‘Una vacante imprevista’, entre la decepción y el entusiasmo

 

Especial/El Nuevo Herald

U na vacante imprevista (Ediciones Salamandra, 2012), la esperada novela para adultos de J. K. Rowlings, ha provocado más decepción que entusiasmo. No es que sea una mala novela; es que el anuncio de su publicación generó demasiada expectación. Era lógico que así fuese. Después del éxito alcanzado por los siete libros de la saga de Harry Potter (400 millones de copias vendidas, múltiples traducciones y ocho superproducciones fílmicas), todos esperaban una obra maestra. Y no ha sido así. Sin embargo, la verdad es que la novela está muy bien escrita. Se toma su tiempo en despegar, es cierto; pero Rowling lo aprovecha para introducir a los personajes y detallar, con la profundidad de un psicoanalista, sus conflictos emocionales. Lo que ocurre es que, como la trama se desarrolla en un típico pueblecito inglés venido a menos, nada parece tener trascendencia. Y eso que hay de todo: abuso doméstico, suicidios, drogadicción, sexo y violaciones. Pero por alguna razón, uno no puede despojarse de la sensación de que todo no es más que un gran chisme de barrio. Una versión inglesa de Desperate housewives, pero exacerbada por la inclusión de escenas excesivamente gráficas, escritas quizás con el propósito de alejarse de las inofensivas hechicerías de sus libros anteriores. O mejor: es como la novela Peyton Place de los años 1950, pero revisitada en la era digital y con esqueletos ocultos en los iPhones en lugar de los closets.

Todo comienza con la repentina muerte de Barry Fairbrother y la lucha por ocupar la “vacante imprevista” que su deceso crea en el Consejo Parroquial de Pagford (ya sabemos: pueblo pequeño, infierno grande), donde en esos momentos se estaba discutiendo el destino de una urbanización aledaña que albergaba gente conflictiva. Algo que, desde luego, había terminado por provocar un amargo enfrentamiento entre vecinos. Por una parte estaban los que se oponían a la expansión de aquel conjunto de viviendas públicas; y por la otra, los que con un sentido de justicia social apoyaban a los ciudadanos menos afortunados.

Esta premisa argumental podría haber conducido la novela por los transitados y peligrosos caminos de la denuncia social. Nada raro en ello, considerando las simpatías de Rowling por el Partido Laborista de Gran Bretaña. Por suerte, ella prefirió, en cambio, pintar un fresco contemporáneo de la vida diaria de un pueblo pequeño que capturara, de paso, la fibra moral de sus habitantes a través de la revelación de sus más oscuros secretos, como los de Andrew Price, que odiaba a su padre y encubaba la idea del parricidio; o los de Howard Mollinson, enemigo político de Fairbrother, a quien consideraba de clase inferior por haber nacido en los proyectos públicos de Yarvil; o los de Gavin Hughes, el abogado prominente que se acostaba con Kay en su humilde casita de Hope Street, mientras deseaba secretamente a Mary, la esposa (ahora viuda) de Fairbrother; o los de Krystal Weedon, la inadaptada adolescente que se dejaba acariciar los senos por sus compañeros de aula; o los de Terry, su madre drogadicta; o los de Kay Bawden, la nueva trabajadora social de Pagford, recién llegada al pueblo. Son tantos los personajes que aparecen en esta novela, y son tantos sus problemas personales, que es imposible tratar de enumerarlos. Y ese, tal vez, sea uno de sus defectos: hay demasiadas historias entrelazándose unas con otras y eso hace que el argumento se convierta en un laberinto genealógico difícil de sortear. Es decir, se necesita paciencia para llegar al final.

Pero aun así, Una vacante imprevista, merece el esfuerzo por parte del lector. Si no fuese porque todos esperaban una obra maestra, hubiese sido considerada una gran novela. En realidad, lo es. Pero solo si pudiésemos olvidarnos, por un momento, de Harry Potter, de sus varitas mágicas y de sus escobas voladoras.

J. K. Rowling es la autora de la aclamada serie Harry Potter, el fenómeno editorial más extraordinario de los últimos tiempos. Traducida a 73 idiomas de la saga se han vendido más de 450 millones de ejemplares. J. K. Rowling ha recibido numerosos premios y galardones honoríficos. Ha ofrecido, además, su apoyo a un amplio abanico de causas benéficas. • 

manuelcdiaz@comcast.net

Más de Artes y Letras

  •  

<span class="cutline_leadin">Ernest Hemingway </span>vivió en Cuba de 1939 a 1960 y escribió en la isla algunas de sus más conocidas obras, como ‘El viejo y el mar’.

    Filman en La Habana escenas de película sobre el escritor Ernest Hemingway

    Algunas escenas de la película estadounidense “Papa”, que recoge los últimos 14 años en la vida del escritor Ernest Hemingway (1899-1961), se filmaban este viernes en La Habana, según informaron hoy medios locales.

  • Olga Connor: ‘JUEGO DE TRONOS’(Primera parte: texto e imaginación)

    Los primeros episodios de la cuarta temporada no han alcanzado a satisfacer mis expectativas

  •  

‘El Caldero: un recipiente’, 1984, de José Bedia, carboncillo y lápiz sobre papel. Regalo de Peter Menéndez.

    El Caribe

    El Caribe: encrucijada del mundo

    Hace justo un año, el entonces Miami Art Museum (MAM) abría al público Frames of Reference: Latin American Art from the Jorge M. Pérez Collection. La muestra cumplía el doble cometido de, por un lado, ofrecer al público un anticipo de las obras donadas por Jorge Pérez para lo que sería luego el Pérez Art Museum Miami (PAMM) y, del otro, avanzar el cometido de la rebautizada institución cuya nueva y flamante sede abriría sus puertas frente a la bahía de Biscayne en diciembre de ese mismo año.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria