Ola de terror deja 58 muertos en Irak

 
 

Varios iraquíes sujetan mangueras para tratar de apagar el fuego causado por un coche bomba en  Bagdad el lunes.
Varios iraquíes sujetan mangueras para tratar de apagar el fuego causado por un coche bomba en Bagdad el lunes.
STR / EFE

/ AFP

Una serie de atentados con bombas en la región de Bagdad y en el norte del país dejó el lunes un saldo de por lo menos 58 personas muertas, en una nueva oleada de violencia que genera aguda preocupación por tratarse de un país que salió hace pocos años de un brutal conflicto.

Las bombas se centraron en áreas chiitas, especialmente en Bagdad, y deben aumentar todavía más la creciente tensión confesional en un país donde una minoría sunita acusa al gobierno de haberlos marginalizado.

Con los ataques de este lunes, casi 1,000 personas murieron de forma violencia en Irak en menos de dos meses, en un verdadero baño de sangre que las autoridades parecen incapaces de detener.

En esta jornada, más de una docena de atentados con bombas en la región de Bagdad dejaron por lo menos 55 muertos y 187 heridos, según informaron médicos y fuentes de seguridad.

Dos de los atentados, donde se utilizaron automóviles cargados con bombas, fueron realizados en Habibiyah, no lejos de un estadio donde la selección de fútbol de Irak disputaba un partido amistoso contra el seleccionado de Liberia.

“Los guardias están allá, y un automóvil estalló aquí. ¿Cómo podemos entender esto? Este es un estado en ruinas”, se quejaba Fadhel Hanoun, un vendedor de autos usados en medio de la destrucción provocada por una de las bombas.

A su lado, otro hombre gritaba: “Este ha sido una operación organizada con cuidado. Los retenes de la policía no sirven para nada, no chequean ninguno de los automóviles que pasan”.

Por el momento, ningún grupo asumió la responsabilidad por los ataques, pero militantes sunitas ligados a la red Al Qaida regularmente detonan explosivos contra objetivos chiitas, en una tentativa por aumentar todavía más las tensiones y minar la confianza en las fuerzas de seguridad.

Casi simultáneamente con los estallidos se registraron intensos intercambios de disparos en la provincia de Kirkuk, donde murieron un miliciano anti Al Qaida y un operador privado de energía eléctrica. En tanto, una bomba colocada junto a una carretera en la norteña ciudad de Mosul provocó la muerte de un coronel de la policía.

La región autónoma iraquí del Kurdistán desea incorporar a su territorio la zona de Kirkuk (rica en petróleo), interés que genera intensas objeciones del gobierno central, en una disputa que diplomáticos y analistas señalan como una de las mayores amenazas a la estabilidad del país.

Las áreas en el norte de Irak donde se registraron ataques son la base de una substancial población sunita, una comunidad que durante meses ha realizado manifestaciones de protesta contra el gobierno, al que acusa de discriminación.

Aunque el gobierno ha hecho algunas concesiones para reducir las protestas y a los sunitas en general, como la liberación de prisioneros o el aumento de salarios a los sunitas que combaten a Al Qaida, problemas centrales aún tendrán que ser resueltos.

Un ataque realizado por fuerzas de seguridad contra manifestantes el pasado 23 de abril, que dejó decenas de muertos, agudizó las tensiones.

Analistas indican que recientes decisiones gubernamentales, como la negativa a hacer cualquier concesión a los manifestantes, alimentan a los grupos militantes de la oposición y les permite a manipular a una comunidad claramente desilusionada.

Esta inestabilidad marcada por oleada de violencia hace elevar los temores de que la guerra civil en la vecina Siria pueda trasladarse a Irak y hunda al país en una nueva crisis.

La semana pasada, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ordenó “cambios” al frente del aparato de seguridad para responder a la oleada de violencia.

Más de El Mundo

  • Sigue la búsqueda de casi 300 surcoreanos tras el naufragio

    Los equipos de rescate de Corea del Sur continúan este miércoles la búsqueda a la desesperada de los 288 desaparecidos, la mayoría estudiantes de bachillerato, en el trágico naufragio de un barco de pasajeros en la costa suroeste del país.

  •  

En esta foto suministrada por Naciones Unidas, el exembajador de Nueva Zelanda Colin Keating habla en una sesión abierta del Consejo de Seguridad en Naciones Unidas el miércoles 16 de abril de 2014. Keating, quien presidía el Consejo de Seguridad en abril de 1994, se disculpó el miércoles por la negativa del organismo a reconocer que estaba ocurriendo un genocidio en Ruanda y por no hacer nada para detener la matanza de más de un millón de personas.

    Disculpa en la ONU por genocidio en Ruanda

    El diplomático hombre que presidía el Consejo de Seguridad de la ONU en abril de 1994 se disculpó el miércoles por la negativa del grupo a reconocer que en Ruanda estaba ocurriendo un genocidio y por no haber hecho algo para detener la matanza de más de un millón de personas.

  • Nigeria: Liberan a estudiantes secuestradas

    Decenas de estudiantes secuestradas por extremistas islámicos en una escuela del noreste de Nigeria ya están libres, informó el miércoles el ejército nigeriano.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria