ROLAND J. BEHAR: El mismo perro con diferente collar

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos prescribe que un país es designado como un estado patrocinador del terrorismo, cuando el secretario de Estado determina que el gobierno de ese país ha proporcionado apoyo, reiteradamente, a episodios de terrorismo internacional. Dicha designación conlleva la aplicación de sanciones entre las cuales están la prohibición de la venta y exportación de armas, el control sobre la exportación de productos, bienes o servicios de doble uso, con posibilidades de mejorar, significativamente, la capacidad militar de un país terrorista, o su capacidad para apoyar el terrorismo. Dichos bienes, productos o servicios requieren que una notificación sea enviada al Congreso 30 días antes de que estos sean exportados, la prohibición de todo tipo de asistencia económica, además de la imposición de diversas restricciones financieras y de otro tipo.

Hace meses que el gobierno de Cuba, a través de sus simpatizantes, agentes cubiertos y encubiertos locales se encuentra enfrascado en una vigorosa y costosa campaña para aniquilar la potestad de la legislatura norteamericana y poner en manos del presidente, a través de órdenes ejecutivas, la política respecto al gobierno de Cuba. Entre ellas que se le elimine de la lista de países que patrocinan, promueven y apoyan el terrorismo. La reciente muerte de Chávez sin duda hará que estos esfuerzos se multipliquen.

El gobierno de Cuba fue finalmente designado como un estado patrocinador del terrorismo en 1982 luego de haber entrenado, financiado y apoyado logística y mediáticamente a cuanto movimiento terrorista surgió en Asia, África, América Latina y el Oriente Medio.

Quizás a instancias del gobierno español fue que se produjo la designación al comprobarse que miembros del grupo terrorista Patria Vasca y Libertad (ETA) residían en Cuba bajo la protección del gobierno. Otro evento relacionado fue el arresto de tres presuntos miembros de ETA procedentes de Cuba, quienes fueron detenidos en Venezuela y deportados a Cuba en septiembre de 2011. José Ignacio Echarte, uno de los deportados, es un fugitivo de la ley española y se cree que también tiene estrechos vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Al parecer, el gobierno cubano estaba tratando de dar una impresión de distanciamiento de los etarras que viven en la isla.

Por otra parte se ha comprobado que el gobierno cubano ofrece atención médica y asistencia política a las FARC, además de continuar permitiendo que fugitivos buscados en Estados Unidos residan en Cuba con apoyo gubernamental de vivienda, manutención y atención médica.

Por lo demás, se asume que la no cooperación del gobierno de Cuba con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) se debe a su participación en el lavado de dinero de las narcoguerrillas colombianas y otras entidades criminales y terroristas internacionales a través de su sistema bancario en poder absoluto del Estado cubano.

Es de conocimiento general la vocación internacionalista del gobierno cubano, que expresa abiertamente y con insistencia que no ha renunciado ni renunciará a ella. Esto se hace evidente hoy cuando apoyan al gobierno terrorista sirio, a pesar de sus más de 70,000 víctimas civiles copartícipe, junto a Irán, del respaldo a grupos terroristas como Hamas y Hezbolá. Bajo ese mismo principio, no hace tanto, también respaldaron a Gadafi y a Saddam Hussein a pesar de sus atrocidades de terrorismo de Estado.

De acuerdo a informaciones de primera mano, al menos hasta finales de los 90 operaron campos de entrenamiento dirigidos por militares vietnamitas y tropas especiales cubanas de expertos en lucha guerrillera en Camagüey, Las Villas (Topes de Collantes), Pinar del Río (El Cacho, escondido en la Sierra de los Órganos entre Los Palacios y San Cristóbal y cerca de Soroa) y la Habana (El Cacahual) donde se entrenaba a terroristas palestinos, yemenitas, sirios, libios, libaneses, iraníes, somalíes, etíopes, angolanos, namibios, salvadoreños, guatemaltecos, subsaharianos polisarios, iraquíes y sarawitas en topografía, armamentos logística y supervivencia.

El objetivo es claro. Ante la incógnita de un futuro sin la generosa dádiva de Chávez, la economía de una isla que ni siquiera produce sus alimentos está obligada a buscar “otras fuentes de financiamiento” o sucumbir. El poco hábito de pago que durante los últimos 53 años ha demostrado la dictadura ha traído como consecuencia que el mundo les preste para sostener su maltrecha dictadura militar, sin recurrir a los cuantiosos fondos personales que durante años le han robado al erario público impunemente y sin supervisión de nadie. Ahora quieren que los gringos le paguen el invento. ¿A Ud. no le parece? A mí sí.

rjbehar1050@hotmail.com

Más de Roland J. Behar

  • ROLAND BEHAR: Dos crímenes…dos idiosincrasias

    Recuerdo que en el 2002 luego de la segunda Intifada, fui invitado a Israel donde tuve la oportunidad de conocer y reunirme con los más altos dignatarios de ese país. Fue para mí una experiencia inolvidable. De todas las reuniones hubo una que me enseñó más que las demás respecto al espíritu y la moral israelí, de la cual los medios, en general, no hablan o distorsionan.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Combatientes del</span> Estado Islámico de Irak y Levante ligado a Al Qaida, marchan en Rakka, Siria.

    ROLAND J. BEHAR: Los malos y los peores

    Hace unos días Irak utilizó helicópteros de combate Mi-35 recientemente adquiridos para atacar al Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) con misiles teledirigidos, mientras que las unidades de infantería del ejército iraquí y las milicias chiítas empujaban a los terroristas sunitas de ISIL al norte de Bagdad .

  • ROLAND J. BEHAR: Política o indolencia

    Según Prensa Asociada, la Casa Blanca pidió disculpas por no informar a tiempo –acorde a la ley– a los legisladores del polémico intercambio de prisioneros por el alegado desertor Bowe Bergdahl.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria