Línea de imigración: Shalom! Hay caminos bajo las arenas del desierto...

 

Especial para El Nuevo Herald

El motivo de la presente es agradecerle desde esta tierra prometida todo lo que hace por los inmigrantes y ojalá que Dios le de larga vida, porque creo, después de haber vivido muchos años en Miami, que la clase de hombres y profesionales como usted son pocos, contados con los dedos.

Paso a preguntarle. Soy ciudadano israelí, nacido en Argentina, pasé muchos años en Estados Unidos por razón de mi trabajo, y ahora hace 6 años estoy de regreso en mi país maravilloso lleno de historia increíbles. Estoy volviendo a Miami con mi mujer israelí sabra al tener un contrato por 3 años de una empresa americana., ¿Ella podrá pedir la visa de estadía mientras dure mi contrato y será que ella podrá trabajar? Tiene la posibilidad de hacerlo en un colegio en Miami dando clases de hebreo.

Desde ya, muchas gracias , lo he leído desde siempre, y lo seguiré haciendo porque, además de aprender, es muy agradable leer sus dichos. Ojalá tenga noticias suyas, y será un verdadero honor llegar a Miami y con mi mujer invitar a usted y a su encantadora señora a tomarnos un rico cafecito, cubano claro está. Hadoshem me lo bendiga siempre a usted y su preciada familia. Shalom!

Mike Levav, Argentina

Shalom, paz, ciao, o cualquier otro vocablo homónimo de los cientos de idiomas del mundo, igual le deseo a usted y a su isha –su “mujer extraordinaria”, como lo define el diccionario, por más señas, Sabra (nacida en Israel)– ¡qué belleza!

Usted, Mike, y yo, el suscrito, nacimos en la diáspora (la tierra del desplazamiento judío), pero creyentes o ateos, ortodoxos o reformistas, o aun conversos o evolucionados a otras formas de religión, llevamos para siempre nuestra sangre y nuestra herencia, incomprendida por muchos, que nos unen a usted y a mí a lo largo (¡larguísimo!) de todo el hemisferio y hasta otro continente más allá...

De lo que me escribe, infiero que usted viene a trabajar a Estados Unidos mediante una visa H-1, que es una selección muy estricta y numéricamente limitada de visas de no-inmigrante para profesionales. Esta visa se concede por 3 años iniciales y es prorrogable por otro tanto, así como transferible a otro patrono del mismo nivel profesional. La visa proporciona visas de acompañante del H-1 (visas H-4) a su cónyuge y niños. (“Niño” es el hijo soltero y menor de 21 años de edad). Lo “malo” de la H-4 es que no autoriza a su titular a emplearse (recibir remuneración por trabajar), sino que lo reduce a un papel de compañero o compañera de cama, platos y placeres del trabajador H-1.

Todo lo dicho obliga al abogado de inmigración del caso a ser acucioso investigador y forjador creativo. En su caso, observe bien que ella, su esposa H-4, no podrá recibir salario y que se haría deportable si lo hiciera. ¿Será esa verdad el fin del cuento? De la posibilidad de emplearse ella, sí es obstáculo insalvable, pero... ¿será que no existen otras soluciones? No es el del caso aquí tejer hipótesis ni inventar recursos. Falta un examen detallado y personal de ella y de usted, para determinar con más amplitud y profundidad las posibilidades ocultas en la situación. Es bien posible que una charla amena pero necesariamente breve (un café) pudiera ser insuficiente para encontrar ese tesoro oculto, pero un almuerzo o cena (por mi cuenta...!) puede tal vez –yo diría, casi con seguridad– revelar caminos enterrados por las arenas del desierto...

Así le ocurrió en Israel en 1967 al general Moshe Dayan durante la Guerra de los Seis Días de Israel contra sus invasores cuando él y sus tropas atravesaron las arenas del desierto del Sinaí por caminos subterráneos que su formación de arqueólogo y su imaginación militar le habían sugerido (!!!). Así también, querido don Mike, habrá que explorar qué caminos bajo tierra se pueden descubrir debajo de la arena inmigratoria que cubre la situación de su isha.

Por lo pronto, ¡quien busca, encuentra! Otra vez, shalom!, y hasta un grato muy pronto... ¡Mi propia isha y yo los esperamos!

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista de Miami especializado en temas de inmigración.

Escríbale a

El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue,

Doral FL 33172

o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

Más de Sur de la Florida

  •  

 <span class="cutline_leadin">Carlos Hernández, </span>alcalde de Hialeah, sale de la corte federal de Miami después de declarar en el juicio contra Julio Robaina, el miércoles.

    Alcalde Hernández, vinculado al oculto mundo bancario de Hialeah

    La semana pasada, el alcalde de una importante ciudad compareció ante una corte federal en Miami y admitió haberle cobrado tasas de interés exorbitantes e ilegales a un amigo —algo que las leyes de la Florida consideran “usura”— un dinero que no informó cuando hizo su declaración de impuestos.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Por muchos</span> años el hogar espiritual de los exiliados cubanos de mayor edad, La Ermita de la Caridad está atrayendo a jóvenes y recién llegados de Cuba y otros países de Latinoamérica.

    Jóvenes y recién llegados llenan de energía La Ermita de la Caridad

    Aunque ha sido desde hace mucho tiempo el hogar espiritual de los exiliados cubanos de más edad, muchos que se encontraban en el festival esa noche habían llegado recientemente de Cuba, y en su mayoría tenían entre 30 y 40 años de edad. Otros venían de República Dominicana, Venezuela, Nicaragua, Honduras y El Salvador.

  • Temen que los legisladores de la Florida no ayuden a los niños en riesgo

    Luego de un año particularmente sangriento para la juventud de Florida, los legisladores han prometido reparar el colchón de seguridad para los niños abandonados y que sufren abuso.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria