PEDRO LUIS DIAZ

Entrenador de Rigondeaux se burla de las críticas sobre boxeo cubano

 
 

Pedro Luis Díaz le quita el protector a Guillermo Rigondeaux, durante la pelea que el cubano derrotó a Nonito Donaire, la noche del sábado en el Radio City Music Hall, en Nueva York.
Pedro Luis Díaz le quita el protector a Guillermo Rigondeaux, durante la pelea que el cubano derrotó a Nonito Donaire, la noche del sábado en el Radio City Music Hall, en Nueva York.
Cortesía

jebro@elnuevoherald.com

Hubo momentos en que a Pedro Luis Díaz le incomodaban las críticas veladas de sus días de entrenador amateur y su posible incapacidad para traducir todos sus conocimientos al ámbito profesional. Ya no más.

Al técnico cubano le da lo mismo lo que puedan pensar de él, incluso luego del triunfo con Guillermo Rigondeaux.

Antes, durante y después del combate exitoso del campeón cubano (12-0, 8 KO) frente al filipino Nonito Donaire, a Díaz la prensa lo asediaba con las mismas preguntas sobre un tipo de boxeo y otro, como si su tiempo al lado del puertorriqueño Miguel Cotto no hubiera borrado dudas.

“Me da igual lo que piensen de mí’’, afirma Díaz. “Creo que mi trabajo habla por sí sólo. Yo no me pongo a decir si es bueno o malo, eso se lo dejo a otros, pero ya me cansé de responder lo mismo. Este es un tema que para mi ya pasó, no puedo perder el tiempo en mirar atrás, porque hay muchas metas por delante’’.

Aunque muchos no han reparado en su labor como guía del rey de las 122 libras, lo cierto es que Rigondeaux no se apartó ni un milímetro del plan trazado por Díaz que puede resumirse en un golpeo oportuno y efectivo, sin permitir que Donaire encontrase la anatomía del santiaguero.

Mientras Rigondeaux cumplía lo establecido por su técnico, Donaire era un desastre en el plano estratégico y nunca pudo hallar respuesta para un oponente que le llegaba con facilidad y le hurtaba el cuerpo al primer intento de ataque del filipino. Salvo un golpe efectivo en el décimo round, el ex campeóon de la OMB se vio frustrado y falto de improvisación para revertir un resultado inevitable.

Así como Díaz timoneaba la esquina de Rigondeaux con firmerza y precisión, Robert García se vio falto de recursos y motivación para obrar una reacción en la de Donaire. Esta es la segunda vez que el cubano supera al californiano, puesto que fue el artífice del éxito de Cotto contra Antonio Margarito.

“Nonito es un gran púgil, pero nos dimos cuenta que siempre pelea de frente, sin muchos movimientos de piernas’’, explicó Díaz. “De ninguna manera Rigo se iba a poner delante de él a intercambiar. ¿Por qué se iba a entregar en bandeja de plata? Sencillamente Rigo hizo su boxeo, pero Nonito no hizo el suyo. Uno siempre le saca partido a sus mejores armas e intenta neutralizar las del rival. Esto es algo que aplica para cualquier boxeo, profesional, amateur o en Marte’’.

Nunca Díaz se ha arrepentido de lo logrado con la escuadra nacional cubana, en la cual ayudó a formar 20 campeones olímpicos, ni de su trabajo en República Dominicana, donde lo recordarán siempre por haber formado el único campeón olímpico del país, Félix Díaz. Cuando llegó a Estados Unidos le ofrecieron dirigir al equipo nacional amateur, pero escogió el camino de trabajar con profesionales.

Su labor al lado de Cotto ha sido difundida ampliamente –el triunfo ante Margarito, la buena actuación frente a Floyd Maywheater jr., e igualmente la derrota con Austin Trout- y ahora el éxito con Rigondeaux pudiera abrirle nuevos caminos, porque en estos momentos ha recibido decenas de pedidos para que entrene a otros boxeadores.

Y así y todo, le ha costado ganarse el reconocimiento de algunos dentro y fuera de la industria.

“Yo no trabajo para complacer a nadie, sólo para la victoria de mis boxeadores, ni tengo que demostrar nada’’, recalca Díaz. “Por ahí algunos cuestionan la labor de Rigo, que si no ofrece espectáculo, que si no vende y toda un rosario de tonterías. Que lo miren como les de la gana. Esta victoria de Rigo pueden verla como dos cosas: un título unificado de un gran campeón profesional o una tercera medalla olímpica. Mírese como se mire, es algo histórico, algo que quedara por siempre’’.

Más de Boxeo

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria