Detenidos en Miami por tratar de enviar miles de balas a Venezuela

 

achardy@elnuevoherald.com

Dos venezolanos que viven en el sur de la Florida, una madre y su hijo, fueron detenidos por agentes federales y acusados de intentar enviar de contrabando a Caracas un total de 3,600 balas de 9 milímetros.

Yanina José Matos Galindo, de 45 años, y su hijo Kevin José Montell Matos, de 24, se declararon inocentes el miércoles ante el tribunal federal de Miami, dos meses después de ser arrestados por agentes de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una división de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE).

El caso es sólo el más reciente en el sur de la Florida que involucra a sudamericanos que son arrestados y acusados de tratar de vender artículos prohibidos o restringidos a Venezuela.

En agosto del 2006, el gobierno estadounidense prohibió la exportación de artículos de defensa y servicios a Venezuela bajo una sección de la Ley de Control de Exportación de Armas.

Funcionarios de HSI no hicieron comentario especifico sobre el caso de las balas, pero un alto funcionario de la unidad en Miami dijo que la prevención de la exportación ilegal de armas de fuego y municiones es un prioridad.

“HSI se enfoca a evitar la exportación ilegal de armas de fuego y municiones desde Estados Unidos, especialmente por aire y carga marítima”, según dijo el agente especial adjunto a cargo Robert Hutchinson. “HSI colabora de cerca con sus socios públicos y privados para detener la exportación ilegal de armas de fuego escondidas dentro de la carga, al mismo tiempo que facilita el comercio”.

No está claro si las balas incautadas en el caso relacionado con Matos Galindo y su hijo están incluidas en la prohibición de exportación. Un explicación sobre la prohibición que aparece en la página web de la embajada de Estados Unidos en Caracas indica que la munición para “uso personal” podría quedar exenta de la prohibición.

Una denuncia penal en el caso, preparada por un agente de HSI, indica que la principal sospechosa, Matos Galindo, afirmó que estaba enviando las balas a su hermano en Venezuela.

A pesar de eso, Matos Galindo y su hijo fueron acusados ​​porque no obtuvieron una licencia federal para el envío y no notificaron a la compañía de envíos sobre el verdadero contenido de los paquetes consignados.

Los abogados de Matos Galindo y de su hijo no pudieron ser contactados para que hicieran comentarios.

El caso comenzó cuando empleados de EXCEL Express Cargo, una compañía de envíos y carga en Miami, descubrieron la munición en tres paquetes que iban a ser enviados a Caracas y que estaban etiquetados como “repuestoss”, según explica la denuncia penal disponible en la corte federal en Miami.

EXCEL Express Cargo luego se puso en contacto con la Policía de Miami-Dade, que llamó a los agentes federales, según indica la denuncia penal de HSI.

Cuatro días después de que HSI confiscara las balas, un agente federal encubierto, haciéndose pasar como empleado de EXCEL Express Cargo, contactó a Kevin Montell Matos y le advirtió que las balas habían sido descubiertas, pero que las autoridades no iban a ser llamadas y la munición sería enviada a Caracas si estaba dispuesto a pagar un soborno de $200.

Montell Matos y el agente encubierto acordaron de reunirse al día siguiente para cerrar el trato.

En el último momento, sin embargo, Montell Matos llamó al agente para decirle que su madre acudiría a la cita porque él tenía que ir al médico debido a problemas de la espalda.

Inicialmente, el agente se mostró reacio a reunirse con la madre de Montell Matos, pero cedió después cuando ella le dijo que sabía “todo” sobre el envío a Caracas y que iba a pagar los $ 200.

La denuncia penal dice que la reunión entre Matos Galindo y el agente fue grabada y captada en video, pero ni la grabación ni el video estaban disponibles en el expediente judicial.

“Ella le dijo al [agente] que las municiones pertenecían a su hermano en Venezuela”, señala la querella. “Ella le pasó al [agente encubierto] los $ 200”.

Matos Galindo le dijo al agente que si el envío llegaba intacto a su hermano ella iba a seguir utilizando sus servicios, según la denuncia.

Cuando el agente le preguntó a Matos Galindo quién había comprado las balas, la mujer respondió que habían sido compradas en Miami. La denuncia no dice en qué sitio en Miami fueron adquiridas.

En junio, la Oficina del Fiscal Federal en Miami anunció los detalles de un caso en el que cuatro sospechosos fueron detenidos por violar la prohibición de las exportaciones militares a Venezuela.

Alberto Pichardo, de 40 años, de Weston, Freddy Argüelles, de 37 y residente de Pembroke Pines, Victor Brown, de 55 años, de Hialeah, y Drellich Kirk, de 49 años, de Davie, fueron acusados ​​de violar la Ley de Control de Exportación de Armas tras presuntamente intentar enviar “artículos de defensa” a Venezuela. Según investigadores, los artículos eran partes para aviones militares.

Pichardo, un ex mayor de la Fuerza Aérea venezolana, y los otros tres sospechosos, se declaró culpables de los cargos y fueron condenados a penas de prisión. Pichardo fue condenado a dos años de cárcel.

Más de More top mobile stories

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria