Guiarán gigantescos buques en el Canal de Panamá

 

EFE

Dirigir un barco a lo largo de los 80 kilómetros del Canal de Panamá es una tarea de alta precisión que solo el tres por ciento de sus más de 10,000 empleados están capacitados para cumplir, y que será aún más compleja a partir del 2015 con la ampliación de la vía interoceánica.

Casi 100 años después de iniciadas las operaciones del Canal, construido entre 1904 y 1914 por Estados Unidos, el equipo de “prácticos”, los pilotos que llevan los barcos por la vía acuática, se preparan para maniobrar los gigantescos buques “pos panamax” que a partir del 2015 transiten con hasta 13,000 contenedores.

Actualmente, el barco “panamax” más grande que puede cruzar lleva “hasta 4,500 contenedores”, dijo el presidente de la Asociación de Pilotos del Canal, el capitán Rainiero Salas.

En las esclusas actuales, el barco más grande que puede pasar puede tener hasta 294 metros de largo y 32 de ancho, con un peso de 45,000 toneladas, un tercio de los que se esperan a partir del 2015.

Desde que el primer práctico del Canal, el capitán griego John Constantine, dirigió el primer tránsito, por la vía han pasado unos 1.03 millones de embarcaciones, de acuerdo con cifras de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Esa labor de los prácticos a lo largo de la historia de la ruta que une el Atlántico y el Pacífico les ha llevado a pasar buques de guerra, submarinos nucleares, yates, veleros como el “Juan Sebastián Elcano” de la Armada española e inmensos cruceros, entre otros.

Además, dijo Salas, en el tercer juego de esclusas que se construye se eliminará el uso de las locomotoras que a ambos lados de las otras dos existentes ayudan a dirigir los barcos, y en las nuevas solo se emplearán remolcadores.

Los pilotos también tendrán que aprender a “recostar” los inmensos buques a un lado de la esclusa, apoyados en las defensas del muro, para “deslizar” los barcos, que pueden llegar a tener un largo de 366 metros y 48 de ancho, por 15 metros de calado o profundidad del casco bajo el agua.

Esto se hará seis veces, tres en cada escalón de la esclusa, en Gatún (Atlántico) o Miraflores (Pacífico), donde los barcos suben o bajan 25.75 metros para poder transitar el lago Gatún y el Corte Culebra para llegar al otro lado.

A ello se agrega otro detalle nuevo, explicó Salas, pues al llegar a Gatún rumbo sur-norte, la nueva esclusa no tendrá el muro de aproximación que sí se construirá en la de Miraflores y que existe en las actuales, por un asunto de profundidad del lago, lo cual será “otro reto” para la pericia de los prácticos.

El directivo consideró probable que los tránsitos sean “más lentos”, sobre todo al principio, de las diez horas que ahora toman.

Los prácticos del Canal suman hoy un total de 286, con una sola mujer entre ellos, Vilma Graciela Romero Pérez, y del total, 268 son pilotos y los demás se reparten entre gerentes, supervisores e instructores.

Es la fuerza laboral mejor pagada de los 10,000 empleados del Canal, excluyendo a los altos directivos, y una garantía de “eficiencia”, ya que el número de incidentes en la navegación no supera el 0.14 por ciento de los 13,000 tránsitos anuales del Canal.

El capitán Álvaro Moreno, secretario de la Asociación de Pilotos, precisó que sólo quedan 15 prácticos estadounidenses en el Canal, la edad promedio es de 48 años y su vida laboral puede ser de hasta cuatro décadas, como es el caso de Salas, siempre y cuando pase los exámenes médicos y se mantenga en constante preparación.

El primer práctico panameño del Canal fue Jeremías De León, quien se estrenó en estas tareas en mayo de 1975, y ya está jubilado.

Pese a que falta poco para que el Canal ampliado entre en operación, Salas y sus colegas dijeron que no saben si se contratarán más prácticos, aunque aseguraron que en Panamá ya hay suficientes marinos preparados para asumir esta labor.

El 31 de diciembre de 1999, cuando Estados Unidos transfirió el Canal a Panamá, unos cien prácticos extranjeros quedaron trabajando en la ruta, de acuerdo con informes oficiales de la época, porque en aquellos años aún no había los profesionales panameños necesarios para completar el relevo.

La ACP informó a Efe de que “hasta el momento han sido capacitados 109 prácticos y 42 capitanes de remolcador” en el Centro de Simulación, Investigación y Desarrollo Marítimo (SIDMAR) “en componentes, tanto del Canal actual, como en las necesidades a partir de su gran proyecto de ampliación”.

Más de Boletín América Latina

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria