Cierra la icónica librería Universal de la Calle Ocho

 

dshoer@elnuevoherald.com

Uno de los últimos bastiones que ha dado voz, forma y sentido a la cultura cubana y literatura hispanoamericana en Miami está a punto de silenciarse.

La icónica librería Universal, y su brazo editorial, Ediciones Universal –que ha publicado cerca de 1,600 títulos de autores cubanos exiliados– cerrará sus puertas a finales de junio, víctima de las nuevas tecnologías que han provocado que descienda la lectura de los libros impresos.

“Ha sido un orgullo muy grande para nosotros haber ayudado a mantener la cultura cubana y latinoamericana a lo largo de casi medio siglo”, reflexionó Juan Manuel Salvat, propietario de la Librería, Distribuidora y Ediciones Universal en la Calle Ocho. “Toda la familia está muy triste y afectada. Es realmente terrible buscar una salida para los libros del almacén”.

Sin embargo, Salvat rehúsa retirarse del mundo literario. Sus planes contemplan escribir ensayos sobre Cuba, así como un libro que condense sus ricas y heroicas memorias.

Dicha edición comenzaría en 1959, en la Universidad de La Habana, cuando participó en la lucha por evitar la entronización de los comunistas. De allí pasó al clandestinaje y una vez que se exilió en Miami, dos años más tarde, se mantuvo en las filas del movimiento dedicado al rescate de libertad en Cuba. Pero al cerrarse todos los caminos, encontró en el libro un sendero a la tierra del corazón.

“Cuando todo se nos cerró, busqué algo para trabajar a favor de Cuba y en lo libros lo conseguí”, relató Salvat el miércoles en su primera entrevista sobre el cierre de la empresa. “Era la única manera de mantener el espíritu y los valores esenciales de la nacionalidad cubana”.

Desde entonces, lo que empezó como un pequeño negocio de venta de libros distribuidos por correo, se transformó en una entidad protagonista del mundo de la literatura hispana en Estados Unidos, y particularmente, un baluarte del exilio cubano.

“No se puede escribir la historia cultural de este medio siglo sin colocar en un lugar muy destacado a Juan Manuel Salvat y su editorial”, comentó el periodista y pensador Carlos Alberto Montaner. “Entre sus autores hay escritores tan valiosos como Lydia Cabrera y Reinaldo Arenas”.

Al igual que innumerables librerías independientes a lo largo de Estados Unidos, e incluso cadenas nacionales, Universal ha sufrido un declive sustancial en la comercialización de los libros. Sus ventas actuales han caído en un 60 por ciento comparadas a las de hace siete años, informó Salvat.

“Primero fue la crisis económica, porque redujo los presupuestos de las bibliotecas”, agregó. “También la competencia de la internet y del libro electrónico, que cada vez gana más adeptos, nos ha impactado”.

Conocido entre sus amigos simplemente como “el gordo”, Salvat ha tenido que ponderar el cansancio de haber cumplido el mes pasado 73 años de edad, y el hecho que no tiene herederos para tomar las riendas del negocio. Ninguno de sus hijos o nietos ha seguido la profesión de librero, aunque han trabajo, durante sus años universitarios, entre los anaqueles de la librería en 3090 SW 8 Street, rodeados de un universo de creatividad y palabras.

Aunque tradicionalmente se ha percibido al exilio cubano como una fuente de empresarios exitosos que han transformado el rostro del sur de la Florida, también ha habido un caudal importante de intelectuales, académicos y escritores de diversos géneros, que no han dejado de crear. Parte de ese vasto mundo aparece recogido en el catálogo de Universal.

Uno de los autores es el dramaturgo, narrador y novelista Matías Montes Huidobro, quien publicó en 1973 Personas: viva y máscara en el teatro cubano, con la editorial de Salvat, entre otros títulos.

“Muchos profesores universitarios como yo podíamos publicar a través de otras vías, pero nuestra aproximación era desde el punto de vista del exilio, lo cual restringía esas posibilidades”, recordó Montes Huidobro, de 81 años. “Ediciones Universal permitía un punto de vista independiente no simpatizante con el castrismo”.

Agregó que con el cierre, los autores cubanos en el exilio se quedan con menos posibilidades de dar vida a sus obras.

Apenas un puñado de pequeñas editoriales independientes y proyectos personales continúan la labor de publicar, en ediciones limitadas, la obra de los escritores cubanos del exilio. También quedan menos lugares donde exponerla. En años recientes, desaparecieron la legendaria librería La Moderna Poesía –un puntal de la distribución de libros en español, textos de referencia y mapas sobre Cuba– , así como la librería Cervantes en la Calle Ocho, que vio hacerse cenizas sus libros durante un voraz incendio en el 2006.

Salvat reconoce que el exilio cubano que solía venerar la literatura de sus ediciones se ha transformado: “Las nuevas generaciones no leen en español, sino solamente una pequeña minoría; y los que llegan ahora de Cuba, vienen con la urgencia de levantarse y no están en el mundo de la lectura”.

No obstante, para los lectores que aún disfrutan de la prosa de Guillermo Cabrera Infante o los ensayos de Rafael Rojas, el hecho de que Salvat apague la luz de la librería, taller de composición para las ediciones y salón para presentaciones de libros y conferencias, deja una suerte de orfandad en la cultura local.

Después de todo, “el gordo”, apuntó Montaner, “era uno de los editores que leía todos los manuscritos que llegaban a su escritorio”.

Más de Sur de la Florida

  •  

Amernet Quartet, de izq. a der: Michael Klotz, Marcia Little, Misha Vitenson y Jason Calloway.

    Programa de música de FIU cierra temporada con un concierto gratuito

    El programa New Music Miami de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) culmina su temporada 2013-2014 con el concierto gratuito Chamber Music of the XXI Century, el sábado 19 a las 7:30 p.m. en FIU Miami Beach Urban Studios.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Carlos Hernández, </span>alcalde de Hialeah, sale de la corte federal de Miami después de declarar en el juicio contra Julio Robaina, el miércoles.

    Alcalde Hernández, vinculado al oculto mundo bancario de Hialeah

    La semana pasada, el alcalde de una importante ciudad compareció ante una corte federal en Miami y admitió haberle cobrado tasas de interés exorbitantes e ilegales a un amigo —algo que las leyes de la Florida consideran “usura”— un dinero que no informó cuando hizo su declaración de impuestos.

  •  

Varios inmigrantes están detenidos en una de las celdas llamadas “hieleras”, en el centro de detención Brown Field en San Diego, California.

    Inmigrantes describen lo duro que es estar detenido en las ‘hieleras’

    Lo que más recuerda Sofía sobre su estancia en una pequeña celda de un centro de detención para inmigrantes cerca de la frontera con México es el frío que hacía. Pero también recuerda que siempre tenía hambre, y que no podía tomar una ducha o cambiarse de ropa.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria