Carteles ilegales en campaña por alcaldía de Miami

 

msanchez@elnuevoherald.com

Los enormes carteles políticos del alcalde Tomás Regalado y el comisionado Francis Suárez que proliferan por las calles de la Ciudad de Miami son ilegales pero, hasta ahora, las autoridades municipales no han levantado ni un dedo para removerlos.

“Ninguno de los dos está por encima de la ley”, dijo Grace Solares, una activista comunitaria que se opone a la llamada ‘contaminación visual’. “¿Por qué la Ciudad no ha enviado a sus inspectores de códigos para quitar los carteles y multar a los candidatos?”.

Orlando Diez, director del Departamento de Cumplimiento de Códigos, no respondió a varios mensajes de El Nuevo Herald el miércoles a su teléfono celular, su correo electrónico ni y a través del vocero municipal.

Las ordenanzas municipales establecidas bajo Miami 21 estipulan que los carteles políticos en zonas residenciales no pueden medir más de 4 pies cuadrados. En el resto de la ciudad, el límite para este tipo de propaganda es de 15 pies cuadrados.

De acuerdo con la Oficina del Secretario municipal, todos los candidatos reciben copias de estas ordenanzas cuando declaran sus intenciones políticas.

Sin embargo, tanto Regalado como Suárez, quien lo reta en las próximas elecciones de noviembre, han instalado enormes carteles que no cumplen con los códigos desde hace semanas por toda la Ciudad.

Por ejemplo, en un lote vacío en el 1871 SW 7 Street, en una zona residencial, la campaña de Suárez ha colocado un cartel que mide más de 55 pies cuadrados.

En el lote directamente al lado, en el 1853 SW 7 Street, la campaña de Regalado ha puesto su propio cartel. Este mide más de 30 pies cuadrados.

Regalado, quien está de viaje esta semana en Buenos Aires en una gira de promoción comercial, dijo que los códigos de Miami 21 son difíciles de entender. Sin embargo, reconoció que algunos de sus carteles no cumplen con las reglas y prometió quitarlos en breve.

Dijo que tres semanas sería suficiente tiempo para revisar las ordenanzas, identificar todos los carteles ilegales y enviar a sus voluntarios a realizar el trabajo.

“Le dije a la gente que los imprime que ya no impriman más de esas medidas”, dijo Regalado. “Los de Francis son más grandes que los míos, pero todos son ilegales”.

Suárez no respondió a varios mensajes de El Nuevo Herald el miércoles. Su primo, Steve Suárez, quien está ayudando con la campaña, tampoco respondió a un mensaje.

Suárez, quien hasta ahora cuenta con más contribuciones financieras que Regalado, parece tener más propaganda monumental en las calles de Miami, particularmente afuera de negocios en esquinas. Uno de estos carteles, afuera de la gasolinera Liberty en la SW 27 Avenue y la 16 Street, mide más de 55 pies cuadrados.

Al otro lado de la SW 27 Avenue, la campaña de Regalado ha colgado un enorme cartel desde el segundo piso de un edificio de oficinas. El Nuevo Herald no pudo medir este cartel, pero parece ser de al menos 30 pies cuadrados.

Otras ciudades en el Condado Miami-Dade han establecido límites más estritos sobre la propaganda política. En Miami Beach, Hialeah y Homestead, por ejemplo, los candidatos están obligados a depositar una fianza antes de colocar carteles de publicidad. Si las autoridades descubren que estos candidatos han roto los códigos municipales, pueden cobrar las multas de la fianza depositada.

En otros casos, las ciudades solamente permiten los carteles políticos dentro de un periodo definido antes de las elecciones y obligan a los candidatos a desmantelar los carteles poco después de los comicios.

Las ordenanzas de Miami solo obligan a los candidatos a retirar los carteles en los 30 días después de los comicios, pero no establecen un período antes de los comicios.

Aunque los inspectores de código no parecen haber multado a los candidatos por sus carteles ilegales, la policía de Miami ha iniciado al menos una investigación sobre un asunto relacionado. A mediados de junio, la policía anunció que buscaba a dos hombres que habían destruido algunos de los enormes carteles de Regalado.

De hecho, la policía hizo público un video sobre la destrucción de un cartel en la zona residencial de Coral Gate. En esos momentos, Regalado opinó que quizás los seguidores de Suárez habían cometido los hechos; Suárez aseguró que su campaña no tenía nada que ver con el incidente.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria