Testigos describen escenas horripilantes

 

/ The New York Times

Roupen Bastajian, un policía estatal de Rhode Island, recibía su medalla por haber terminado el Maratón de Boston cuando oyó una explosión detrás de él. Pensó que era un cañón, algo ceremonial. Se volvió, vio la segunda explosión y corrió hacia el humo blanco, con la esperanza de ayudar a quien pudiera.

“Corrí hacia allí y había al menos 40 personas en el piso, algunas sin piernas”, dijo Bastajian, de 35 años. “Es algo malo, malo”.

“Estos corredores habían acabado de terminar y no tienen piernas ahora”, agregó. “Tantos de ellos. Hay tanta gente sin piernas. Todo es sangre. Hay sangre por todas partes. Hay huesos, pedazos. Es desagradable. Es como una zona de guerra”.

Bastajian, quien fue durante cuatro años sargento en la Infantería de Marina, había terminado en 4 horas, 2 minutos y 42 segundos a las 2:43 p.m., unos siete minutos antes de la primera explosión. Si hubiera ido un poco más lento, podría haber estado entre las docenas de víctimas del lunes cuando estallaron las bombas en el maratón. En su lugar, estuvo entre los corredores que asistieron a otros, un improvisado servicio médico de emergencia de atletas exhaustos.

“Colocamos torniquetes”, dijo Bastajian. “Apliqué al menos cinco o seis torniquetes a piernas. Es horrible”.

Bruce Mendelsonh, un profesional de relaciones públicas, estaba en una celebración en su oficina del tercer piso cuando ocurrió la explosión. Su hermano, Aaron, había terminado la carrera.

“Hubo una explosión muy alta, y entre tres y cinco segundos después, hubo otra”, dijo el Sr. Mendelsohn, de 44 años, un veterano del ejército que inmediatamente reconoció el ruido debido a su entrenamiento. “Corrí hacia fuera. Había sangre en las calles y en la acera”.

Dijo que a primera vista, parecía haber de 10 a 12 muertes, incluyendo “mujeres, niños, personas que habían terminado la carrera”, pero que no podía estar seguro. Las heridas, agregó, parecían ser en “la parte inferior del torso”.

“El tipo de cosas”, dijo, “que ves de alguien que estalla”.

El Sr. Mendelsohn, quien fue a ayudar a agentes del orden público a acordonar el área, dijo que parecía que la explosión venía de un café próximo al 667 Boylston Street, cerca de la línea final.

“Esto parece ser algo deliberado en un momento en que las personas estaban terminando”, dijo el Sr. Mendelsohn, quien agregó que sirvió en Corea del Sur y Alemania.

Las personas trataron de inmediato de evacuar el área. “Todo el mundo se encaminaba al puente en la Avenida Mass.

Como muchas de las personas en Boston, el Sr. Mendelsohn sacó fotos desde arriba de la explosión y las compartió en Twitter. Una de las fotos mostraba lo que parecía ser sangre en las calles.

Ricky Simms, el agente de Micah Kogo, quien finalizó segundo entre los corredores élite, dijo que éstos estaban sentados para comer algo cuando oyeron el ruido.

“Estábamos en el comedor”, dijo el Simms. “Escuchamos dos explosiones y a la gente que decía: ¿Es un trueno? ¿Fue un accidente? ¿Se cayó una ventana del edificio? Nadie pensó que podía ser una explosión”.

Dave Watt, director ejecutivo de la American Running Association, dijo que estaba parado en el medio de la calle, frente a la parte de atrás de la línea final, tomando fotos de los corredores, cuando ocurrió la primera explosión. Cerca había una tienda de campaña médica.

A los 30 segundos de la explosión, los médicos y asistentes corrían hacia el lugar, agregó.

“Gracias a Dios, esta tienda de campaña médica estaba aquí cuando ocurrió esto”, dijo el Sr. Watt. “Pudo haber sido mucho peor. Porque había médicos que corrieron hacia allí, pusieron a las personas en sillas de rueda y las trajeron de regreso a sólo dos o tres minutos de la explosión”.

Más de Estados Unidos

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria