Miami-Dade

Ponen a la venta avión privado por bancarrota en Opa-locka

 

dsmiley@MiamiHerald.com

A la venta: un Bombardero Challenger jet de $12.6 millones que supuestamente se encuentra en el Aeropuerto Opa-locka.

A un precio de unos $7.5 millones, viene con cristal chino, toallas de mano y almohadas con monogramas, un minibar y una computadora portátil con mapas de navegación. También tiene algunos equipajes pesados.

El avión privado es producto de un caso de bancarrota Capítulo 11 y una larga batalla legal en la que se encuentran algunos de las más llamativas inmobiliarias de Miami. Las acusaciones incluyen demandas legales falsas, finanzas fraudulentas, amenazas físicas y oscuras tácticas legales de un abogado condenado y que prometió no practicar su oficio –todo expuesto en medio de un romance traicionero.

La disputa sobre el jet, revelada en años de demandas en las cortes, llevó a una amarga ruptura entre el inmobiliario de Miami Ugo Colombo, el magnate del Distrito del Diseño Craig Robins y la familia Soffer del hotel Fontainbleau. En una ocasión asociados y amigos en el sector más alto de los bienes raíces en Miami, el trío está ahora envuelto en una litigación mientras Colombo y Robins luchan por el jet, con los Soffer en el medio.

“Yo, honradamente, mirando hacia atrás en todo esto, cometí un error al involucrarme en primer lugar en esta demanda”, dijo Jeffrey Soffer en una declaración de hace tres años.

Antes de que las cosas se pusieran feas, Colombo y Soffer eran amigos cercanos. En la década de 1990, se asociaron en las torres Porto Vita en Aventura. También compartieron una afición por la búsqueda de emociones y correrían botes juntos. Soffer introdujo a Colombo en el salto de esquís.

Robins no era un asociado empresarial, pero fue lo suficientemente amistoso como para compartir un jet de $22 millones que Colombo adquirió a mediados del 2007 a través de UC Challenger LLC. Ellos rentaron el avión a sus compañías respectivas, Dacra de Robins y el Grupo CMC de Colombio, y contrataron a Turnberry Management de Soffer para administrar la aeronave.

Por un corto tiempo, Robins y Colombo compartieron felizmente el jet. Robins volaba el jet por todo el mundo.

Pero a finales del 2008, vino una cuenta de $200,000 que Robins se negó a pagar, y después de un mes, Turnberry presentó una demanda.

Jim Robinson, uno de los abogados de Colombo, dijo que la litigación comenzó y continúa porque Robins hizo una inversión a la que no podía hacer frente.

“Nuestra posición en la demanda está clara: el Sr. Robins mordió más de lo que podía masticar”, dijo Robinson. “Como resultado, él simplemente se apartó de Ugo. Esa es la realidad aquí. El se apartó de Ugo y lo dejó atascado con el avión”.

Robins dice lo contrario: Colombo estuvo de acuerdo en comprar la parte de la propiedad de Robins del avión en el 2008, sólo para negarse después que colapsó la economía –y luego de acumular una deuda de renovación que trató de pasarla a Robins.

“Ugo rompió su acuerdo con nosotros”, escribió Robins a Turnberry. “Sugeriría que no involucre a Turnburry en esta disputa”.

Cuando Turnberry presentó una demanda, Robins presentó una contra demanda. El caso se extendió por un año. Y las cosas se enredaron.

El 15 de diciembre del 2009, Jeff Soffer firmó un acuerdo con Robins en el que decía que Colombo ya había pagado la cuenta en el centro de la demanda. Turnberry estuvo de acuerdo en pagarle a Robins $300,000 y cooperar con cualquier investigación de Dacra.

Esa noche, Samuel Burstyn, un ex abogado defensor que aconseja a Colombo –o supuestamente se ocupa de sus asuntos legales tras bambalinas– envió un correo electrónico a un abogado de Turnberry. “Creo que estamos a punto de entrar en la dimensión desconocida”, dijo.

Luego del acuerdo, Jeffrey Soffer, su hermana Jackie Soffer y sus empleados explicaron en declaraciones juradas que demandaron a Robins como un favor a su amigo Colombo. Ellos dijeron que Colombo también financió en secreto la litigación y tenía entradas cambiadas de contabilidad de Turnberry para mantener su participación no registrada.

El propósito: obligar a Robins a continuar pagando la mitad de la deuda del avión mientras Colombo lo mantenía para su uso exclusivo.

Jackie Soffer dijo en una declaración jurada que Colombo se atemorizó cuando supo que Turnberry se estaba saliendo de la demanda de ambos.

“Ugo me dijo que si llegábamos a un arreglo no éramos sus amigos, éramos sus enemigos”, dijo ella. “Durante una de esas conversaciones, Ugo cambió el tema y preguntó si yo no estaba preocupada sobre los contratistas no pagados en el Fointainbleau de Miami Beach que dañaban físicamente a mi hermano, Jeff”.

Es más, Turnberry alegó que el “arquitecto de la persecución secreta de Colombo”, era Burstyn, un ex abogado defensor criminal y asociado empresarial de Colombo. Burstyn fue en el 2006 a una prisión federal después de declararse culpable de obstrucción a la justicia por ayudar a una pandilla de contrabando de mariguana y renunció permanentemente al Colegio de Abogados de la Florida.

Facturas de Kruger Kaplan, el representante contratado por Turnberry, mostraron que Burstyn había hecho al menos una docena de apariciones en llamadas de conferencia y revisiones. Correos electrónicos presentados como parte del acuerdo con Robins también mostraron correspondencia de Burstyn.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria