Línea de imigración: A Nieves, a Rubén, y a... ¡todos Los Esquineros!

 

Especial para El Nuevo Herald

Estimado doctor Rosenow, con mucho placer he estado leyendo sus respuestas desde hace varios años y ahora me ha tocado a mi hacerle esta cartita para que usted regañé a un dedito que, al escribir en la computadora, se equivocó de letra y convirtió la palabra en otro vocablo que no era el correcto. Aquí le mando el recorte del periódico para que usted vea en qué artículo lo usó. Gracias por mis carcajadas mañaneras al leer sus sabias respuestas poniendo a ciertas personas en su justo lugar.

Nieves Norma Gutiérrez(correo electrónico)

Apreciada y atenta lectora de mis atolondrados pensamientos, gracias, Nieves, por su aguda observación. Como usted habla del milagro pero sin nombrar al santo, me toca agregar a su gentil comentario el dato concreto de que usted me habla de mi supuesto mal uso del verbo “persignar” (o “persignarse”), donde yo escribí “todos los días me persigno al constatar, etc. etc.”.

Su comentario me puso a cavilar... ¡y a investigar! Conclusión: un católico (aunque yo no lo soy) se persigna sea por respeto religioso o sacramental, o sea para manifestar sorpresa... ¡o rechazo al diablo! Su amabilísimo (y simpático) regaño me insinúa que he debido decir presignar (???!), en lugar del verbo citado.

¡Estoy perplejo! Presignar, para mí significa firmar de antemano. (Hacerlo es tan mala costumbre que yo nunca lo hago). En cambio, aunque mis raíces son de 5,000+ años atrás (3,000 años antes de que el catolicismo existiera), yo hasta me persigno si alguien me lanza un despropósito tan grande como una catedral... Hasta tanto otro lector me corrija, yo seguiré persignándome... y que Su Santidad Francisco, el nuevo Papa argentino, me perdone... ¡y usted también!

  

Saludos, Teresa y Manfred. Bravo, doctor, cual disfrute mi Dios; la señora peruana del 31 de mayo me dio pie a esta nota. Pude certificar lo que ya previamente sabía; usted con sutileza, pericia, afabilidad e ingenio, logró hacer lo que hicieron Capablanca y Manolete -- ser los mejores en su profesión. La susodicha señora, con sólo 3 años de estadía en este amado suelo norteño y con sus “bajos recursos”, vivía en Coral Gables, ayudaba a sus padres en Perú y sabe Dios qué otras obligaciones, pero no se dio cuenta de que quiso “ir a bailar a casa del trompo”. Craso error. Mis felicitaciones. Un abrazo a su Teresa... de mi Teresa.

Rubén, Pembroke Pines, Florida

De Manolete no recibí nada, pero de José Raúl Capablanca

(¡cubano!), campeón mundial de ajedrez desde que derrotó al doctor Emanuel Lasker (ahora hace algo más de un siglo), heredé mi amor de toda la vida por el “juego ciencia”. Dato anecdótico: Lasker se casó en Berlín, Alemania, con una prima segunda de Alicia, mi madre (Dios la tenga en Su gloria). ¿Será que alguna incomprensible línea político-genealógica hizo que durante la década de mis lejanos veintes su inspiración me ayudó a terminar siendo campeón departamental de ajedrez del Atlántico cuatro veces (1956-59) allá en la bella Colombia en la que me crié?! Abrazo llegó y abrazo le retornamos, de Manfred a Rubén... y de Teresa a su amable tocaya. ¡Gracias!

  

A mis queridos amigos ¡Los Esquineros!

De ustedes recibí la tarjeta más bella que haya llegado a mis manos: “Gracias por su amistad”, firmada por los “Los Esquineros”, mis amigos del alma: “El Mudo”, “El Tucán”, “El Chino”, “El Murciélago”, “Los Yanquis”, “Vizcaya (El Papí)”, “El Aspirante a Amigo, Tarzán”, “Lleva-y-Trae”, “El Mulo”, “La Flaca”, “El Búfalo”, “El Gordo”, “Narciso”, “Chispa e’Tren”, “El Discutión’, “Agente 008”, “Contra todas las Banderas”, “El Cura”, “Jesús El Gago”... ¡y una bella flor para Dulcinea (Teresa)!

Con mi movilidad temporalmente restringida, me toca seguirlos esperando en Miami en mi casa. Teresa y yo siempre les tenemos el cafecito preparado... y el corazón abierto de par en par. “No hay día que no llegue ni plazo que no se cumpla”. Nuestra puerta para ustedes sigue abierta las 24 horas… M. & T.

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

Más de Sur de la Florida

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria