Línea de imigración: El ‘ajuste cubano’ –lo que fue, lo que es, y lo que será

 

Especial para El Nuevo Herald

Muchas gracias por su atención. Quiero esclarecer sobre cómo dar determinados pasos e ingresar a Estados Unidos y poder acogerse a la Ley de Ajuste Cubano con todas las posibilidades y beneficios que ella nos da a todos los cubanos.

Soy cubano y tengo varios familiares cubanos que tienen el propósito de irse para ese país y tienen dudas si serán o tendrán los mismos derechos y beneficios entrando a ese país en avión desde un tercer país por el aeropuerto, o si se obtienen más beneficios y es más ventajoso entrar a ese país cruzando las fronteras, bien sea por el norte o por el sur (Canadá o México). También quisiera saber qué tratamiento se les da a los cónyuges, aunque no estén casados, incluso si éstos no son cubanos. Reciba usted un fraternal saludo desde España, donde resido desde hace varios años. Un abrazo,

Ing. Antonio Rivas Duque de Estrada (correo electrónico)

Medio siglo atrás, cuando yo solía recrearme leyendo las obras del eximio George Bernard Shaw, descubrí que a 50 páginas de ellas les antecedían a veces 300 páginas de prefacio (!) Ese recuerdo me asaltó hoy al leer su amable consulta y decidir que a mi respuesta concreta de 10 o menos líneas... ¡debía adicionar por lo menos 200 líneas de comentario!

La Ley de Ajuste Cubano (Pub. L. 89-732, Cuban Adjustment Act, Nov. 2, 1966), válida desde que el 1ro. de enero de 1959 (el inicio de la Cuba castrista) surgió el enfrentamiento entre Estados Unidos y el primer país comunista del hemisferio.... ¡a 90 millas de distancia! ¿Prolegómenos? Bahía de Cochinos (1961), el desafío “ojo-a-ojo” entre Krushev y Kennedy, el trágico asesinato de este último 2 años después (Nov.22, 1963). El enfoque del presente análisis es sobre esa ley de ajuste cubano, modelo único en la jurisprudencia inmigratoria de Estados Unidos. Lo esencial: esa ley abrió las puertas de este país a los cubanos (con sus cónyuges y niños de cualquier nacionalidad) que buscaran refugio, vale decir, protección y amparo del sangriento comunismo. Pero –¡ o tempora, o mores!– los tiempos cambian. De una década para acá, intereses económicos diversos asomaron su fea cabeza y comenzaron a propiciar cambios que llegaron a culminar inclusive hasta la abolición de esa generosa ley. Así habría ocurrido de no ser por la sensitiva y valerosa intervención de nuestro entonces Representante a la Cámara Lincoln Díaz-Balart quien, en magnífica hazaña legislativa, obtuvo la preservación de la Ley de Ajuste Cubano hasta tanto existan en la isla la democracia y libertad política que todos los cubanos ansían.

En el desarrollo de ese proceso estamos. Obsérvese el habilidoso recato de La Habana en el sonado caso Snowden, cediendo la delicada concesión de asilo del tránsfuga estadounidense a sus países adláteres, Bolivia, Nicaragua, Venezuela. Cuba ya se dio cuenta de que no es posible subsistir en el siglo XXI con oxidadas tácticas y filosofías pretéritas de los 1930. Entretanto, la Ley de Ajuste Cubano está otra vez en crisis. Aunque nunca dejó de ser una medida de protección para los refugiados cubanos, su texto ultraliberal le permite ser aprovechada por cualquier cubano, y de ahí le ha servido para abrirles la puerta de Estados Unidos a tirios y troyanos (Mariela, Crescencio), muchos de los cuales la usan para su mera conveniencia y lucro. Si bien es cierto que en la isla el dinástico despotismo de los Castro mantiene a Cuba cautiva a mano de hierro, muchos de los cubanos que vienen de terceros países, ya han dejado de ser – strictu sensu– refugiados, sino que son cubanos “modernos” que huyen de la crisis y el desempleo en Europa y otros países, y que además, como dice un antiguo refrán castellano, buscan “pan y pedazo bajo el brazo”.

Sus familiares interesados, apreciado ingeniero, pueden venir de ambas maneras: por avión es la más cómoda y fácil, si lo abordan con pasaporte europeo, o por frontera, con algo más de esfuerzo y desasosiego. Parejas –¡ojo!– no son cónyuges simplemente porque duerman en la misma cama. Muchas cosas están cambiando, pero el ajuste cubano es para matrimonios, vieja fórmula de familia que data desde los comienzos mismos de toda nuestra historia...

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

Más de Sur de la Florida

  •  

 <span class="cutline_leadin">María Pérez,</span> reportera de el Nuevo Herald.

    Periodista de el Nuevo Herald gana premio nacional

    La reportera María Pérez de el Nuevo Herald fue galardonada el miércoles con el premio nacional Sigma Delta Chi Awards de la Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ) de Estados Unidos por una serie de artículos publicados sobre pacientes que murieron, cayeron en coma o sufrieron problemas de salud tras someterse a procedimientos de cirugía cosmética.

  •  

 <span class="cutline_leadin">Durante varios</span> meses, propietarios de negocios a lo largo de Alton Road, choferes y peatones han experimentado la opresión de la construcción en casi todas las esquinas de South Beach.

    Construcción en Alton Road está matando los negocios en South Beach

    Camiones de volteo rugían por la cuadra de los 900 de Alton Road en South Beach esta semana mientras los trabajadores rompían el asfalto y maniobraban piezas de tuberías de drenaje bajo tierra.

  • Detienen a venezolano con heroína en aeropuerto de Miami

    Cuando los inspectores de aduanas revisaron el equipaje de López Nieves , descubrieron la heroína en una capa extra de tela cosida dentro del forro de cada artículo de ropa en su maleta.

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK


Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria