el informe Oppenheimer

OPPENHEIMER: El suicidio el Partido Republicano

 
“Oppenheimer Presenta” No se pierdan el programa “Oppenheimer Presenta”, todos los domingos a las 9 p.m. en CNN en Español.

A juzgar por las nuevas objeciones de los congresistas republicanos al proyecto de ley de inmigración que legalizaría a cerca de 11 millones de indocumentados, parecería ser que el Partido Republicano no aprendió la lección de su derrota electoral del 2012, y que no tiene intenciones de regresar a la Casa Blanca en el futuro próximo.

Así como pronosticamos en esta columna a principios del año pasado que los republicanos recibirían una paliza en las elecciones de noviembre debido a su retórica antiinmigración, ahora todo parece indicar —una vez más— que los republicanos van a perder las elecciones del 2016 por seguir actuando como el partido “antihispano”.

Veamos los hechos:

Después de aceptar a regañadientes debatir una reforma migratoria tras perder las elecciones presidenciales del año pasado —en las que el presidente Obama ganó un aplastante 71 por ciento del voto hispano—, los senadores republicanos dijeron que apoyarían una vía hacia a ciudadanía para los indocumentados a cambio de mayores controles en la frontera entre Estados Unidos y México.

Así, el 27 de junio el Senado aprobó un proyecto de ley migratoria con una enmienda que había sido exigida por los republicanos, por la cual se aumentarán en $30,000 millones los fondos para el control fronterizo. Los críticos dicen que es el mayor despilfarro de dinero gubernamental que han visto en décadas.

El dinero se empleará para duplicar el número de agentes de la Patrulla de Fronteras de Estados Unidos, añadir 700 millas al muro fronterizo, y comprar nuevos aviones no tripulados y radares.

El problema es que se ampliará el número de agentes fronterizos de 18,500 a 38,500 agentes en momentos en el que el flujo de indocumentados ha bajado casi a cero desde la crisis económica del 2008. Los cruces ilegales están en el nivel más bajo de los últimos 40 años, según ha dicho Obama.

Además, no está claro si el hecho de aumentar los soldados en la frontera servirá de algo, porque alrededor del 40 por ciento de los indocumentados entran al país por avión con visas de turismo, y luego se quedan, según estudios gubernamentales.

En cuanto a las 700 millas más de muros, eso sólo impulsará a los inmigrantes indocumentados a cruzar la frontera por áreas más remotas y desprotegidas, dicen los críticos.

Ahora, tras la aprobación del proyecto de ley en el Senado con el apoyo de apenas 14 senadores republicanos, los republicanos de la Cámara de Representantes están planteando nuevas objeciones.

El representante republicano Bob Goodlatte, líder del Comité Judicial de la Cámara, dijo que no apoyará ninguna ley que incluya una vía hacia la ciudadanía, y que sólo respaldará una ley que dé a los indocumentados un estatus legal permanente, sin acceso a la ciudadanía.

Uno de los motivos por los que los congresistas republicanos están tan despreocupados por el voto hispano es que prácticamente no tienen votantes latinos en sus distritos.

Según el Cook Political Report, un sitio de internet independiente, sólo 24 congresistas republicanos están en distritos con más del 25 por ciento de votantes latinos, y 142 congresistas republicanos están en distritos con menos del 10 por ciento de votantes hispanos.

Pero además de eso, muchos republicanos creen que su partido puede ganar en el 2016 amentando el voto de los blancos.

Brit Hume, el analista político de Fox News, dijo esta semana que las advertencias de que los republicanos perderán en el 2016 sin el voto latino son “tonterías”. El motivo por el que los republicanos perdieron en el 2012 fue que muchos blancos no salieron a votar, aseguró.

Mi opinión: el partido republicano se está suicidando políticamente al seguir defendiendo posturas antiinmigración para congraciarse con su ala derecha.

El aumento de $30,000 millones para la protección fronteriza pedido por los republicanos es un monumental malgasto de dinero, y sus exigencias de no otorgar una vía a la ciudadanía a los indocumentados crearía una subclase social que tarde o temprano demandará derechos políticos. Eso ya se ha hecho en Europa, y el resultado ha sido aumentar las tensiones sociales.

Si los republicanos siguen por ese camino, están condenados a seguir perdiendo elecciones. Y no lo digo solo yo —un columnista al que la derecha antiinmigrante tilda de “izquierdista” y partidario de una supuesta invasión de indocumentados - sino el propio Karl Rove, el principal asesor político del ex presidente George W. Bush, quien días atrás escribió en The Wall Street Journal una columna titulada “Más votos blancos no salvarán al partido republicano”.

Detesto coincidir con usted, Karl, pero esta vez tiene razón. Los hispanos somos ya la minoría más grande de Estados Unidos, y con 50,000 jóvenes hispanos que cumplen 18 años cada mes, los congresistas republicanos están poniendo un nuevo clavo en su ataúd al negarse a apoyar el proyecto de ley aprobado en el Senado.

Más de Andrés Oppenheimer

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: China pisa fuerte en Latinoamérica

    En su visita a Latinoamérica, el presidente chino Xi Jinping anunció con bombos y platillos nuevos acuerdos comerciales y de inversión que, según dijo, harán crecer aún más el comercio de China con la región. Y varios presidentes latinoamericanos celebraron estos anuncios como una excelente noticia en medio de la desaceleración económica que padecen sus países.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    El anuncio de los jefes de Estado de China, Rusia, India, Brasil y Sudáfrica —los países del llamado grupo BRICS— de que crearán sus propias instituciones financieras internacionales fue recibido con una mezcla de escepticismo y desdén en Washington D.C. Pero hay motivos para creer que los BRICS están haciendo lo correcto.

  • el informe Oppenheimer

    OPPENHEIMER: El impacto político del Mundial

    Muchos analistas coinciden en que la humillante derrota de 7 a 1 sufrida por Brasil ante Alemania y el decepcionante cuarto puesto de la Seleçao en la Copa del Mundo ha creado un clima de desesperanza sin precedentes en Brasil, que aumentará las posibilidades de que la presidenta Dilma Rousseff pierda las elecciones de octubre. Sin embargo, hay varias razones para creer que Rousseff logrará capear el temporal y triunfar en la segunda vuelta.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria