‘Se acabó la pesadilla’, jóvenes secuestradas por 10 años están bien de salud

 

/AP Ohio

La voz de la mujer se escuchaba desesperada y sin aliento, al tiempo que contenía las lágrimas.

“Ayúdenme. Soy Amanda Berry”, declaró a una operadora del servicio de emergencias. “Fui secuestrada y he estado desaparecida por 10 años y estoy, estoy aquí; ahora estoy libre”.

Valiéndose de esas palabras, la policía dio con una casa cercana al centro de Cleveland donde Berry y otras dos mujeres que desaparecieron hace una década fueron halladas el lunes, para alegría de familiares y amigos.

El jefe policial Michael McGrath dijo que Berry, Gina DeJesús y Michelle Knight aparentemente fueron mantenidas cautivas dentro de la casa desde que eran adolescentes o poco mayores de 20 años. Fueron encontradas a sólo unos kilómetros de donde habían desaparecido.

Posteriormente las autoridades arrestaron a tres hermanos de entre 50 y 54 años. Uno de ellos, el ex conductor de autobús escolar Ariel Castro, de 52 años, era el propietario de la casa, situada en un vecindario en su mayoría hispano donde abundan las viviendas con las ventanas selladas con tablas de madera. Los otros son Pedro Castro, de 54, y Onil Castro, de 50.

Hasta el momento no se les han presentado cargos formales.

En la vivienda también apareció una niña de seis años que se cree es hija de Berry, dijo el subjefe de policía Ed Tomba.

“Se acabó la pesadilla. Estas tres jóvenes muchachas nos han dado la definición más importante de supervivencia y perseverancia”, dijo Steve Anthony, agente especial de la División del FBI en Cleveland. “Las familias de estas tres jóvenes nunca perdieron la esperanza, así como tampoco los agentes policiales... Si, los profesionales de la ley también lloramos”.

Las autoridades no informaron si las mujeres estaban atadas dentro de la casa o si alguna de ellas había sido violada. La policía indicó que intenta ser cuidadosa al interrogar a las mujeres, dado el trauma que soportaron.

Los investigadores también dijeron el martes que no tienen registros de ninguna pista o llamada que hubieran recibido para denunciar presuntas actividades delictivas dentro de la casa en los años posteriores a la desaparición de las víctimas, pero indicaron que aún están verificando sus registros.

Vecinos preocupados

Sin embargo, dos vecinos dijeron haber estado lo suficientemente preocupados por lo que vieron en la casa como para llamar a la policía en dos ocasiones.

Elsie Cintrón, que vive a tres casas de distancia, dijo que su hija vio en una ocasión a una mujer desnuda que andaba a gatas en el jardín trasero hace varios años y llamó a la policía.

“Pero ellos no se lo tomaron en serio”, afirmó.

Otro vecino, Israel Lugo, dijo que escuchó golpes en algunas de las puertas de la casa de Castro, que tenían bolsas de plástico en las ventanas en lugar de cristales, en noviembre de 2011.

Lugo dijo que los agentes tocaron en la puerta principal, pero nadie respondió. “Caminaron a un costado de la casa y luego se fueron”, señaló.

Los vecinos también dijeron que a veces veían a Castro irse caminando con una niña pequeña a un área de juegos infantiles en el vecindario. Y Cintrón recordó que una vez vio a una niña pequeña que se asomaba por la ventana del ático de la casa.

Las tres mujeres, que parecían gozar de buena salud, fueron trasladadas a un hospital para que se les evaluara y se reunieran con sus familiares. Fueron dadas de alta del Centro Médico Metropolitano el martes por la mañana. La policía dijo que fueron trasladadas a un lugar en los suburbios cuya ubicación no fue revelada.

El martes la agencia Efe reportó que las tres jóvenes habrían estado embarazadas y abortado varias veces durante su cautiverio por las violaciones y golpes de los secuestradores, según fuentes policiales cercanas a la investigación citadas por medios locales.

Según el canal de televisión local WKYC-TV de Cleveland, que citó fuentes policiales, reportó Efe, habría habido “múltiples” embarazos entre las jóvenes Berry, DeJesús y Knight. Aunque no precisaron la cifra, en algunos medios se habla de hasta cinco embarazos.

Asimismo, los investigadores están revisando el patio trasero de la casa donde se ha observado “tierra removida”.

Aunque todavía hay muchos detalles desconocidos con respecto al caso que conmocionó al país, la noticia del rescate de la jóvenes llenó de alegría a la comunidad.

Un letrero afuera de la casa de los padres de DeJesús decía “Bienvenida a casa Gina”.

Su tía Sandra Ruiz les dijo a los periodistas que pudo ver a las tres.

“Esas niñas, esas mujeres son tan fuertes”, afirmó. “Lo que hemos hecho en 10 años no es nada en comparación con lo que esas mujeres han hecho en 10 años para sobrevivir”.

Los investigadores celebraron la noticia casi tanto como los familiares.

“Para la familia de Amanda, para la familia de Gina, para la familia de Michelle, las oraciones por fin han encontrado respuesta. La pesadilla ha terminado”, dijo Stephen Anthony, director de la oficina del FBI en Cleveland. “Estas tres damas jóvenes nos han proporcionado la máxima definición de supervivencia y perseverancia. Ahora pueden empezar a sanar”.

“Las palabras no pueden describir la emoción que todos sienten. Sí, los profesionales de la policía sí lloran”, agregó.

El vecino Juan Pérez declaró a la cadena televisiva NBC que pocas veces vio a Castro o a nadie más en la vivienda.

“Yo creía que la casa estaba vacía. Pensaba que probablemente él tenía otra propiedad y sólo venía a ver que todo estuviera bien”, señaló Pérez. “Ni siquiera sabía que alguien vivía allí”.

Grito desesperado

El escape y rescate de las mujeres comenzó con un grito desesperado para solicitar ayuda.

Un vecino, Charles Ramsey, declaró a la televisora WEWS-TV que escuchó los gritos el lunes y vio a Berry, a quien no reconoció, tras una puerta que sólo se podía abrir lo suficiente como para permitir deslizar una mano. Ella intentaba salir a toda costa y pidió ayuda para contactar a la policía.

“Escuché gritos”, agregó. “Estoy comiendo mi (hamburguesa) McDonald’s. Salgo afuera. Veo a esta chica desesperada en su intento por salir de una casa”.

La vecina Anna Tejeda estaba sentada en su terraza con amigos cuando escucharon que alguien gritaba al otro lado de la calle y pateaba una puerta. Tejeda dijo que uno de sus amigos fue allí y le dijo a Berry cómo patear la mampara que cubría la parte baja de la puerta, lo que le permitió salir arrastrándose.

Tejeda dijo que Berry, vestida en piyama y sandalias viejas, estaba nerviosa y lloraba.

Knight desapareció en 2002 a los 20 años y ahora tiene 32, dijo la policía Berry fue vista por última vez a los 16 años el 21 de abril de 2003, cuando le llamó a su hermana para decirle que le iban a dar un aventón desde su trabajo en un restaurante Burger King.

Aproximadamente un año después, DeJesús desapareció a los 14 años mientras regresaba a su casa desde la escuela.

Berry tiene ahora 27 años, de acuerdo con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados. Las autoridades no proporcionaron la edad actual de DeJesús.

Más de Estados Unidos

  • CIDH: 18 muertes en 2013 por libertad de expresión

    Al menos 18 homicidios posiblemente relacionados con el ejercicio del derecho a la libertad de expresión fueron perpetrados el año pasado en el continente, denunció el jueves una relatoría especial de la Organización de los Estados Americanos.

  • NRA propugna ley nacional de porte de armas

    Ahora que la portación de armas ocultas con licencia es legal en los 50 estados, la convención anual de la NRA se centrará en lograr que las licencias emitidas en un estado sean válidas en todo el país.

  • Reclaman pago por agente muerto en aeropuerto LA

    La viuda y los dos hijos de un guardia de seguridad abatido el año pasado en un tiroteo en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles presentaron una reclamación de 25 millones de dólares contra el gobierno municipal de Los Angeles.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria