Conflicto sindical boliviano enfrenta a obreros e indígenas

 

AFP

El conflicto del mayor sindicato de Bolivia, la izquierdista COB, que lleva dos semanas en reclamo de mejores jubilaciones, corre el riesgo de radicalizarse desde este lunes con la movilización de organizaciones indígenas en defensa del gobierno de Evo Morales, que denunció afanes golpistas.

La izquierdista Central Obrera Boliviana (COB) cumple dos semanas una huelga de labores en el país, que se acata principalmente en los sectores de la minería estatal, la educación pública y las universidades, e incluye cortes esporádicos de ruta, para exigir al gobierno una jubilación con el 100 por ciento de sus salarios, mientras que el poder Ejecutivo dijo que el beneficio puede llegar hasta un 70 y 80 por ciento.

A pesar de la huelga, el sector de la empresa privada, la administración gubernamental, de alcaldías y gobernaciones, los mercados de abasto y el resto de los servicios públicos han trabajado con normalidad, según ha reportado el Ministerio de Interior.

Tras una pausa del fin de semana en la que conminó al gobierno a dialogar, la COB planea retomar sus protestas el lunes, anunció su dirigente José Luis Delgado.

La COB envió el sábado una carta al gobierno convocándolo a sentarse al diálogo, interrumpido hace una semana, cuando recrudecieron las protestas callejeras y se reportaron enfrentamientos con la Policía que dejaron una treintena de heridos en varias ciudades del país.

“Todas las organizaciones sindicales, confederaciones, centrales obreras departamentales han estado en reuniones para planificar la decisión del ampliado nacional (del viernes pasado) de masificar, fortalecer y radicalizar las medidas de presión”, dijo Delgado en entrevista con televisoras privadas locales.

Los sindicatos piensan concentrar sus reclamos en La Paz, sede de Gobierno, engrosando el número de manifestantes callejeros, y volver a hacer cortes de ruta hacia el este del país, como lo hicieron la semana pasada.

En esos días, en la cúspide de los conflictos, el presidente Morales, indígena e izquierdista, en el poder desde 2006 y con planes de postular a una segunda reelección en los comicios del próximo año, denunció afanes golpistas y llamó a sus bases electorales a defenderlo.

El pedido presidencial activó la decisión de organizaciones indígenas y campesinas y de trabajadores mineros agrupados en cooperativas privadas de contrarrestar las manifestaciones de la COB, también con marchas callejeras, en apoyo al mandatario.

“Vamos a defender pacíficamente este proceso de cambio y la democracia”, afirmó la líder de las mujeres campesinas de Bolivia, Juanita Ancieta, entrevistada por la radio privada Erbol.

Anunció para el lunes manifestaciones en las ciudades de La Paz y Cochabamba (centro), dos bastiones electorales del oficialismo, y para el jueves “una gran concentración en la sede de Gobierno” de indígenas y cultivadores de coca, aliados leales de Morales.

La posibilidad de movilizaciones tanto de sindicatos que piden mejoras en sus jubilaciones como de indígenas afines al gobierno motivó el temor de un enfrentamiento.

Delgado dijo que “esta convocatoria del gobierno a organizaciones sociales es para enfrentar las marchas de la COB (que) podrían derivar en hechos de violencia. Esta decisión irresponsable puede provocar un enfrentamiento entre hermanos de clase”.

El estatal Defensor del Pueblo, Rolando Villena, instó “a los dirigentes sindicales y al gobierno a dialogar” y expresó “preocupación por la posibilidad de que estas manifestaciones provoquen más violencia”.

El vicepresidente Alvaro García, en una entrevista este domingo con medios estatales de televisión, dijo que el gobierno está haciendo los máximos esfuerzos para atender los reclamos de una mejor jubilación y aseguró que con la propuesta oficial “los trabajadores podrían acceder a sus rentas con un 70 a 80 por ciento”.

Además, señaló que el pedido de la COB sólo beneficiará a los trabajadores que son un 20 por ciento de la población de 10 millones, mientras que el gobierno pretende ampliar este beneficio a campesinos y cuentapropistas.

Entre tanto, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, brazo derecho del presidente Morales, mandó una carta a los dirigentes de la COB para expresarles el deseo del poder Ejecutivo de dialogar, pero planteó suspender las protestas, según copia facsimilar entregada a la AFP.

Más de América Latina

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria