LINEA DE INMIGRACION: Mi respeto y gratitud a cubano servidor de Estados Unidos

 

Especial para El Nuevo Herald

Nací el 30 de diciembre de 1922 en Pinar de Rio, Cuba, y hasta donde tengo noticias, soy el último veterano cubano vivo que participó en la Segunda Guerra Mundial, en el período desde los inicios de 1943 hasta finales de 1945, en la Compañía I, Base Militar US de San Julián, Pinar del Rio, Cuba, en el Cuerpo de Marines, con número de Servicio Militar [omitido]. El comandante de la base fue el Coronel Leigh Wade.

En la Base Militar me hice ciudadano de Estados Unidos, como muchos otros. En total éramos 86 cubanos que formaban la Compañía I, y en su momento lo que me dieron fue un documento militar y mí chapilla. Después de estar en el ejército de Estados Unidos pasé al Ejército Constitucional de Cuba hasta 1959. De 1959 hasta la fecha es preferimos contárselo por otra vía.

En el año 1959 quemé esos documentos por temor, y lo único que conservo fue la foto, vestido con el uniforme del Cuerpo de Marines. Siempre deseé irme para Estados Unidos, pero nunca se me dio la posibilidad. En 1959 pude viajar pero tenía a mi mamá enferma y no la quise dejar. Hace un año, mi nieto llegó a Estados Unidos y he estado deseando ir a verlo, no sólo a él, sino también a mis hijos de crianza y amigos que residen ahí y se fueron de Cuba por presos políticos.

Como usted conoce, la información en Cuba es muy limitada y me es muy difícil tratar de gestionar cualquier búsqueda, más aún tratándose de internet. En la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana hay registros míos que corroboran lo que le fundamento. A mí me han realizado muchas entrevistas y documentales las cadenas de televisión y periodistas, así como me he entrevistado con varios historiadores del mundo.

Le pedimos de favor, si usted nos puede orientar qué pasos debo cumplimentar para poder residir en Estados Unidos con mi familia, o si usted nos puede hacer llegar el caso a alguien que nos pueda ayudar. Dios lo bendiga. (Adjunto foto con el uniforme militar de la Infantería de Marina US, en la base San Julián, Pinar del Rio, Cuba. Año 1943 a los 21 años de edad.)

Luis Fernández González,La Habana, Cuba

  

Ante todo –primero es primero– le doy respetuosas gracias, como ciudadano que yo mismo soy, por su servicio militar a nuestro país, que ojalá también usted termine demostrando que es también el suyo. La gestión concreta que usted debe hacer es la siguiente.

Si realmente usted fue naturalizado, como relata, el Departamento de Estado tiene los records, si alguna vez le expidieron un pasaporte estadounidense. Si ese fuera el caso, todo lo que tiene que hacer es ir personalmente (no la hija, sino usted mismo) a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, llevar fotografías suyas para pasaporte, llenar el formulario DS-82 (el cual se puede obtener por computadora), y pagar $110 por la renovación de su pasaporte estadounidense.

Si, en cambio, nunca obtuvo un pasaporte de Estados Unidos o un certificado de naturalización, el siguiente paso sería procesar un FOIA (una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información) en el formulario G-639 con el USCIS (Servicio de Inmigración de los Estados Unidos) para explorar si estos records existen. Un paso adicional sería buscar los records de su servicio militar. Todo esto es dispendioso y costoso sin garantía de que el acto de naturalización realmente haya ocurrido.

Si no existen esposa o niños suyos, el resto de “la familia” que usted, como ciudadano comprobado podrá pedir, son (1) sus hijos mayores solteros; (2) sus hijos mayores casados (junto a los cónyuges y niños de estos), y (3) los hermanos de usted (igual con cónyuges y niños) –todos ellos con colas o esperas de unos pocos años. Primos, tíos, u otros parientes más lejanos, no.

Si en concreto usted quiere que yo le preste mis servicios profesionales en todo esto, escríbame o llámeme (Tel. (305) 265-0006). ¡Quedo pendiente y me dará gusto servirle!

  

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista de Miami especializado en temas de inmigración.

Escríbale a

El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue,

Doral FL 33172 o al

correo electrónico rosenowesq@aol.com

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria