El secuestro fiscal hace estragos en la Miami

 
 

Los recortes de presupuesto derivados del secuestro fiscal se han hecho sentir en la mayor lentitud de los controles de segurudad de los aeropuertos
Los recortes de presupuesto derivados del secuestro fiscal se han hecho sentir en la mayor lentitud de los controles de segurudad de los aeropuertos
PEDRO PORTAL / Pedro Portal

dhanks@MiamiHerald.com

Rosanna Taveras calculaba que los recortes presupuestarios federales del llamado secuestro pasarían inadvertidos para Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Miami.

Pero Taveras, directora de la agencia, cerrará el programa de Miami Gardens que sirve unas 30 comidas calientes al día a los ancianos residentes de un edificio de apartamentos.

“Para ser honesta con usted, no pensé que íbamos a cortarlo”, dijo Taveras. “Pero al comienzo del mes de abril, me di cuenta de que tenía que cerrar algo”.

El cierre del programa de almuerzos gratuitos del edificio Santa Mónica para ancianos, programado para el viernes, refleja una serie de efectos en cadena causados en el sur de la Florida por el secuestro, un conjunto de recortes de gastos por un total de $85,000 millones provocados por el fracaso de la Casa Blanca y el Congreso para ponerse de acuerdo sobre un plan de reducción del déficit.

Aunque los aeropuertos del país atrajeron la mayor parte de la atención en la cuestión del secuestro, a los recortes se les está atribuyendo la culpa de una serie de pequeñas reducciones en todos los niveles de gobierno, que afectan principalmente a los ancianos y los pobres.

Tan sólo la semana pasada, el condado de Miami-Dade emitió un recuento de los costos estimados del secuestro en sus operaciones, y el grueso de la suma de $12 millones proviene de un total de $9.5 millones en reducciones a la seguridad y la inmigración en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA). Más allá de los efectos de alto perfil sobre el aeropuerto, el resumen de la oficina del alcalde Carlos Giménez muestra recortes menores a los servicios sociales, incluyendo $730,000 en estipendios para ayudar a los pobres a pagar sus facturas de servicios públicos, y $25,000 de la oficina del condado para la asistencia a víctimas.

La situación ofrece la primera visión detallada del efecto estimado del secuestro en Miami-Dade, el mayor condado de la Florida. Con el secuestro a punto de entrar en su tercer mes, el efecto dominó de los cortes federales aún no ha sido plenamente medido o estimado por los gobiernos locales que dependen de Washington para subvencionar programas e instalaciones.

Kayla Olsen, directora de presupuesto del condado de Broward dijo que “estamos tratando de componer algo similar”.

La contabilidad de Miami-Dade muestra que el MIA perdió un total de $3.5 millones en inspectores federales de seguridad y $6 millones en trabajadores de aduanas, cortes por los que los funcionarios locales ya han culpado a los caóticos primeros días del secuestro en marzo, cuando los retrasos en la terminal internacional del aeropuerto desembocaron en esperas de cuatro horas para dejar libres las aduanas y los pasajeros se veiron obligados a acampar en el auditorio del MIA mientras esperaban un vuelo de reemplazo.

La congestión y los retrasos están más cerca del nivel que tenían antes de los recortes gracias a una desaceleración natural en los viajes al extranjero en esta época del año, dijo Gregory Chin, portavoz del MIA. Pero como la temporada de vacaciones de verano se iniciará oficialmente este fin de semana, Chin dijo que los recortes federales se reflejarán una vez más en grandes demoras.

“El verano va a ser difícil si esto no cambia”, dijo Chin.

Lanzado oficialmente el 1 de marzo, se espera que el secuestro reduzca el gasto federal en un 3 por ciento, a pesar de que los recortes obligatorios son de alrededor del 8 por ciento para los gastos de defensa y de un 5 por ciento para los programas nacionales afectados, de acuerdo con un análisis realizado por el Centro de Presupuesto y Prioridades de Políticas.

La reducción es lo suficientemente pequeña como para que algunos líderes republicanos hayan suscrito el programa como un último recurso para reducir finalmente los gastos de Washington, mientras que sus homólogos demócratas sostienen que la pérdida de fondos federales es una forma severa de evitar impuestos más altos para los ricos.

Con el enfrentamiento de Washington, los gobiernos locales y las organizaciones no lucrativas están manejando recortes a corto plazo al mismo tiempo que calculan la cantidad de dinero que les costaría un secuestro prolongado.

En Miami-Dade, las estimaciones de recortes modestos de gastos para este año son seguidas por otras mayores el año que viene. Un programa de tratamiento por drogas que perdería $31,000 en el año fiscal que termina en octubre, está en camino de perder $116,000 al año siguiente.

Un retroceso extendido en los fondos federales también dará a las agencias menos opciones más allá de sus cortes iniciales de ahorro. La organización local de Miami-Dade encargada de distribuir los fondos federales reservados para la atención médica de los ancianos, pensó inicialmente que tendría que reducir su presupuesto para alimentos en cerca de $1 millón este año. Pero en las últimas semanas, el personal encontró una manera de restaurar unos $250,000, después de haber devuelto las subvenciones de proveedores que en última instancia no podían producir las comidas como se había prometido, dijo Max Rothman, presidente de la Alianza para las Personas de Edad.

Miami-Dade estimó que sus recortes de $89,000 de la Alianza, que administra los fondos federales para la Florida, equivaldrían a una reducción de alrededor de 15,000 comidas servidas en los centros para ancianos y otros lugares de reunión, y en alrededor de 1,800 comidas suministradas a los hogares de la tercera edad. Pero Rothman dijo que el condado le notificó la semana pasada que cerca de la mitad del dinero le será restablecido a Miami-Dade.

Incluso aunque las reducciones son menores de lo previsto, Rothman dijo que las agencias que dependen del dinero de la Alianza para cubrir los costos de alimentos tienen pocas opciones, aparte de reducir el servicio. “Cuando sucede algo como esto y uno no está particularmente preparado para ello”, dijo, “no se puede hacerlo todo”.

Servicios Comunitarios Judíos perdió cerca de $60,000 de la Alianza, pero su presidente, Fred Stock, dijo que logró recaudar esa suma de donantes privados para llenar el vacío. Pero calificó eso de arreglo temporal. “Hay que entender algo: tengo que cubrir eso todos los años”, dijo.

Para Caridades Católicas, la pérdida de $45,000 de la Alianza significó un recorte del 5 por ciento en el presupuesto de $800,000 de la agencia sin fines de lucro para dar de comer a las personas mayores. Cuando vio por primera vez la cifra a principios de marzo, dijo Taveras, pensó que podía reducir horas del personal o comidas a todo lo largo de las ocho localidades de la organización donde se distribuyen comidas calientes de lunes a viernes a las personas mayores. Taveras dijo que rápidamente se dio cuenta de que tendría que renunciar a la ubicación vista como la menos esencial, y Santa Mónica fue la perjudicada.

Cada día, cerca de 30 personas de la torre de Santa Mónica en la cuadra 3400 de NW 189th St., bajan al comedor para comer. Taveras dijo que la mayoría son lo suficientemente independientes como para cocinar por sí mismas en sus apartamentos, pero que el almuerzo gratis les daba una excusa para socializar y los ayudaba a estirar su presupuesto de comestibles.

Cuando les dijo a los residentes de la clausura, prevista para el viernes, Taveras dijo que tomaron la noticia mejor que ella.

“Yo estaba devastada”, dijo. “Ellos estaban tristes. Pero entienden que se trata de lo que está pasando con la economía, y todas esas cosas. Ellos dijeron: ‘Agradecemos los servicios por el tiempo que nos los han dado’”.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria