La escasez en el centro de la vida en Venezuela

 

Especial para El Nuevo Herald

A Miriam Guerra, una zuliana de 50 años, no le sorprende la falta de papel higiénico en Venezuela. Desde que se mudó a Caracas hace 25 años, se casó, tuvo dos hijos y ha enfrentado los rigores de la escasez con una mezcla de buen ánimo y resignación.

Pero en los últimos cuatro años Miriam asegura que la situación del desabastecimiento se ha agravado. Su madre, que vive en Maracaibo, la pasa aún peor, porque el régimen venezolano ha establecido un sistema de distribución de los alimentos básicos que destina la precaria producción local y las importaciones a llenar los anaqueles de los supermercados y abastos de la capital del país en detrimento de la provincia.

Todos los meses Miriam separa parte del dinero que gana como trabajadora de servicio doméstico para enviar a Maracaibo una compra de artículos de primera necesidad: aceite vegetal, papel higiénico, harina precocida de maíz, azúcar, café, margarina o arroz. Si su madre, una mujer que ya pasa de los 70 años de edad, desea adquirir algunos de esos productos por estos días en esa ciudad, debe hacer colas enormes sin garantía de que al final de la tarde, cuando toque su turno, podrá conseguir lo que tanto ha buscado. La otra solución es adquirirlo a vendedores informales a precios cuatro veces más altos que los regulados.

La fantasía de la revolución socialista que tanto soñó Hugo Chávez comienza a hacerse realidad en esas pequeñas historias.

“El socialismo se construye a partir de la escasez”, dijo hace cuatro años el ministro de Planificación, Jorge Giordani, en una entrevista con El Universal.

Los venezolanos que tienen la oportunidad de viajar al exterior entran a los supermercados y envidian la variedad de marcas y productos. Algunos mandan fotografías a través de las redes sociales. Otros, más provocadores, muestran los rollos de papel higiénico cuando conversan a través de Skype con sus atribulados parientes en el país. La Venezuela socialista es un gran anaquel vacío. Aquí escasean cíclicamente los vehículos de último modelo, los repuestos para los vehículos, los productos de primera necesidad, las medicinas o los pañales para los recién nacidos. Se raciona la electricidad y faltan insumos para construir viviendas.

La razón es el colapso del control de cambios instaurado por el gobierno de Hugo Chávez en febrero del 2003 como una respuesta a la parálisis de la industria privada entre diciembre del 2002 y febrero de ese año. Fue una medida de corte político que se ha mantenido en el tiempo en parte porque el gobierno ha considerado que al restringir la oferta de dólares limita el margen de maniobra de la empresa privada para financiar a sus adversarios, o porque así se beneficia la producción nacional.

Pero ha ocurrido todo lo contrario. Para los empresarios es mucho más atractivo importar o simular que se importa con dólares preferenciales –que valen 6.30 bolívares, el 25 por ciento de la cotización en el mercado negro– antes que arriesgarse a producir bienes no competitivos en cuanto a precios.

La crítica situación del abastecimiento, que de acuerdo al Banco Central de Venezuela alcanzó a 21 por ciento en los primeros cuatro meses del año, llevó al gobierno de Nicolás Maduro a buscar un responsable antes de hacer un mea culpa y a lanzar la idea de que la empresa privada, con el objeto de aumentar sus ganancias, no estaba produciendo al tope de su capacidad. El elegido fue el presidente de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza. Pero este empresario, poseedor de la segunda fortuna del país y ocupante de la casilla 329 de la lista Forbes de millonarios, se adelantó al régimen y dio un golpe de opinión que obligó a Maduro a retroceder.

Alimentos Polar maneja el 48 por ciento de la capacidad instalada de producción de harina y produce al cien por ciento. Las empresas del Estado tienen el 52 por ciento de la capacidad instalada pero sólo producen al 40 por ciento de su potencial. “La aritmética es sencilla: si las empresas estatales utilizaran el 100 por ciento de su capacidad, la oferta disponible de harina precocida de maíz se incrementaría en un 31.2 por ciento, eliminando el problema de la escasez”, razonó Alayón en el artículo citado.

La escasez en Venezuela es consecuencia también de una política de Estado que pretende acorralar al sector privado, de la expropiación a diestra y siniestra de más de 7 millones de hectáreas hasta abril del 2012, según cálculos del entonces ministro de Agricultura, Elías Jaua, y de un gasto público exorbitante, que el año pasado, cuando se celebraron las elecciones presidenciales, llevó a este país a importar $77,000 millones. Además, desde el 2005 el Estado decidió desplazar a las empresas que producían alimentos para asumir el control de un sector considerado estratégico por el régimen. Al liquidar la producción nacional y despreciar la contribución del sector privado, un gobierno sin dinero se ha visto casi de manos atadas para resolver el problema del desabastecimiento.

Para estimular la producción el gobierno decidió la semana pasadqa aumentar los precios regulados del pollo, la leche y la carne en 20 por ciento. Esa medida es insuficiente para corregir un problema crónico, que sólo se resolvería si el chavismo aceptara revisar la viabilidad de su modelo. Parece difícil: alguna vez el presidente Chávez dijo que las empresas del Estado no tenían como objetivo ganar dinero o ser autosustentables.

Por esa razón el patrón de compra de los venezolanos ha cambiado. Carolina Salas, un ama de casa de clase media profesional, hace varios viajes a la semana al supermercado para completar los insumos de su familia. La semana pasada tuvo que suspender la fiesta de su esposo en casa porque no había papel higiénico suficiente. Pensaba invitar a cuatro parejas. Tuvo que cambiar de planes y reservar una mesa en un restaurante para que la celebración no pasara por debajo de la mesa.

Más de Venezuela

  • Calma en Venezuela luego de protestas vespertinas

    El municipio capitalino de Chacao amaneció el sábado en calma luego de tres días sucesivos de enfrentamientos entre manifestantes y policías nacionales y que obligaron a suspender varios actos religiosos esenciales con motivo de la Semana Santa.

  • ALBA tilda de ‘injerencista e ilegal’ al ‘Twitter cubano’ creado por EEUU

    La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) repudió este sábado el proyecto ZunZuneo, también conocido como el “Twitter cubano”, una red social que creó en Cuba la Agencia para el Desarrollo de los EE.UU. (USAID) y que el bloque consideró “subversivo, injerencista e ilegal”.

  •  

El presidente Nicolás Maduro asumió el poder el 19 de abrul del 2013 y un año está acosado por los problemas económicos y las protestas.

    Nicolás Maduro cumple un año al frente de una Venezuela en crisis

    Los problemas económicos y la violencia acosan al presidente de Venezuela Nicolás Maduro y atizan las protestas contra su gobierno, un año después de haber asumido con la promesa de mantener el legado de su mentor Hugo Chávez y frenar la inflación y el crimen.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria