Chávez: político exitoso y líder fracasado

 

jwyss@MiamiHerald.com

El presidente venezolano Hugo Chávez, quien emprendió una agitada aventura socialista inspirada en la Revolución de Fidel Castro, falleció el martes a los 58 años, víctima de una ardua batalla contra el cáncer.

El fallecimiento del mandatario introduce al polarizado país sudamericano en una nueva etapa de incertidumbre, en medio de la constante lucha por el poder entre las fuerzas del chavismo y de la oposición. En un principio no estaba claro quién asumiría el cargo. Según la constitución venezolana, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, debería asumir la presidencia ya que Chávez nunca fue juramentado para su nuevo mandato tras el triunfo electoral de octubre pasado. Sin embargo, no se descartaba la posibilidad de que el vicepresidente y canciller, Nicolás Maduro, fuera designado.

Tarde en la noche, el canciller Elías Jaua anunció que Maduro se hará cargo de la presidencia de manera interina y convocará a elecciones.

“Ahora se ha producido una falta absoluta, asume el vicepresidente de la República como presidente y se convoca a elecciones en los próximos 30 días”, dijo Jaua a la cadena regional Telesur.

Chávez, quien reveló pocos detalles sobre la gravedad de su enfermedad hasta el final, gobernó por más de 13 años haciendo uso del mayor auge petrolero registrado en la historia de Venezuela, para instaurar su denominado Socialismo del Siglo XXI y proyectar un liderazgo internacional que tuvo hondo calado en muchos países latinoamericanos.

Cientos de miles de millones de dólares fueron destinados a voluminosos programas sociales dirigidos a mejorar las condiciones de vida de millones de venezolanos de bajos recursos.

Pero su sostenido ataque contra el sector privado, declarado como causante de la miseria, efectivamente destruyó gran parte de la capacidad productiva del país, dejando a Venezuela más dependiente de su renta petrolera y peligrosamente más vulnerable a las fluctuaciones de los precios del petróleo.

Su mandato también coincidió con un descuido general de los principales problemas del país.

“El balance, después de todos estos años, es que los problemas que teníamos en 1998 son exactamente los mismos, pero agravados”, afirmó José Vicente Carrasquero, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela.

Estos incluyen una escalada del auge delictivo que llevó a la nación petrolera a convertirse en una de las más peligrosas del continente, con más de 18,000 asesinatos por año, un elevado desempleo, una de las tasas de inflación más alta tasas del mundo, un pronunciado déficit habitacional, racionamiento eléctrico y un deterioro generalizado de la infraestructura.

“Hugo Chávez será recordado como un político extraordinario y como un líder fracasado”, indicó a The Miami Herald Moisés Naím, columnista venezolano y anterior ministro de Comercio del país. “Lamentablemente, su legado no reflejará ninguna de las transformaciones positivas y duraderas que podrían haberse con la hegemonía política y los recursos financieros de que dispuso. La Venezuela que deja detrás de sí está polarizada políticamente, es económicamente débil, y aterradoramente mortífera. Pero, sobre todo, es más pobre, más injusta y mucho más corrupta de lo que era antes de que Hugo Chávez la gobernara”.

Los comienzos

Hijo de maestros, Chávez nació en el corazón agrícola del estado de Barinas, y fue el segundo de seis hermanos. Según su biografía, Sin uniforme, escrita por Alberto Barrera Tyszka y Cristina Marcano, ingresó en la academia militar en 1971. Fue allí donde Chávez se familiarizó con los escritos de Simón Bolívar, el libertador de América Latina, y del revolucionario venezolano Ezequiel Zamora, que dieron origen a su particular mezcla de socialismo nacionalista, que serviría de guía a su vida y su presidencia.

Alumno aventajado de la academia, ascendió rápidamente desde las filas al grado de comandante en 1991, el mismo año en que fue puesto a cargo de un batallón de paracaidistas en la ciudad costera de Maracay.

Sin el conocimiento de sus superiores, Chávez también había formado una sociedad secreta con cadetes de ideas a fines a las suyas, el Movimiento Revolucionario Bolivariano. Formado a raíz de los disturbios del Caracazo de 1989, que dejó unos 1,000 muertos, según algunos cálculos, el movimiento se inclinaba hacia la reforma de la sociedad venezolana.

La organización irrumpió en la escena nacional en 1992, cuando Chávez y otros oficiales de rango intermedio trataron de derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez, un líder impopular que se vio asediado por acusaciones de corrupción, y que fue finalmente destituido en 1993. El intento de golpe de Estado fracasó, y Chávez aceptó rendirse siempre y cuando pudiera hacerlo ante la televisión nacional.

En uno de los discursos más breves y más importante de su carrera, Chávez se presentó a Venezuela, pidió a sus compañeros de conspiración que se retiraran, y asumió la responsabilidad de la sublevación.

“Desafortunadamente, no cumplimos con los objetivos que nos fijamos, por ahora”, señaló.

La imagen del joven oficial idealista con su boina roja —que se convertiría en su distintivo— lo convirtió en un fenómeno nacional. Según su biografía, también molestó a sus compañeros conspiradores, que no estuvieron de acuerdo con la rendición y consideraron que Chávez estaba tratando de atribuirse el crédito por la rebelión.

Chávez pasó los dos años siguientes en la cárcel, fomentando apoyo político y escribiendo como coautor un manifiesto titulado Cómo salir del laberinto. En 1994, él y sus colegas fueron indultados por el presidente Rafael Caldera.

Una de sus primeras visitas después de salir de la cárcel fue a Cuba, donde conoció a Fidel Castro. El envejecido comunista se convertiría en mentor y amigo personal de Chávez, quien se refirió a él como una figura paterna y un modelo para América Latina. Años más tarde, sería Castro quien informará a Chávez que los médicos cubanos habían descubierto su cáncer.

Sintiendo que los venezolanos estaban cansados ​​de los partidos políticos tradicionales, Chávez fundó el Movimiento Quinta República y comenzó una gira nacional, durante la que habló sobre la necesidad de reescribir la Constitución de 1961.

Gracias a su atractivo campechano y su retórica contra el establishment, logró tocar una fibra sensible. A pesar de enfrentar una oposición unificada en la carrera presidencial de 1998, ganó 62 por ciento de los votos, según el Consejo Nacional Electoral. Cuando asumió el cargo en febrero de 1999, comenzó inmediatamente a transformar el país.

En abril, ganó un referendo para reformar la Constitución. En diciembre, la nueva Carta Magna —que también cambió el nombre del país a República Bolivariana de Venezuela— fue ratificada con 72 por ciento de los votos.

La nueva Constitución requería nuevas elecciones. Y en el 2000, Chávez ganó un mandato de seis años con 60 por ciento de los votos, en un proceso que fue cuestionado por observadores internacionales.

En el 2002, el país comenzó a irritarse ante sus políticas y sus reformas socialistas. Miembros de su círculo íntimo renunciaron y le pidió que renunciara. La Iglesia Católica y la poderosa Federación de Cámaras de Comercio, o de Fedecámaras, también se volvieron contra él. En febrero, Chávez despidió a la alta dirección de la empresa petrolera estatal PDVSA, lo que contribuyó a galvanizar a la oposición.

Expulsión de Chávez

El 11 de abril del 2002, decenas de miles de manifestantes salieron a las calles y se enfrentaron con simpatizantes de Chávez frente al palacio presidencial de Miraflores. A medida que el número de muertos se elevaba, un grupo de oficiales del ejército dio un ultimátum a Chávez: que dimitiera, o atacarían el palacio presidencial, a pesar de que estaba rodeado de civiles. En una confusa serie de hechos, el ministro de Defensa del país anunció que Chávez había aceptado renunciar y había sido llevado a la Isla Orchila, donde se le mantenía detenido. Chávez negó más tarde el haber renunciado.

En la tarde siguiente, el presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona, prestó juramento como presidente provisional, hasta que pudieran celebrarse elecciones. También abolió la Constitución, disolviendo el Congreso, la Corte Suprema y la Fiscalía General, entre otros organismos.

Cuando simpatizantes de Chávez salieron a las calles para exigir el regreso de su líder, muchas estaciones de televisión privadas boicotearon la noticia, trasmitiendo dibujos animados y películas. Al desmoronarse el apoyo al régimen de Carmona, comandos liberaron a Chávez y lo llevaron de vuelta a Caracas para asumir la presidencia.

A pesar de la superación de la crisis, la oposición seguía siendo una amenaza.

En diciembre, una amplia coalición había organizado otra huelga contra Chávez. Esta vez duró más de dos meses, y los trabajadores de PDVSA se unieron, paralizando la principal fuente de ingresos del país y dando lugar a escasez de combustible en todo el país. En enero, el gobierno había recuperado el control de PDVSA, y despidió a más de 17,000 de sus empleados.

En el 2004, la oposición volvió a golpear, recolectando las firmas suficientes para convocar un referéndum de destitución. Chávez ganó la votación con 59 por ciento, en comparación con el 41 por ciento de la oposición. Una vez más, la oposición aseguró que la votación había sido manipulada.

En el 2005, Chávez se embarcó en uno de los aspectos más controversiales de su gestión: la expropiación de tierras en nombre de la seguridad alimentaria y la redistribución de la riqueza. Aunque Chávez indicó que la política ayudó a ampliar la superficie cultivable del país y a aumentar la producción, las importaciones de alimentos básicos también se dispararon durante su administración, y la escasez y el racionamiento fueron algo común.

“Durante el reinado de Chávez, los venezolanos vieron una marcada disminución de sus libertades en todas las categorías”, señaló a The Miami Herald la congresista republicana de la Florida Ileana Ros-Lehtinen, ex presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara y frecuente crítica de Chávez. “Hubo menos libertad de expresión, más censura de prensa, menos separación de poderes, más violaciones de los derechos humanos, más expropiación de propiedades y una mayor colaboración con las tiranías como las de Cuba, Irán y Siria. Según todos los indicadores de la libertad, hubo menos bajo el pulgar autocrático de Chávez”.

Durante las elecciones presidenciales del 2006, Chávez venció a Manuel Rosales, ex gobernador del estado Zulia, con 63 por ciento de los votos, y en las de este año se impuso sobre el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles con el 55 por ciento.

Ambas contiendas fueron ampliamente cuestionadas por la oposición que sostiene que el férreo control que el gobierno mantiene sobre el sistema electoral imposibilita la realización de comicios justos en el país.

Cuando comenzó su mandato de seis años en el 2007, se comprometió a acelerar su Socialismo del Siglo XXI y comenzó un programa de nacionalización de industrias clave, incluyendo la empresa telefónica de Venezuela y los generadores de energía. Aunque estas medidas aterrorizaron a los inversionistas internacionales, fueron elogiadas ampliamente por algunos de los habitantes más pobres de Venezuela, que vieron a un campeón en su líder.

Al inscribir su candidatura para la elecciones de este año, el mandatario introdujo un plan para profundizar aún más su revolución que de concretarse dejaría a Venezuela con un modelo político-económico con un aspecto muy similar al cubano.

Siga a Antonio Maria Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM.

Más de More top mobile stories

  •  

Charytín Goyco

    Estudio 13: Mega TV anuncia programas con Omar Moynelo y Charytín

    Bajo su nuevo lema, “Para refrescarte en el verano, pégate a la Mega”, Canal 22-WSBS/Mega TV anunció el retorno a la televisión de Omar Moynelo y Charytín Goyco. El presentador cubano, que hasta hace poco condujo TN3 y Minuto de fama en América Tevé, estará al frente de El arañazo, un show de entretenimiento y comedia, a partir del lunes 28 a las 9 p.m. La vedette domincana, por su parte, conducirá una nueva versión de Paparazzi TV, que saldrá al aire próximamente, fiel a su propósito de ofrecer lo último en noticias del mundo del espectáculo. La estación miamense, suma estos programas a su cartel de programación local que incluye también los programas Ahora con Oscar Haza y Bayly, en horario estelar.

  •  

 <span class="cutline_leadin">PAT HEALY </span>es castigado por una patada de Jorge Masvidal en compromiso celebrado el 19 de abril en Orlando.

    UFC | JORGE MASVIDAL

    Jorge Masvidal, un producto de Miami que asalta el cielo de la UFC

    De las calles de Miami, se ha convertido en un temible gladiador en el octágono

  •  

 <span class="cutline_leadin">EL CUBANO </span>Vilier Quiñónez en su pasada pelea contra el boricua Edgar Pérez en el Hialeah Park.

    BOXEO | VILIER QUIÑONES

    Cubano Vilier Quiñónez enfrenta el reto de su vida en TV nacional

    A Vilier Quiñónez sus amigos le llaman “El Divertido’’, pero para el cubano no habrá nada de gracioso en su choque de este viernes contra Jerry Odom en el Casino Turning Stone, en Verona, Nueva York.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria