Pase de cuentas a los Marlins

 

dhanks@MiamiHerald.com

Se suponía que un nuevo estadio iba a mejorar el aspecto del béisbol profesional en el sur de la Florida. Pero la primera temporada de los Marlins en su nuevo estadio podría haber puesto las cosas aún peor para el equipo.

El derroche en la nómina del año pasado dio al dueño, Jeffrey Loria, una alineación de $100 millones, un lujo que no podía permitirse sin una ganancia final de una temporada ganadora. Los cambios de jugadores que siguieron a la debacle de 93 derrotas del año pasado hicieron caer la nómina en 60 por ciento, para el segundo nivel más bajo en el béisbol, dejando a los aficionados más disgustados con los Marlins que en cualquier otro momento en los 20 años de historia de la franquicia.

Y aunque el recorte de la nómina solía producir ganancias, la deuda adicional y los costos de operación de un nuevo estadio de $634 millones han dejado a los ejecutivos del equipo pronosticando otra pérdida por encima de la pérdida operativa del equipo el año pasado, que fue de $47 millones.

“La asistencia lo afectó todo”’, dijo David Samson, presidente del equipo, en una entrevista reciente. “Hemos revisado las cifras de nuestros ingresos, y el equipo tiene que ser capaz de sostenerse a sí mismo”.

Cuando la nueva temporada se abra el domingo, el equipo parece estar en el equivalente de una trinchera beisbolística, esperando resistir otro día. Con una nómina que se calcula en $45 millones –sólo los Astros de Houston pagan menos: $32 millones– las posibilidades de que los Marlins ganen el banderín de la Liga Nacional son de 1 entre 150.

Samson dice que la asistencia tiene que aumentar por lo menos un tercio sobre el año pasado para que los Marlins puedan pagar una nómina media de $80 millones en las próximas temporadas.

Eso es muy poco probable. Los posibles compradores de entradas no parecen muy dispuestos a perdonar a Loria por reducir los costos tan rápidamente después de ocupar un estadio que les va a costar a los contribuyentes $2 mil millones durante los próximos 40 años. Las ventas de abonos para toda la temporada han caído en 60 por ciento, alrededor de 5,000, y los Marlins se convirtieron recientemente en el único equipo de las Grandes Ligas en usar Groupon para vender asientos para el Día Inaugural, de acuerdo con la tienda de descuentos en línea.

“Los aficionados pusieron realmente sus emociones en la temporada del 2012 y quedaron realmente decepcionados”, dijo Michael Jong, un autor de 26 años de edad que escribe en el blog independiente de los Marlins, Fish Stripes, y un entusiasta del equipo desde que asistió en 1997 a una fiesta de cumpleaños de temática beisbolera en el que entonces se llamaba Estadio Pro Player. “Se pensaba que las cosas iban a cambiar”.

Una revisión de los estados financieros de los Marlins en 10 años ilustra la situación actual que enfrenta el equipo. Desde que Loria compró los Marlins en el 2002, aumentar la nómina no ha servido para incrementar la compra de entradas necesaria para obtener algún beneficio. Una fuente con acceso a las declaraciones financieras auditadas de los Marlins permitió a un reportero de The Miami Herald revisarlas y hacer un resumen de 10 años de declaraciones durante una sesión de dos horas. El periodista pudo tomar notas pero no hacer copias de los documentos, es decir, no le fue posible un examen detallado de la contabilidad y de la letra menuda.

La revisión sí identificó algunos indicadores financieros clave que el equipo no ha revelado antes, incluyendo los ingresos anuales por entradas, los costos de la nómina y cómo el equipo ha tomado en préstamo y pagado la deuda.

Antes del 2012, el peor año económico del equipo en la era de Loria, fue también su mejor año en el terreno: el 2003, cuando los Marlins lograron vencer a los Yanquis de New York en la Serie Mundial.

Al final de esa temporada, los Marlins registraron una pérdida operativa de $43 millones, debido en parte a la asistencia, que fue la tercera peor en las Grandes Ligas. Los ingresos por la venta de entradas aumentaron el año siguiente, cuando los Marlins cobraron más y recortaron los descuentos, pero la asistencia subió apenas un escalón, a la cuarta peor en el béisbol.

No fue hasta el 2006, después de que Loria recortó la nómina a la más baja en el béisbol, cuando el equipo empezó a reportar beneficios operativos: $110 millones hasta el 2009. La ganancia provino mayormente del programa de reparto de ganancias de las Grandes Ligas del béisbol, que paga en efectivo a los 30 equipos, pero tiene subsidios especiales para las franquicias con bases más pequeñas de aficionados. La liga pagó a los Marlins entre $65 millones y $75 millones al año hasta el 2009, según las declaraciones revisadas por The Herald.

Aunque confidenciales, los estados son enviados a las sedes de la MLB y el sindicato de jugadores de la liga. Un conjunto filtrado de documentos, que abarcan a los Marlins y otros cinco equipos, se publicó en el sitio digital Deadspin en el 2010.

La publicación provocó indignación en el condado de Miami-Dade, puesto que los documentos mostraban que los Marlins tuvieron una ganancia neta de $33 millones en los dos años anteriores a que los líderes del condado y de Miami acordaran financiar un estadio que Loria y Samson dijeron que era la única manera de que los Marlins pudieran permitirse el permanecer en el sur de la Florida.

Durante los primeros cuatro años en que Loria fue dueño de los Marlins, el equipo tuvo pérdidas generales de casi $60 millones, déficits que fueron cubiertos con préstamos. El gasto de intereses en la deuda del equipo costó a los Marlins entre $4 millones y $7 millones al año, según los estados financieros. El equipo también utilizó dinero en efectivo para pagar los préstamos de la MLB, de bancos comerciales y del propio Loria. Los Marlins finalmente accedieron a contribuir con aproximadamente $155 millones en efectivo a los costos de construcción del nuevo estadio, por lo que el equipo necesitaba un balance más bajo para asumir su deuda adicional.

Ahora, esa deuda se está comiendo los ingresos de los Marlins, una de las razones por las que el equipo no espera obtener ganancias a pesar de pagar tan poco a sus jugadores este año.

“Ahora tenemos el mismo viejo escenario de bajos ingresos y bajos costos que hemos estado viendo en la mayor parte de los últimos 15 años”, dijo Neil DeMause, del popular blog Field of Schemes, que sigue los subsidios del estadio.

Los Marlins sí le pagan a Loria. La declaración financiera del 2009 publicada por Deadspin fijó la comisión anual de gestión pagada a una empresa de Loria en $3.2 millones, un aumento sobre los $2.8 millones del 2008. No se sabe de cuánto es ahora la comisión de gestión. Loria también recibe ingresos por intereses sobre el dinero que él presta a los Marlins. En el 2009, el estado financiero arrojó el saldo de $15.4 millones, con los gastos por intereses en $1.1 millones.

Incluso si su franquicia pierde dinero, Loria probablemente vio crecer su patrimonio neto cuando su equipo de cabildeo convenció a Miami y Miami-Dade en el 2009 de que proporcionaran a los Marlins un nuevo estadio. Una valoración reciente de Forbes estima que los Marlins tienen un valor de $520 millones, 15 por ciento más que el año anterior y el doble del estimado de $256 millones del 2008, cuando no había certeza de que se llegara a un acuerdo sobre el estadio.

Loria pagó $158 millones por el equipo en el 2002. El último estado financiero fijó la deuda del equipo en alrededor de $200 millones.

Loria ha dicho que no tiene planes de vender, y las finanzas de la franquicia deben mejorar en los próximos años, no importan los resultados en Marlins Park.

Se supone que todos los equipos reciban un importante impulso el próximo año gracias al aumento en los contratos de televisión de las Grandes Ligas, y los Marlins también esperan un auge cuando renegocien su acuerdo de trasmisiones locales con Fox. El acuerdo expira en el 2020 y rinde alrededor de $17 millones al año.

Eso palidece en comparación con los equipos de mercado grande como los Dodgers de Los Angeles (hasta $280 millones al año) y los Angelinos de Los Angeles ($147 millones). Incluso los equipos de mercados pequeños como los Astros de Houston ($80 millones), los Padres de San Diego ($60 millones) y los Indios de Cleveland ($40 millones) ganan mucho más.

Pero a corto plazo, los Marlins no ofrecen señales alentadoras. En una entrevista reciente, Samson dijo que los Marlins podrían permitirse el lujo de pagar a un equipo el promedio de la liga, de alrededor de $80 millones al año, pero sólo si la asistencia promedio se mantuviera en alrededor de 30,000 a 35,000 por juego. El año pasado, la cifra fue de 22,000.

Más de Es noticia esta semana

  •  

, de 5 años, se entretiene con algunos juguetes sin salir de su cama mientras espera un salvador transplante de corazón en el Hospital Infantil Joe Di Maggio de Hollywood.

    Niño hispano espera en Miami por un trasplante de corazón

    Jaime sufre de miocardiopatía dilatada, una condición grave en la que el corazón afectado se debilita y no puede bombear la sangre de modo eficiente. Antes de que fuera estabilizado por el corazón artificial, su estado era tan peligroso que estuvo a punto de morir.

  •  

Fotografía cedida por la oficina de prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la transmisión del programa radial y televisivo "En contacto con Maduro" hoy, martes 15 de julio de 2014, en Caracas (Venezuela).

    Maduro posterga la mega devaluación en Venezuela

    El líder máximo del chavismo, Nicolás Maduro, adelantó el martes que lanzará una “revolución fiscal” y que auditará el uso de los dólares otorgados este año, pero no brindó nuevas luces sobre la gran incógnita que mantiene preocupada a la gran mayoría de los venezolanos: ¿Qué sucederá con el tipo de cambio?

  •  

 <span class="cutline_leadin">El terreno </span>frente al PAMM recibe los toques finales. La vista cubre el recien inaugurado Museum Park, la parcela B y al fondo la Arena.

    Postergan votación sobre el museo del exilio cubano en Miami

    La Comisión del Condado Miami Dade aprobó la tarde del martes postergar la discusión de todas las resoluciones relacionadas con la posible construcción del Museo de la Historia del Exilio Cubano hasta el próximo jueves.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria