Puertas de cárcel de Miami se abren por falla

 

dovalle@miamiherald.com

En una enorme falla de seguridad, un panel de control de la cárcel Turner Guilford Knight (TGK) en Miami funcionó mal, lo que provocó que las puertas de las celdas localizadas en una sección de máxima seguridad –que se controlan de forma electrónica– quedaran abiertas de par en par.

Durante el caos que sobrevino poco después, cuatro presos entraron en la celda de otro reo, Kenneth Williams, y lo atacaron.

Williams se salvó al saltar desde el segundo piso y se estrelló contra el suelo. En la caída, se lesionó gravemente el tobillo y la espalda.

Guardias penitenciarios del Condado Miami-Dade rociaron con pimienta a los atacantes y confiscaron por lo menos dos cuchillas hechas en la cárcel. A Williams, un notorio pandillero de Liberty City, también se le encontró en su poder una cuchilla.

El episodio que tuvo lugar el 14 de junio es un nuevo revés para el sistema penitenciario de Miami-Dade, que durante mucho tiempo ha recibido infinidad de quejas por el deficiente estado y la mala seguridad de las cárceles. El incidente, detallado en informes internos que obtuvo The Miami Herald, es el segundo que sucede en las últimas semanas en el que el recién instalado sistema de puertas de seguridad se abre de repente sin previa advertencia.

Lo mismo ocurrió el 20 de mayo, aunque en aquella ocasión no hubo ningún tipo de incidente.

“Todavía no puedo creer que haya sucedido”, dijo J.C. Dugue, abogado de Williams. “La negligencia es increíble, sobre todo cuando los presos saben que ya había un problema. Mi cliente tiene muchos enemigos en la cárcel y está en una celda de seguridad por una razón”.

En total, 48 puertas de celdas quedaron abiertas durante menos de cinco minutos, dijo Marydell Guevara, asistente del director del Departamento Penitenciario de Miami-Dade. Lo ocurrido está siendo investigado, dijo Guevara.

Sin embargo, el dispositivo del sistema de puertas se desactivó permanentemente en la sección de máxima seguridad de la TGK conocida como K-81, donde están los presos de alto riesgo para protegerlos de otros, agregó Guevara.

El sistema de puertas computarizado forma parte de unas mejoras de seguridad que a un costo de $1.4 millón se realizan actualmente en la TGK, y cuya terminación está prevista para el mes entrante.

El mismo sistema de puertas ya se instaló en el Centro de Detención MetroWest, ubicado en el 13850 NW 41 Street, a un costo de $1 millón. Los dos sistemas fueron instalados por la compañía Black Creek Integrated Systems, que se especializa en sistemas de seguridad de establecimientos penitenciarios.

Dos jurados de instrucción de Miami-Dade han criticado duramente las deplorables condiciones de las cárceles del condado, en el 2004 y el 2008, respectivamente.

La mayor parte de las críticas han recaído en el viejo centro de detención en espera de juicio Miami-Dade, aunque la TGK, que queda a unas 10 millas al oeste, no se ha escapado del escándalo.

En diciembre del 2005, un violador en serie fabricó sogas hechas de sábanas y escapó. Ello motivó que se creara una fuerza especial encargada de hacer informes sobre las instalaciones, el deficiente entrenamiento de los guardias, la mala seguridad, demasiados puestos sin cubrir y una población penal cada vez mayor de reos mentalmente enfermos.

Los investigadores están estudiando el panel de control computarizado que da acceso a las puertas de las celdas.

En el incidente del 20 de mayo, el dispositivo se activó misteriosamente. Los guardias que estaban de servicio ese día insisten en decir que nadie apretó el botón.

Como medida preventiva, los técnicos agregaron una función extra, y ahora el botón tiene que apretarse dos veces para que funcione, dijo Guevara.

En una declaración por escrito, Williams dijo que cuatro presos irrumpieron en su celda cuando las puertas quedaron abiertas. Un portavoz de TGK identificó a los reos como Junior Pascal, Jay Stubbs, Quincy Taylor y Richard Holt.

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria