Somerset Academy está provocando la ira en Coral Gables y Kendall

 

jennyhiaasen@bellsouth.net

Somerset Academy está provocando la ira de los padres y vecinos de Coral Gables y Kendall a medida que expande su imperio de escuela charter.

El viernes, los enojados padres se agruparon en una cafetería para saber que sus hijos en edad de kinder probablemente serán transportados a una nueva escuela en Kendall, después que Somerset perdió su arrendamiento de Coral Gables, en Granada Presbyterian Church.

Mientras tanto, cerca de 40 vecinos de la escuela propuesta se reunieron el domingo, indignados por los planes de Somerset para reemplazar Pinewood Acres, una pequeña escuela de barrio que durante seis décadas ha sido administrada por la misma familia, y a la que asisten menos de 300 estudiantes. Somerset quiere construir un nuevo recinto en el sitio, ubicado en 9500 SW 97th Avenue, en Kendall, para dar servicio a 2,000 estudiantes desde el kindergarten hasta el grado 12.

“No estamos en contra de la educación, pero a lo que nos oponemos es a las cantidades (de estudiantes) que están tratando de introducir en la zona, y a los enormes edificios”, dijo el residente José J. Suárez, un prominente arquitecto de Miami que eligió el aislado barrio hace 14 años para su moderna casa de cristal y concreto.

La indignación entre los dos grupos pone de manifiesto las aguas tempestuosas en que Somerset ha tratado de navegar para abrir sus escuelas charter en barrios residenciales. Desde su fundación hace 15 años, Somerset, una organización no lucrativa dirigida por su asociado con fines de lucro, Academica, se ha convertido en una de las compañías más grandes de escuelas charter en el estado, con 42 escuelas en la Florida, Texas, Nevada y en internet.

El estado paga a las escuelas charter por estudiante: $8,195 por alumno en la Florida, según los últimos datos disponibles de la Alianza Nacional de Escuelas Públicas Charter.

Este otoño, Somerset se hizo cargo de las clases de kindergarten en Granada, diciendo a los padres que sus estudiantes serían elegibles para asistir al primer grado en su recinto de Christ Journey Church. Somerset abrió una escuela en la iglesia, formalmente University Baptist Church, después de una reñida batalla con los vecinos, que tuvo éxito en detener la matrícula en 260, frente a los 700 que Somerset había propuesto.

Para minimizar el tráfico, Somerset también acordó dar preferencia a los estudiantes que viven dentro de una milla de la iglesia, y sólo admitir a estudiantes fuera de los límites si el espacio lo permitía.

El viernes, a los padres de los alumnos de kindergarten se les dijo que, debido a que la mayoría vive fuera de los límites, matricularlos en el recinto principal podría poner en peligro el acuerdo alcanzado con los vecinos.

Después de la reunión, la disputa se extendió a los estacionamientos, mientras los padres que viven dentro de los límites discutían con los de fuera.

“Tenemos que encontrar alguna manera de hacer que las escuelas charter asuman la responsabilidad por lo que hacen”, dijo Julio Cassels, que vive fuera de los límites y tendría que poner a sus gemelos en un autobús rumbo a Kendall. “Tiene que haber alguna manera de golpearlas por esta mala administración. Ya sea retenerles los fondos o exponer sus trayectorias. Tenemos que encontrar alguna forma de calificarlas. No pueden andar por ahí echando a perder lo que debería ser una experiencia bastante común para nuestros hijos”.

La lucha que se perfila en Kendall en torno de la Escuela Pinewood Acres casi refleja la de Coral Gables: una comunidad próspera con escuelas de calificación A, donde los vecinos aprecian sus tranquilas calles y los imponentes robles de la zona, que aluden a los orígenes tropicales de su flora.

“Mi casa fue construida originalmente para uno de los maestros, al igual que la mayoría de las casas de esta calle”, dijo Remberto Sánchez, que compró su casa hace un poco más de un año, con el plan de renovarla. “Mi esposa fue a Pinewood Acres, y eso siempre estuvo destinado a ser una escuela tranquila y agradable. Y esto es una monstruosidad”.

En las últimas seis décadas, la Escuela Pinewood Acres cambió poco. Dos graduados de educación de la Universidad de Miami conformaron la escuela a partir de una granja de cerdos de 20 acres, dedicándola a la educación elemental. Los fundadores y sus dos hijos vivían en el edificio en el que enseñaban, y a medida que la escuela fue creciendo, construyeron viviendas para los maestros y sus familias.

Pero en los últimos años, la atribulada economía ha sido muy dura para la escuela, dijo Judy Lones, nuera de sus fundadores.

“La matrícula había caído, e iba a haber que invertir una gran cantidad de dinero en ella para esperar a que pasara la tormenta. Así que decidimos, por nuestra edad y con nuestros hijos y todo eso, que ahora sería el mejor momento para transformarlo todo”, dijo.

Así que el año pasado, la familia negoció un contrato de cinco años con Somerset, con una opción de compra. Y en diciembre, la familia y Somerset presentaron planes al condado que sustituirían los edificios de estilo rancho repartidos por todo el recinto de ocho acres, lo que hace que el lugar se vea más como un campamento que como una escuela, con nuevos edificios de dos plantas que recuerdan el estilo de otras escuelas de Somerset. Si se aprueba todo tal como se propone, los edificios totalizarían más de 100,000 pies cuadrados y generarían 1,850 viajes adicionales por día durante las mañanas, entre las 7:30 a.m. y las 8:45 a.m., según un estudio del tráfico.

Y los vecinos dicen que eso es demasiado volumen para el área, donde las mansiones de un acre con canchas de tenis en sus patios traseros lindan con casas unifamiliares más pequeñas y viviendas sin ningún terreno circundante, a todo lo cual da servicio una sola calle de dos carriles, 97th Avenue.

“Es como la vieja Florida. Lo que era la Florida”, dijo Suárez, cuya firma ha diseñado elegante rascacielos como Icon South Beach, Biscayne 50 y varias torres Trump.

La presidenta de la junta directiva de Somerset, Andreina Figueroa, dijo que Somerset se propone abrir inicialmente una escuela de kindergarten al octavo grado, con sólo 290 estudiantes.

“En cuanto a solicitar capacidad para 2,000 alumnos, esa cifra se basa en un análisis exhaustivo de la capacidad del sitio para acomodar a tres programas diferentes, cada uno con alrededor de 660 estudiantes”, escribió en un correo electrónico. “El análisis tiene en cuenta una serie de factores clave, incluyendo la demanda de los estudiantes en lista de espera”.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria