Colombia esperanzada en que el gobierno y las FARC firmen su primer acuerdo de paz

 
 

Un hombre con una máscara de gas participa en la Marcha por la Paz el pasado martes 9 de abril en Bogotá, Colombia, donde miles de colombianos expresaron su apoyo al proceso de paz del Gobierno con las FARC y al fin del conflicto armado.
Un hombre con una máscara de gas participa en la Marcha por la Paz el pasado martes 9 de abril en Bogotá, Colombia, donde miles de colombianos expresaron su apoyo al proceso de paz del Gobierno con las FARC y al fin del conflicto armado.
Mauricio Dueñas Castañeda / EFE

EFE

La masiva marcha en favor de la paz que llenó esta semana las calles de Bogotá y la incorporación a la mesa de La Habana de líderes guerrilleros procedentes de las zonas más convulsas de Colombia abrieron en los últimos días la esperanza de que el Gobierno y las FARC firmen pronto su primer acuerdo.

Un indicador es que la ONU ya ha convocado para los días del 28 al 30 de abril a un foro ciudadano en el que se discutirá sobre la participación política de las FARC tras un eventual acuerdo y sobre las garantías para ejercer la oposición, el segundo punto de la agenda del proceso de paz que se desarrolla en La Habana.

Las conclusiones de ese foro, también organizado por la Universidad Nacional a pedido del Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se trasladarán a la mesa cubana.

Para entonces los negociadores deberían haber cerrado el primer punto de la agenda, el referido al conflicto de la tierra, causa y origen del conflicto armado y del nacimiento de las FARC en 1964.

Ese acuerdo se espera quede cerrado en la próxima ronda de conversaciones que se desarrollará a partir de la tercera semana de abril.

De hecho, el especialista en el conflicto armado colombiano, Ariel Ávila, explicó a Efe que “ya hay un acuerdo sobre gran parte del primer punto”, y aseguró que en esta próxima ronda de conversaciones eso es lo que van a anunciar las partes, “que gran parte del punto está negociado”.

Gobierno y guerrilla pasarán entonces a discutir sobre el segundo punto, “el más difícil”, según Arias, y dejarán los últimos cabos acerca del tema agrario para el final de la negociación. “Aquí nada está negociado hasta que todo esté negociado”, agregó.

Más allá del buen ritmo de las negociaciones, el mayor estímulo que ha recibido el proceso de paz se dio el martes pasado cuando más de un millón de colombianos protagonizaron una gran manifestación por la paz en las calles de Bogotá.

Convocados inicialmente por la izquierdista Marcha Patriótica, liderada por la exsenadora Piedad Córdoba, se sumaron después prácticamente todos los sectores de la sociedad, e incluso el presidente Juan Manuel Santos, quien encabezó la marcha.

Santos recibió así las adhesiones de importantes personalidades, como el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien calificó esa iniciativa como una “oportunidad” para la reconciliación en Colombia.

También la del expresidente colombiano Belisario Betancur (1982-1986), protagonista del primer intento negociador del Gobierno con las FARC en los años ochenta y quien terminó aislando a los también exmandatarios Álvaro Uribe (2002-2010) y Andrés Pastrana (1998-2002), férreos críticos del diálogo actual.

Los detractores del proceso sostienen que un acuerdo con las FARC favorecería la impunidad.

Pero el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, dejó claro esta semana que en su opinión no hay impedimento alguno para que los jefes guerrilleros participen en política tras su desmovilización, ya que no están condenados por delitos de lesa humanidad.

Ese gesto del fiscal puede allanar el camino en la negociación tras una semana en la que las FARC movieron fichas e incorporaron a nuevos guerrilleros a las negociaciones, algunos de ellos llegados desde las zonas más convulsas de Colombia, donde el conflicto sigue fuertemente activo.

El más destacado es Jorge Torres Victoria, alias “Pablo Catatumbo”, comandante del Bloque Occidental, uno de los “duros” de la guerrilla, que fue trasladado a Cuba desde el norte del Cauca, el departamento más castigado por el conflicto.

Además, el comandante del Bloque Sur, alias “Joaquín Gómez”, a cargo de una de las unidades guerrilleras más numerosas y activas, y de la que se ha dicho no aplaudía el diálogo, dejó claro que él y sus hombres “están de acuerdo con sus representantes en las actuales conversaciones de paz en La Habana”.

El Bloque Sur “acatará y cumplirá al pie de la letra con los acuerdos a que se llegare”, aclaró Gómez en un comunicado que limpió de sospechas posibles discrepancias dentro de las FARC.

Pero todos estos indicios positivos se siguen mezclando con batallas en el teatro de operaciones de la guerra.

Este viernes el Ejército y la columna móvil Teófilo Forero, a las órdenes precisamente de “Joaquín Gómez”, mantuvieron fuertes combates en el sureño departamento del Caquetá, donde murieron dos soldados y cinco guerrilleros.

Más de América Latina

  •  

Niebla y humo se mezclan al  amanecer en Valparaíso, Chile, el martes 15 de abril de 2014. Los grandes incendios que comenzaron el sábado pasado han dejado 15 muertos, más de 2.900 casas arrasadas y 12.500 damnificados. (Foto AP/Luis Hidalgo).

    Sube a 12,500 los damnificados por incendio en Chile

    El Gobierno de Chile señaló que ya son 2,900 las viviendas destruidas y 12,500 las personas damnificadas tras el pavoroso incendio que afectó el fin de semana a varios cerros de Valparaíso y que dejó hasta ahora 15 víctimas fatales.

  •  

La embajadora de EEUU en Montevideo, Julissa Reynoso, y el canciller uruguayo, Luis Almagro, participan en una rueda de prensa el martes, en la capital uruguaya.

    Embajadora de EEUU en Uruguay niega acuerdo sobre presos en Guantánamo

    La embajadora estadounidense en Montevideo, Julissa Reynoso, negó el martes que haya un acuerdo para que Uruguay reciba a prisioneros de la cárcel de Guantánamo a cambio de la liberación de cubanos presos en Estados Unidos.

  •  

Niños duermen a la intemperie en Managua, Nicaragua, el lunes. La nación centroamericana está bajo ‘alerta roja nacional extrema’, ante el temor de que ocurra un gran terremoto.

    Gobierno emite nueva alerta y nicaragüenses se refugian en las playas

    Miles nicaragüenses se desplazaron el martes hacia los balnearios en busca de refugio luego de que el gobierno decretó una “alerta roja nacional extrema” ante el temor de que ocurra un gran terremoto, después de que tres sismos de 6.2, 6.7 y 5.6 en la escala abierta de Richter dejaron dos muertos, decenas de heridos y cientos de damnificados.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria