En Politica

BERNADETTE PARDO: Sí se puede, Jeb

 

bpardollada@yahoo.com

Parece que nuestro ex gobernador Jeb Bush aspira a ser el tercer Bush que se sienta en el sillón presidencial y ha comenzado la carrera electoral de una forma curiosa: cargando contra los millones de personas que viven aquí pero que nacieron en el otro lado de la frontera y se vinieron sin los correspondientes documentos.

Me sorprende este Jeb presidenciable. Tenía muchas esperanzas puestas en él, creía que podía sacarnos del pantano partidista en el que nos hundimos, pensé que Jeb podía articular una visión para el futuro que nos incluyera a todos. Ahora veo que estaba equivocada.

Por largo tiempo pensé que Jeb habría sido mucho mejor presidente que su hermano tejano. Mientras que George W. proyectaba la imagen campechana machista y simplista del cowboy americano, delegando los complicados manejos del gobierno en sus maquiavélicos subalternos, su hermano Jeb demostró ser un político fuera de serie como gobernador de la Florida. Su curiosidad intelectual lo llevó a explorar temas complejos y a convertirse en pionero de una reforma revolucionaria en el sistema de educación pública y un defensor de los inmigrantes, sobre todo de los hispanos.

Pese a ser conservador y republicano de pura cepa, Jeb es uno de los pocos políticos capaces de atraer votantes de ambos partidos, pero esta semana parece haber claudicado ante el grupo más extremista y excluyente de su partido. Ahora dice Jeb en el libro Guerras de la Inmigración , escrito con el abogado Clint Bollick, que se opone a que millones de indocumentados que podrían regularizar su situación accedan a la plena ciudadanía.

En la visión que Jeb avanza ahora, tendríamos a los ciudadanos americanos de pleno derecho y luego a un grupo de varios millones de personas que estarían legalmente en EEUU pero que no podrían ser nunca ciudadanos y no contarían con los mismos derechos que los demás.

Este tipo de esquemas se ha intentado muchas veces en la historia y siempre han fracasado, desde el Imperio Romano con sus categorías de “romanos”, “latinos” “asociados”, “federados”, “libres” o “peregrinos”; hasta la Alemania actual donde millones de inmigrantes legales no tienen forma de acceder a la ciudadanía. La segregación política de la inmigración sólo ha servido para crear problemas de toda índole que minan las sociedades y acaban destruyéndolas. Por eso me asombra que Jeb claudique ante las posiciones más extremistas del Tea Party.

Además de ser un hombre apuesto y bilingüe, el Jeb Bush que yo conozco también es valiente y hasta ahora defendía a los inmigrantes.

En épocas en las que en su círculo social nadie se acercaba a los hispanos, Jeb Bush se casó con una bella trigueña nacida en el otro lado de la frontera. Sus hijos con Columba, nietos del presidente George H. Bush y sobrinos del presidente Geroge W. Bush, son hispanos que entraron y salieron de la Casa Blanca por la puerta grande, como corresponde a miembros de pleno derecho de la Primera Familia.

Recuerdo también que durante la primavera negra de las primarias republicanas, cuando el debate sobre la reforma migratoria se redujo a ver quién tenía la posición más xenófoba, Jeb fue la única voz en su partido que advirtió sobre el peligro de esa retórica divisiva e insensata.

Todavía no puedo creer que el hombre que pudo lidiar con la furia de ocho huracanes en menos de dos años no sea capaz de enfrentarse a la panda de dinosaurios delirantes que han secuestrado su partido, el de su padre, el de su hermano, y el de sus hijos hispanos.

Sí se puede, Jeb, tú puedes cambiar las cosas. No claudiques tan pronto.

Más de Bernadette Pardo

  • En Politica

    BERNADETTE PARDO: A Jeb con amor

    Esta semana terminó con brío y sorpresa la locura de marzo, el campeonato universitario de baloncesto conocido como “March Madness”. Ahora tenemos la locura de abril, otro campeonato multitudinario e impredecible, el de los presidenciables. Ya todos brincan para sobresalir y llegar invictos a las finales.

  • En Politica

    BERNADETTE PARDO: La fiesta del Guatao

    El festival de música Ultra, que este año acabó como la fiesta del Guatao, me recuerda a Woodstock, el famoso festival de rock and roll que todavía lamento haberme perdido. En esa época de adolescente arrullada por las canciones sobre el poder de las flores y el amor, me parecía que ser hippie era la mejor opción de vida. Afortunadamente, porque Dios protege la inocencia, nunca llegue a ejercerla. Con el paso del tiempo los hippies se bañaron, se afeitaron, se monetizaron y se convirtieron en yuppies. Hoy en día la mayoría son jubilados serios y preocupados que pagan impuestos y que detestan el ruido y el desorden de festivales como el Ultra.

  • En Politica

    BERNADETTE PARDO: Al ritmo de Chacumbele

    El vicegobernador Carlos López Cantera, el cubanoamericano de más alto rango en el gobierno estatal, debería compartir con el gobernador Rick Scott —su jefe— algunas historias del folclor cubano. La más pertinente sería la de Chacumbele, el personaje inmortalizado en una canción popular que repetía el siguiente estribillo a ritmo de guaguancó: “El pobre Chacumbele, él mismito se mató”.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria