Ordenan confiscar las maquinitas de juego en Miami

 

crabin@MiamiHerald.com

Una semana después de que el alcalde de Miami calificara de “ilegales” las máquinas de juegos que antaño defendiera, los comisionados de la Ciudad ordenaron a la administración que organizara la confiscación de las aproximadamente 1,000 máquinas dispersas por cafeterías y salas de videojuegos.

Los comisionados, aprovechando una ola en contra del juego que está atravesando la legislatura estatal — la cual está decidida a prohibir las máquinas — dijo que las mismas están incumpliendo la ley porque no se ha comprado un solo permiso de operación, los cuales son obligatorios en virtud de una ordenanza de la Ciudad con fecha del 2010.

La comisión dijo en pleno al administrador de la Ciudad Johnny Martínez que confisque las máquinas, y urgió a los legisladores estatales a declararlas ilegales de una vez por todas.

“No creo que haya nada que discutir; o tienen un [permiso], o no lo tienen”, dijo el comisionado Francis Suárez, quien auspició la resolución.

Martínez dijo que él ordenará a la policía, no a los agentes de cumplimiento de código, que confisquen las máquinas, porque es probable que algunas de las confiscaciones sean acompañadas por arrestos. Él no pudo dar un calendario para las mismas.

“Hay cosas en proceso sobre las cuales no puedo entrar en detalles”, dijo Martínez a The Miami Herald, sugiriendo que policías encubiertos siguen jugando en las máquinas para reunir pruebas para acusaciones de juegos de azar ilícitos. “Además, los agentes de cumplimiento de código no pueden romper las puertas y entrar allí. Queremos hacer confiscaciones, y podría haber procedimientos legales”.

Michael Wolf, abogado que representa la industria de los videojuegos, insistió que las máquinas no se usan para juegos de azar, pero admitió que la policía puede confiscar los equipos si consideran que tiene causa probable.

“Estas cosas se decidirán en los tribunales”, dijo Wolf. “Por supuesto, todo esto podría estar fuera de discusión en una semana, en dependencia de lo que suceda en Tallahassee”.

La controversia sobre las populares máquinas de videojuegos, conocidas como “maquinitas” en toda la Pequeña Habana, Flagami y Hialeah, comenzó en el 2010 y el 2011 cuando el alcalde Tomás Regalado y el jefe de la policía Miguel Exposito batallaron en público sobre si las maquinitas — objeto de leyes turbias y contradictorias — eran legales o no.

En la reunión del jueves de la comisión, Suárez calificó a las maquinitas de “destructivas”, dijo que atraen a las personas más vulnerables de la sociedad, y que están vinculadas a la prostitución y el crimen organizado.

“Es una plaga para nuestro estado, para nuestra ciudad”, dijo Suárez, quien competirá con Regalado en noviembre por la alcaldía.

Las maquinitas salieron en los titulares una vez más hace dos semanas cuando la vicegobernadora Jennifer Carroll renunció a su puesto bajo presión luego que investigadores estatales la interrogaron sobre su trabajo de consultoría para una organización caritativa envuelta en una operación de juego ilícito. La policía ha hecho 57 arrestos en ese caso.

Al mismo tiempo, la Cámara de Representantes y el Senado estatales tienen proyectos de ley relacionados que están pasando con rapidez por ambas cámaras en Tallahassee y que harían ilegales las máquinas de videojuegos.

En octubre del 2010, Regalado presentó una ordenanza que se aprobó 4-1 haciendo obligatorio sacar un permiso de $500 por máquina. El objetivo era identificar dónde estaban operando las máquinas y reforzar las arcas de la Ciudad. Pero Exposito confiscó cientos de los equipos y arrestó a sus operadores; su ofensiva lo enfrentó con el alcalde y el administrador de la Ciudad, y acabó costándole su puesto.

La semana pasada, Regalado y el supervisor de licencias ocupacionales de la Ciudad, Noel Chávez, revelaron que no se había vendido un solo permiso en 2½ años, lo cual hace “ilegales” las máquinas.

El administrador de la Ciudad Martínez dijo que, luego que se aprobó la medida, él, el jefe de policía Orosa y el ahora retirado jefe de cumplimiento de códigos se pusieron de acuerdo para seguir combatiendo las maquinitas a través de los estatutos criminales impuestos por la policía — lo mismo que Exposito había estado haciendo — en lugar de usar el proceso de permisos civiles. Es por eso que no se han impuesto multas a los propietarios de maquinitas que no compraron permisos.

Orosa dijo que, desde que él asumió el puesto a la salida de Exposito en diciembre del 2011, sus agentes han hecho cuatro arrestos y confiscado 51 máquinas de videojuegos, todas las cuales fueron destruidas luego de ser clasificadas como “contrabando” por los tribunales. La Ciudad tiene almacenadas 105 maquinitas confiscadas durante la jefatura de Exposito que están todavía envueltas en procesos legales.

Orosa dijo que su preocupación más inmediata con respecto a la confiscación de las costosas máquinas de videojuegos es cómo y dónde guardarlas. Dijo que el antiguo jefe de policía John Timoney confiscó algunas de ellas y las escondió debajo de un paso a nivel de la I-95. Más tarde, luego que los tribunales dictaminaron que tenían que ser devueltas a sus dueños, la Ciudad descubrió que las máquinas habían sido destruidas por la intemperie y tuvo que hacerse responsable del costo.

Los comisionados aprobaron además por unanimidad otra resolución pidiendo al Departamento de Justicia federal que permita a la Ciudad contratar a 50 policías certificados. La administración ha propuesto contratar a 33, aunque esa cifra podría aumentar en dependencia de negociaciones de presupuesto. Se requiere que Miami reciba la aprobación del Departamento de Justicia para contratar a policías certificados debido a una conclusión de 1977 de que la Ciudad discriminaba contra negros e hispanos en sus prácticas de contratación. La Ciudad puede contratar a policías no certificados — quienes tienen que pasar un entrenamiento — sin necesidad de aprobación del Departamento de Justicia.

Aun si el Departamento de Justicia toma una decisión rápida, se espera que el proceso demore de tres a cuatro meses. El administrador de la Ciudad dijo que no esperaba que las contrataciones tengan lugar hasta el comienzo del nuevo año fiscal en octubre. Miami está en estos momentos falta de personal, con 1,087 agentes, aunque la Ciudad tiene presupuesto para 1,144. Martínez dijo que deberían alcanzar esa cifra en junio.

Más de Es noticia esta semana

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria