ZONA FRANCA: Divas y dictadores

 

smoreno@elnuevoherald.com

La reciente actuación de Jennifer López frente al líder de Turkmenistán Gurbanguly Berdimuhamedow, en la que le cantó Happy Birthday –con todo el morbo que eso representa desde que la diva de divas Marilyn Monroe se lo cantó al presidente John F. Kennedy– ha generado suficiente revuelo en los medios de comunicación como para que saliéramos a buscar información sobre esta antigua república de la Unión Soviética, un país rico en recursos naturales, el cuarto en reservas de gas natural en el mundo y también uno de los mayores violadores de los derechos humanos.

Según Human Rights Foundation (HRF), Berdimuhamedow ha gobernado Turkmenistán con “mano de hierro” desde el 2006, controlando todas las esferas del país con una camarilla compuesta por amigos y familiares. El dentista, que asumió el poder en el 2006 como presidente interino, y en el 2009 fue reelegido con el 97 por ciento de los votos –ya sabemos lo que este tipo de consenso significa en un país totalitario– es uno de los gobernantes que en la actualidad más cultiva el culto a la personalidad, llegando incluso a emitir monedas con su imagen.

Aunque López se disculpó a través de sus representantes alegando que no se trataba de un evento político, y que la interpretación del Happy Birthday fue una petición de última hora a la que accedió “amablemente”, su desliz ha servido para que la prensa recordara otras actuaciones de celebridades ante dictadores. En el 2011, Beyoncé, Mariah Carey, Nelly Furtado, Usher y 50 Cent recibieron hasta $1 millón por cantar en un concierto privado para el gobernante libio Muamar el Gadafi y su familia.

En abril, la visita de Beyoncé y su esposo Jay Z, Shawn Carter, a Cuba para celebrar el quinto aniversario de su matrimonio, generó una atención similar en la prensa mundial. El recorrido de Beyoncé por las calles de La Habana –vestida con sus mejores galas folclóricas pasadas por el glamour de las páginas de Vogue– y la visita a un paladar (restaurante) como si mostrara las maravillas gastronómicas y turísticas de Cuba, generó un gran malestar, especialmente en Miami.

Mientras Yoani Sánchez, las Damas de Blanco, Guillermo Fariñas y otros opositores recorrían diferentes foros internacionales denunciando la falta de libertades en Cuba, Beyoncé y Jay Z se comportaron como si a solo unos pasos los disidentes no fueran reprimidos o no murieran en las prisiones a consecuencia de huelgas de hambre.

La actuación de López y Beyoncé, grandes figuras de la música pop, reinas de la alfombra roja y de contratos millonarios con firmas de cosméticos y de moda, provoca la pregunta de qué tienen en común las divas y los dictadores, más allá del gran entourage y la fuerte seguridad que los precede. Algo tiene que llevarlas hasta sus puertas además del dinero. En el caso de Beyoncé es difícil imaginar una justificación: la riqueza de ella y su esposo asciende a un $1 billón, y Jennifer, por su parte, solo por ser jurado de American Idol en el 2012 cobró $20 millones, además de lo que gana por películas, discos, giras, contratos de representación de firmas y sus propios negocios de línea de ropa y de telefonía móvil.

Si no las motiva el dinero, entonces podría ser la necesidad de atención, de estar constantemente en el candelero. Para la mayoría de las divas funciona siempre la máxima: “Que hablen de ti aunque sea mal, pero que hablen”.

Y en cuanto a los dictadores, imaginamos la sonrisa del desaparecido Gadafi, rey de los turbantes y saraos, cuando su nombre se relacionó con el de Beyoncé y Mariah Carey. Lo mismo debe de estar disfrutando Berdimuhamedow en estos días con su presencia constante en los medios junto a estrellas tan glamorosas. Otra razón para celebrar, además de que sus conciudadanos tienen que mirar su cara en las monedas con las que compran el café todas las mañanas.

La irresponsabilidad de Beyoncé y López de asociarse con dictadores resulta aun más incongruente cuando se sabe que también se les reconoce por sus obras benéficas. En marzo Beyoncé lideró en Londres un concierto a beneficio de Chime for Change, una campaña apoyada por Gucci para impulsar proyectos de salud, educación y justicia para mujeres en el mundo, en el que López fue una de las participantes. Y en el show que Beyoncé ofrecerá el miércoles 10 de julio en la American Airlines Arena de Miami, como parte de su gira Mrs. Carter Show World Tour, el Goodwill establecerá un centro móvil para que los fans de la cantante traigan donaciones. Tampoco hay que olvidar que las ganancias del concierto ante la familia de Gadafi las dedicó a un fondo de recuperación luego del terremoto en Haití.

Sin embargo, hasta ahora no hemos oído nada de cómo empleará López el dinero recibido por su actuación frente al gobernante de un país en que la mayoría de sus habitantes viven en zonas desérticas en medio de la pobreza, sin educación ni atención médica.

Como dijo el presidente de Human Rights Foundation, Thor Halvorssen, con toda la ironía necesaria en estos casos: “¿Cuál es la próxima parada en su gira [la de López], Siria? El cumpleaños del dictador de Kazajstán es el 6 de julio. Quizás ella quiera hacerle una visita”. • 

¿Qué piensa usted sobre este tema? Escriba su opinión, con su nombre y apellido, en la sección Viernes de elnuevoherald.com.

@SarahMorenoENH

Más de Gente

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria