y evitar tener que pagar a un abogado de inmigración por su consejo, pero que no necesitaban los $465.

Carmen aseguró que ella necesitaba definitivamente el dinero, porque sus ingresos apenas cubren sus costos semanales. Su hija Marianne es una estudiante de último año en la Escuela Secundaria, en el más alto 10 por ciento de su promoción, y quiere estudiar arquitectura.

El lavador de platos José, nacido en Colombia, dijo que le tomaría a su familia meses ahorrar el dinero para la solicitud DACA para su hijo, y eso si nadie se enferma, porque no tienen seguro de salud. Como otros en las sesiones, él pidió que no se diera a conocer su apellido.

La activista de los derechos de los inmigrantes Gaby Pacheco dijo que la coalición que patrocina las clínicas espera suministrar las subvenciones de $465 al menos a 50 jóvenes de bajos ingresos. La coalición ya recibió una donación de $10,000 de la firma legal Fragomen en Coral Gables.

La mayoría de los solicitantes de DACA vistos en las clínicas en el Sur de la Florida son de América Latina, pero uno vino de Africa del Sur y otro dijo que era gitano, cuyo padre pudo haber nacido en Bulgaria.

Los jóvenes en la clínica del sábado parecían preferir hablar en inglés, tenían su pelo a la última moda, usaban jeans apretados y suéteres con capucha, y jugaban con teléfonos inteligentes y consolas portátiles de juegos. Sus padres preferían hablar en español.

Al mando de las mesas para la información y solicitud de DACA durante la sesión del sábado en el campus InterAmerican del Miami Dade College en la Avenida 27 y la Calle 8 del SW estaban estudiantes de leyes de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), la Universidad de Miami y St. Thomas.

Un abogado de inmigración revisaba las solicitudes DACA completadas, y entonces enviaba a los jóvenes y sus familias a Pacheco, nacida en Ecuador, si deseaban solicitar las subvenciones de $465.

Los voluntarios han visto alrededor de unos 30 solicitantes potenciales en cada una de las clínicas para jóvenes indocumentados celebradas en el Sur de la Florida desde agosto, y llenaron las solicitudes de un 75 por ciento de ellos, agregó Pacheco.

Los voluntarios también están haciendo una encuesta para tratar de entender por qué el número de jóvenes indocumentados que solicitan DACA es mucho menor del estimado que podrían pedirlo.

Los estimados de la cifra de jóvenes indocumentados sólo en la Florida van de 85,000 a 160,000. Pero el informe más reciente del gobierno de EEUU mostró que 19,936 individuos habían solicitado DACA en el estado.

José Machado, un líder del grupo Estudiantes que Trabajan por Derechos Iguales (SWER), dijo que su propio estudio muestra que la principal razón para la brecha es el costo de la solicitud de $465 al DHS.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria