Nueva demanda por abuso sexual contra Arquidiócesis de Miami

 

dnoriega@MiamiHerald.com

Una nueva demanda contra la Arquidiócesis de Miami alega que el sacerdote encargado de la escuela católica St. Andrew en Coral Springs encubrió abusos sexuales por parte de un profesor que ocurrieron a lo largo de varios años.

El supuesto abusador, el venezolano Miguel Cala, está sirviendo una condena de 23 años como resultado de varios casos en los cuales abusó de niños durante clases de música en sus casas. La nueva demanda declara que Cala también violó repetidamente a un niño en la misma escuela St. Andrew’s entre los años 2006 y 2010, comenzando cuando el niño tenía 6 años. El abuso presuntamente incluyó sodomía y sexo oral.

Según la demanda, el sacerdote de la iglesia de St. Andrew y administrador principal de la escuela, el padre George Puthusseril, vió a Cala abusando del niño pero no reportó la mala conducta. En vez, instó al niño a que no les dijera nada a sus padres.

Puthusseril fue ascendido al rango de monseñor en la Arquidiócesis de Miami en enero pasado.

Jeff Herman, el abogado que representa al niño y a sus padres, dijo en una declaración que “hubo oportunidades para que la arquidiócesis y la escuela de St. Andrew protegieran a los niños de los abusos de Cala, pero optaron por no tomar la decisión más segura” con respecto a los menores.

En una rueda de prensa el martes frente a la Corte del Condado Broward, Herman también presentó una declaración escrita de la madre del niño.

“Habíamos confiado en que nuestro hijo estaba a salvo en St. Adrew Catholic School, rodeado por un personal de católicos cariñosos que tenían los mejores intereses de nuestra familia en mente”, dice la declaración. “En vez de eso, perjudicaron a nuestro hijo, encubrieron los abusos y dejaron que continuaran por muchos años”.

Mary Ross Agosta, vocera de la Arquidiócesis de Miami, respondió en una declaración en la que afirmó que, “como en todas las demandas, la Arquidiócesis de Miami y su personal han cooperado completamente con la Oficina del Sheriff de Broward en su investigación del señor Cala”.

La declaración tambien dice que el padre Puthusseril “ha declarado bajo juramento que no tenía ningún conocimiento de abusos sexuales por parte de Cala mientras que este fue profesor en St. Andrew”. La declaración cita al padre Puthusseril reiterando que “todo lo que dice la demanda acerca de mi conocimiento de los abusos es falso”.

La arquidiócesis ha estado involucrada en escándalos de abuso recientemente, muchos de los cuales involucran casos civiles presentados por Herman. The Miami Herald reportó en octubre del año pasado que Herman ha presentado más de 100 demandas contra la Arquidiócesis de Miami, llevando a pagos de decenas de millones de dólares.

En la nueva demanda, Herman acusa a la arquidiócesis de sistemáticamente “aceptar, proteger y encubrir su conocimiento de depredadores sexuales”. La demanda menciona a siete sacerdotes que supuestamente mantuvieron sus puestos a pesar de tener querellas documentadas de abuso en sus archivos.

Aunque Cala no era sacerdote, como profesor en St. Andrew tenía acceso constante a niños menores de edad. Según la demanda, los administradores de la escuela ignoraron varias señales de alarma, incluyendo advertencias por parte de una pediatra de la escuela acerca de la conducta de Cala hacia sus estudiantes.

La arquidiócesis recibió señales de las tendencias peligrosas de Cala comenzando en el año 1998, dice la demanda, cuando era un seminarista en St. John Vianney Seminary en Miami. Ahí, le confesó a su asesor espiritual que se masturbaba pensando en fantasías de sexo con niños.

A pesar de estas y otras advertencias, la arquidiócesis contrató a Cala para trabajar con niños.

El abogado que representó a Cala en los casos que llevaron a su encarcelamiento no respondió a una llamada pidiendo comentario acerca de las nuevas acusaciones.

La víctima en la nueva demanda se mantuvo en silencio sobre las violaciones durante varios años, dijo Herman durante la rueda de prensa. Pero después de que comenzó a sufrir de inestabilidad psicológica, sus padres buscaron ayuda, lo cual lo llevó a revelar su memoria de los abusos.

“Miguel Cala nos robó a nuestro hijo cuando era muy joven y causó daños irreparables a toda nuestra familia”, dice la declaración de la madre de la víctima. “Nuestro hijo luchó mucho manteniendo este secreto durante tantos años, y sigue luchando después de finalmente revelarlo”.

Herman dijo que espera que la demanda atraiga la atención de otros padres cuyos hijos estudiaron con Cala. “Los padres no estaban concientes de que esto estaba ocurriendo”, señaló. “Hay una gran preocupación de que pueda haber otras víctimas”.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria