Línea de imigración: Preguntas y respuestas... por correo electrónico

 

Especial para El Nuevo Herald

He leído con interés en El Nuevo Herald del miércoles 22 de mayo de su columna Línea de Inmigración. Todo está bien, pero son 366 días – ¡no antes!

Soy nacido en Cuba, tengo 62 años, y me encuentro de visita temporal en este país desde el 14 de febrero con motivo de ver a mi hermano. Por desgracia, debo partir de regreso a finales de este mes porque tengo mi familia allá en Cuba, y quisiera me orientara usted que es especialista en la materia, porque quisiera optar por la residencia de este país, pero me es imposible quedarme el tiempo del “año y un día”. Si yo vuelvo de nuevo el próximo año, ¿este tiempo que yo he estado aquí, que son 4 meses y medio, se me cuenta para poder optar por la residencia? Quisiera, de ser posible, debido al poco tiempo que me queda de estancia aquí, me respondiera por vía electrónica.

Miguel Angel Fernández Acerhoff(correo electrónico)

Si usted fuera mujer y estuviera alegremente embarazada, me preguntaría acaso, “¿Cómo hago para que mi niño nazca a los cinco meses, en lugar de a los nueve habituales?!” ¡Seguro que no...!

La vida tiene sus parámetros naturales, y la inmigración, también.

Lo bueno es que el mencionado tiempo de 366 días de presencia física previa a la presentación de la solicitud de residencia bajo la Ley de Ajuste Cubano, son acumulativos, siempre y cuando, ¡mucho ojo!, las ausencias sean breves y justificables. Contesté hace poco una pregunta similar donde el cubano había venido a Estados Unidos por períodos de algunos meses en el curso de los últimos 7 años, que sumando todas las presencias alcanzaban los 366 días de la ley. Como dice uno de los jueces del programa Quien Tiene la Razón, “así no se vale”... En su caso, digo yo, “así tampoco”. Usted tiene las patas en Cuba, pero el corazón 90 millas al Norte, y no sabe cómo desprenderse de allá. Cuba es muy bella y a mí mismo me hubiera complacido quedarme allá... cuando de paso la pisé, ¡en 1937! La de ahora, ni me la pregunte...

  

Usted me responde con éste título, “Dios sigue despachando en su oficina celestial”. Yo deseo con todas las fuerzas de mi corazón que Dios lo oiga y lo mantenga por muchos años más, con esa mente tan clara y esa forma tan linda que usted tiene para hacer reír a todos, aunque tengamos alguna tristeza.

Me hizo reír su respuesta porque no sabía como decirme (si Cruz ó Mary). Realmente todos tenemos una historia y la suya me gustó mucho. Yo nací el 3 de mayo, y en Cuba, ese día se celebra el día de la cruz, y María, porque como usted bien dice es la madre de Jesús, de ahí el nombre que me puso mi madre, sólo que yo me hago llamar Cruz Mary porque así me pareció siempre más llamativo, ¿o no? Es por eso, según usted, su confusión de cómo llamarme. Dios lo bendiga a usted y a su esposa por esos hijos, nietos y la tataranieta que tiene, pues me dejó ver en su historia que tiene una familia muy linda.

Bueno, profe, le escribo de nuevo porque usted en su respuesta me dice que me llegue hasta su casa-oficina. Una amiga buscó en Internet y encontró tres direcciones, la más cerca que me queda es la 601 S.W. 57 Ave., Suite B, pero quisiera saber si debo sacar turno y cuánto me va a costar todo (residencia y petición de mi hijo). Aunque usted es una persona muy ocupada, quisiera oír su voz, que me lo imagino igual a mi padre, lleno de dulzura. Lo saluda con mucho amor,

Cruz Mary Debora (correo electrónico)

Lo importante es el amor que usted trae en su corazón –lo aventurado es hacia quien usted lo dirige y enfoca– hacia este anciano pero seguro servidor. La dirección que usted nombra en su carta es la de una de las oficinas de mi conjunto de servicio. Si, por su conveniencia geográfica, usted escoge ir a una de ellas, le aseguro que la van a atender muy bien y con toda eficiencia; pero si lo que prefiere es verme a mí en persona (y si no, ¿qué hacemos con el amor?!), pida cita personal conmigo al teléfono de mi casa-oficina (que ya lo he publicado varias veces) y con mucho gusto yo mismo –y mi esposa– haremos por usted todo lo que sea posible...

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista de Miami especializado en temas de inmigración.

Escríbale a

El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue,

Doral FL 33172

o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

Más de Sur de la Florida

  • Submarinista hispano sobrevive a ataque de caimán en laguna de Weston

    Un submarinista hispano se recupera del ataque de un caimán que le infligió heridas en un brazo y una mano mientras recogía pelotas hundidas en el lago de un campo de golf de Weston.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Algunos de</span> los artículos de origen animal confiscados en el Aeropuerto Internacional de Miami. En primer plano, una piel de jaguar.

    El tráfico de animales exóticos por el Aeropuerto Internacional de Miami

    Mariposas secas de Perú, conchas de tortugas marinas de Nicaragua, la piel de un caimán de Sudamérica, y un colmillo de marfil de Africa sirven como ejemplo de las operaciones que la FWS realiza casi a diario en el MIA en contra del comercio ilegal de animales.

  • Agenda de Miami

    The Doral Farmers’ Market vende productos agrícolas cultivados en localidades cercanas y otras mercancías. Es compatible con pequeñas empresas y es una oportunidad para que los agricultores vendan sus productos. Hay vegetales y frutas frescas, miel, golosinas gratuitas sin gluten y mucho más. Todos los domingos, de 10 a.m. a 3 p.m., en 9659 NW 41 St., Doral.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria