La industria del petróleo en el sur de la Florida

 
ENCUESTA:
¿Estás de acuerdo en que se exploten nuevos pozos petroleros en el sur de Florida?

Cmorgan@MiamiHerald.com

La industria del petróleo está preparada para resurgir en el Sur de la Florida.

Alimentada por los precios elevados del petróleo, las técnicas más eficientes de perforación y la promesa de reservas no descubiertas, aunque también muy poco probadas, al menos media docena de compañías planean ampliar sus exploraciones a lo largo del sureste de la Florida.

Ellas han gastado entre $10 millones y $20 millones en los últimos años, según un estimado de un ejecutivo de la industria, para comprar derechos minerales que cubren grandes franjas de los condados Collier, Lee y Hendry.

Ahora, perforar es recuperar, con compañías que reviven campos por largo tiempo abandonados y pozos de baja producción dentro y alrededor de la Gran Reserva Big Cypress, el centro histórico de operaciones petroleras que datan de 70 años atrás. Ellas también intentan dar un impulso en la exploración de pozos que pueden tener petróleo en nuevas áreas, como una granja de tomates en Immokalee y las afueras de los suburbios de Naples.

Esto es como una gota en el barril comparado con los auges del oro negro que la controvertida práctica de “fractura hidráulica” ha generado en sitios una vez oscuros en Texas, Dakota del Norte y otros estados. Según los estándares de la modesta y en su mayoría desconocida industria petrolera del Sur de la Florida, esto se perfila como el mayor –y el más preocupante para los ambientalistas– repunte en el interés y las inversiones en décadas.

“El precio del petróleo ha estimulado a las personas a regresar y volver a ver a la Florida”, dijo Tom Jones, vicepresidente ejecutivo de Collier Resources Co., un importante actor como dueño de derechos de gas y minerales en 800,000 acres en la región. “Había muchos datos sobre la Florida. Las personas revisan esos viejos datos, reanalizándolos y mirándolos desde diferentes ángulos”.

Jones destacó que podría tomar varios años de trabajo exploratorio el determinar si los planes de las compañías en zonas más profundas prueban ser rentables. Pero Murray Grigg, presidente de Kerogen Exploration, con sede en Houston, que ha adquirido derechos minerales en unos 156,000 acres de otros dueños y espera perforar al menos cuatro pozos en los próximos años, se muestra optimista.

“Cualquiera que esté aquí, obviamente cree en ello lo suficiente como para invertir su dinero”, dijo Grigg. “El negocio del petróleo no es un juego de azar. El negocio del petróleo es un riesgo calculado. Todos anticipamos que habrá algunos nuevos pozos comercialmente viables”.

Aunque la industria ha enviado señales mixtas, la mayoría de los expertos también insisten en que los perforadores no tendrán que acudir a la fractura hidráulica. Se ha empleado en muchos estados para abrir densos depósitos de pizarra bituminosa con inyecciones a presión de agua, arena y sustancias químicas. La técnica, que ha producido esporádicamente efectos colaterales dañinos como contaminar el manto acuífero y pequeños terremotos, nunca se ha probado en la porosa y quebradiza piedra caliza del Sur de la Florida.

Ed Garret, administrador del programa de petróleo y gas del Departamento de Protección Ambiental de la Florida, dijo que ninguno de los que perfora en la actualidad ha preguntado sobre la fractura hidráulica. El no cree que ese paso, que aumenta considerablemente los gastos, sea necesario en la roca de carbonato que es generalmente porosa. “Ellas están naturalmente fracturadas”, agregó.

Por el momento, grupos ambientalistas esperan para ver dónde estarán los pozos, cuán grandes se tornarán las operaciones y cómo impactarán las aguas subterráneas y una vida salvaje en que existen panteras de la Florida, osos negros y gansos salvajes, así como otros animales en peligro de extinción. Mientras han tenido poco que objetar con las operaciones de perforación, mayormente ocultas en la pantanosa reserva Big Cypress, las propuestas pasadas para expandir ampliamente la industria en los Everglades occidentales enfrentaron una fuerte resistencia pública y política.

La última gran compañía, Shell Oil, se retiró a comienzos de la década de 1990 luego de una intensa respuesta negativa. Una década después, Collier Resources también retiró una propuesta para una gran ampliación de pruebas sísmicas y perforaciones exploratorias en Big Cypress.

En esta ocasión, compañías poco conocidas y de tamaño medio hacen el trabajo preliminar, al conseguir los permisos de perforación fuera de las áreas de vida salvaje como la reserva y el adyacente Refugio Nacional de la Vida Salvaje de la Pantera de la Florida.

Por ejemplo, la Compañía Dan A. Hughes, que se ha asociado con Collier Resources, ha perforado un pozo en un campo de tomates en Immokalee y anteriormente este mes solicitó permisos estatales para dos pozos a una milla del suroccidental Golden Gates Estates, una subdivisión del límite rural de Naples. Kerogen y otras compañías también compran derechos de superficie –también necesarios para instalar un taladro y perforar un pozo– en áreas con pocos residentes cercanos como canteras y ranchos.

“Nuestra idea era desarrollar áreas que no fueran ambientalmente sensibles”, dijo Henry Kremers, principal operativo de Hughes, que tiene su sede en Beeville, Texas. “Perforamos en tierras agrícolas. Vamos a ver si hay algo allí antes de seguir adelante”.

Sin embargo, los ambientalistas están preocupados con el efecto dominó del desarrollo industrial –desde el ruido de las pequeñas explosiones y los “camiones tambor” que se usan en la exploración sísmica, al tráfico intenso, los molestos derrames y la construcción de feos pozos, bombas y patios de tanques.

“Estamos preocupados”, dijo Eric Draper, director ejecutivo de Audubon Florida, quien es dueño de Corkscrew Swam Sanctuary, una reserva prístina de 14,000 acres cerca del pozo de Hughes en Immokalle. “Vamos a prestar una atención cuidadosa a lo que hacen Hughes y Collier Resources”.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria