NBA

CHRIS ANDERSEN

Chris Andersen, el hombre pájaro del Heat

 

pgonzalez@elnuevoherald.com

En casi todas las victorias siempre emerge un héroe inesperado y el triunfo del Heat de Miami el pasado domingo no fue la excepción. Lo curioso es que nadie contaba con él; ni siquiera tenía equipo al inicio de la temporada. Ese héroe responde al nombre de Chris Andersen.

El jugador del Heat es conocido como “Birdman”, el hombre pájaro. Su cuerpo cubierto de tatuajes y corte estilo “mohawk” reflejan la fortaleza de una vida marcada por el uso de las drogas, lo que conllevó a que los suspendieran de la NBA. Pero como el Ave Fénix, Andersen ha sabido resurgir de sus cenizas.

Y desde que llegó al Heat ha tenido un impacto inmediato en el rendimiento del equipo, convirtiéndose en poco tiempo en uno de los jugadores más queridos del público.

A pesar de su colorida apariencia, Andersen no es un personaje muy mediático. Y aunque su aporte es importante, casi siempre pasa por debajo del radar, cediéndole siempre el protagonismo a los Tres Grandes o a algún otro tirador.

Sin embargo en el partido del domingo no se pudo esconder. Su juego fue tan notable que se convirtió en un punto de inflexión en el triunfo de los actuales campeones de la NBA ante los Bucks de Milwaukee en su primer juego de los playoffs.

En el tercer cuarto Milwaukee amenazaba con reducir la diferencia y de pronto emergió la figura de “Birdman” contra la que se estrellaron los jugadores de los Bucks. La multitud estalló, los jugadores de la banca saltaron de sus asientos, y de repente un juego de la primera ronda tuvo la sensación de una final.

“Así se hace, por algo es uno de los favoritos del público. Hace lo inesperado, las pequeñas cosas, las cosas inteligentes, la que necesitábamos” dijo Dwyane Wade. “Nos empujó al final del cuarto, ha estado enorme. El es muy importante para nosotros, da mucha energía y hace un gran trabajo”.

Impacto ganador

Andersen dio al Heat un gran dosis de energía, y fue parte de dos grandes jugadas en el lapso de unos 45 segundos, cuando recibió un pase de LeBron James y la clavó. Acto seguido la volvió a hundir elevándose como un pájaro tras un triple fallado por Shane Battier.

“Birdman” puso de pie varias veces al AmericanAirlines Arena con sus clavadas y sus bloqueos, jugadas que dejaron sin aliento a sus rivales, a la vez que contagiaba al público y a sus propios compañeros de equipo.

“Al principio yo entré al juego algo nervioso, pero me encontré de nuevo en la segunda mitad. Me lancé hacia el tablero del rival, pude jugar un poco más fuerte en defensa”, dijo Andersen. “Nosotros hicimos un par de cambios contra [Brandon] Jennings y [Monta] Ellis y dio resultado”.

Andersen llegó inesperadamente al equipo de Miami en febrero y su presencia en la cancha coincidió con la racha de 27 victorias consecutivas, la segunda más larga de la historia de la NBA. Su juego bajo los tableros hizo que muy pronto se ganara un puesto, tanto en la rotación como en el corazón de los aficionados.

“Cuando tu recibes el apoyo del público eso te gusta —ellos si que hacen mucho ruido— y obtienes más energía”, señaló “Birdman”. “En los playoffs esta intensidad es una locura, aunque yo me concentro en mi trabajo”.

Su entrenador Erik Spoelstra quedó muy complacido con el impacto en el juego ante los Bucks. Andersen tuvo 10 puntos y siete rebotes.

“Normalmente tu no tienes la oportunidad de contar en un equipo campeón con un jugador de impacto en los playoffs”, dijo Spoelstra. “Entrar bien en tu rotación en marzo es algo que no se ve muy a menudo, a menos que sea un cambio”.

El astro del Heat LeBron James resaltó las cualidades de Andersen tras la victoria del domingo.

“Bird eleva la energía cada noche con sus rebotes, sus pantallas, sus clavadas y sus tapones”, comentó James. “El nos brinda ese esfuerzo”.

Chris Bosh se manifestó en los mismos términos que James.

“Pienso que su energía habla por si mismo, de hecho el entró y encajó correctamente e hizo todo muy bien”, declaró Bosh. “El hizo pantallas, consiguió tiros libres. El realmente dio un gran impulso a nuestra segunda unidad”.

Sin dudas Andersen está demostrando que es un gran jugador y que su encanto está más en su juego que en su peinado en cresta o su cuerpo tatuado.

Verle levantar sus coloridos brazos como alas de ave mitológica, tras zambullir la pelota en la canasta, se ha convertido en unos de los mayores atractivos del Heat. Sin embargo fuera de la cancha el centro suplente del Heat se muestra esquivo.

Andersen se ha convertido en una pieza que Miami carecía en el pasado, un jugador dispuesto a hacer cosas que nunca aparecen en la hoja de estadísticas. El domingo fue la cuarta vez que anotó en dobles dígitos desde que fue adquirido.

“No me importa en absoluto cuando no aparezco en el papel”, aclaró Andersen. “Salgo y trato de estar en todas partes en defensa y nunca darme por vencido”.

“Birdman” siempre esta presto para defender el aro, para recibir cargas y golpes, y hacer todas esas cosas intangibles que permiten a su equipo al éxito. Jugó solo 16 minutos, pero si se pudiese medir su energía en ese tiempo, seguramente sería superior a la de muchos que jugaron el juego completo.

Problemas personales

Sin embargo el jugador de 34 años no ha tenido un camino fácil en la NBA. No fue elegido en el draft de 1999, y solo después de jugar en China y en la Liga de Desarrollo fue elegido por los Nuggets de Denver en el 2001. Luego estuvo dos años en los Hornets de Nueva Orleans (2004-2006), y depués fue expulsado de la NBA tras dar positivo en un control antidopaje por cuarta vez.

Sus problemas con las drogas casi le arruinan su carrera, pero por suerte tuvo la fuerza de poder sobreponerse. Después de que el comisionado de la NBA David Stern le impusiera una sanción de dos años fuera de las canchas, volvió en febrero del 2008 para jugar con los Denver Nuggets, donde quedó libre al final de la pasada temporada.

Birdman nunca se rindió. Continuó entrenando hasta que un ojo entrenado como el de Pat Riley, presidente de el Heat, le rescató. El 8 de febrero del 2013 Andersen firmó un contrato por el resto de la temporada por apenas $750,000, una cifra que podría ser muy superior la próxima temporada.

Más de NBA

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria