Cuba, azúcar y misiles

Panamá busca drogas en barco norcoreano

 

jtamayo@elnuevoherald.com

La admisión de Cuba de que es propietaria de las 240 toneladas de material belico a bordo de un barco norcoreano confiscado en Panamá ha dejado atónitos a los analistas, que se preguntan por qué La Habana se arriesgó a violar sanciones de la ONU a Pyongyang en un momento en que Cuba parecía ansiosa por estrechar sus lazos con Washington.

Alrededor de 100 cadetes de la policía panameña estaban ayudando a sacar el otro cargamento de azúcar del barco el miércoles y buscando narcóticos, ya que el aviso de inteligencia que condujo a su confiscación hablaba de drogas ilegales, dijo un alto funcionario de la nación centroamericana.

Expertos en armas estadounidenses llegaron a Panamá el miércoles por la mañana. Se esperaba la llegada de expertos británicos más tarde en el mismo día, y Panamá ha solicitado formalmente al Consejo de Seguridad de la ONU que envíe sus propios expertos para identificar el material bélico de la era soviética, dijo el ministro de relaciones exteriores.

El buque Chong Chon Gang, de 14,000 toneladas y propiedad de Corea del Norte, permanece atracado en la costa atlántica de Panamá luego de que una búsqueda comenzada durante el fin de semana reveló dos contenedores no declarados que contenían material bélico escondidos bajo 10,000 toneladas de azúcar cubana.

El ministerio de relaciones exteriores de Cuba admitió el martes por la noche que el barco transportaba 240 toneladas “de armamento defensivo obsoleto”, incluyendo radares antiaéreos, nueve misiles y piezas de misiles, dos aviones Mig-21 y 15 motores de los mismos, para sus aliados norcoreanos, “todo ello fabricado a mediados del siglo pasado, para ser reparado y devuelto”.

La versión de que los materiales iban a ser devueltos pareció ser un intento de soslayar la prohibición del Consejo de Seguridad de la ONU de “suministro, venta o transferencia directos o indirectos” de armas de gran escala a Pyongyang, impuesto a causa de su programa de armas nucleares.

El ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Fernando Núñez Fábrega, en un comunicado, dijo que el hecho de que las armas sean o no funcionales no cambia nada.

“La resolución del Consejo de Seguridad no habla de si son operativas. Sólo dice que no se puede transportar aviones de guerra a la República Popular Democrática de Corea”, dijo, refiriéndose a Corea del Norte por su nombre formal.

Pero si el cargamento bélico era legítimo, por qué estaba escondido debajo de 220,000 sacos de azúcar morena y no declarado en el manifiesto del barco, dijo el alto funcionario panameño, quien pidió el anonimato para hablar con franqueza sobre el tema.

El azúcar morena generalmente se transporta a granel porque es procesada después de llegar a su destino, dijo el funcionario. De modo que no tenía sentido alguno que el azúcar estuviera contenida en sacos de 100 libras, añadió.

Cuba pudo además haber enviado el material bélico para ser reparado en Rusia, donde la mayor parte del mismo fue fabricado, o haber traído técnicos norcoreanos a La Habana, dijo Frank Mora, subsecretario interino de Defensa de EEUU para el Hemisferio Occidental del 2009 hasta enero.

“Es absurdo, no tiene sentido”, dijo Mora de la decisión de La Habana de enviar el material a Pyongyang. “¿Por qué arriesgarse de ese modo en un momento en que Cuba ha estado tratando de mejorar las relaciones con nosotros?... ¿Cómo explicar algo que parece ser irracional?”

De hecho, funcionarios cubanos y estadounidenses empezaron el miércoles otra ronda de charlas sobre inmigración que habían estado suspendidas durante los últimos dos años. Ellos se reunieron además recientemente para discutir el establecimiento de servicio directo de correos entre los dos países, el cual está bloqueado desde principios de la década de 1960.

Mora, quien dirige ahora el Centro de América Latina y el Caribe de la Universidad Internacional de la Florida, dijo que La Habana se arriesgó también a enfadar a sus muchos amigos en las Naciones Unidas, quienes todos los años aprueban resoluciones condenando el embargo comercial de Estados Unidos a la isla.

Esos amigos podrían proteger a Cuba contra algún castigo de la ONU por el cargamento norcoreano, dijo. “Pero, en lo que se refiere a la política de EEUU, la historia será que Cuba violó las sanciones de la ONU”, añadió Mora.

Mora especuló que el cargamento pudo haber sido obra de un funcionario cubano que no lo consultó con el gobernante Raúl Castro, mas estuvo de acuerdo en que eso era altamente improbable.

Más plausible, agregó, es que funcionarios cubanos hayan querido torpedear intencionalmente la posibilidad de mejorar las relaciones con EEUU, una posibilidad que muchos analistas han sostenido durante mucho tiempo que presenta el peligro de causar inestabilidad doméstica en Cuba.

Muchos consideran que Fidel Castro hizo exactamente eso varias veces; por ejemplo, enviando soldados cubanos a África justo cuando el presidente Jimmy Carter quería mejorar las relaciones, y matando a cuatro hombres del sur de la Florida al derribar dos aviones de los Hermanos al Rescate en 1996, cuando Bill Clinton estaba tratando de hacer lo mismo.

Núñez Fábrega dijo que tal vez las autoridades “simplemente no dedicaron un momento a pensar el peligro que estaban creando para naciones amigas” con el caragamento de material belico. Ese tipo de material tiene que ser declarado por barcos transitando el Canal de Panamá.

Otros analistas especularon que Cuba envió los materiales de guerra a Corea del Norte simplemente porque sus fuerzas armadas y su servicio secreto creen arrogantemente que podían hacerlo sin ser detectados. Tanto las unas como el otro, que en un momento fueron considerados entre los mejores de América Latina, se han deteriorado desde inicios de la década de 1990.

De hecho, otro navío norcoreano hizo en marzo un viaje a Cuba similar al del Chong Chon Gang –cruzando el canal de Panamá y atracando en La Habana y el puerto de exportación azucarera de Puerto Padre, en la costa nororiental, antes de pasar de nuevo por el canal de regreso a Pyongang— de acuerdo con IHS Fairplay, agencia que monitorea el tráfico marítimo global.

Solamente cinco barcos norcoreanos, incluyendo el Chong Chon Gang y el carguero ligeramente más pequeño Oun Chong Nyon Ho, han cruzado el canal desde el 2010, dijo Fairplay según un reportaje del New York Times publicado el miércoles.

Este tipo de barcos norcoreanos “no hacen normalmente estos cruces oceánicos”, dijo al periódico Richard Hurley, especialista de datos de Fairplay. “Es curioso ver dos barcos bastante pequeños hacer la misma travesía”.

En Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo que el gobierno de EEUU no espera que el Chong Chon Gang salga a relucir en las charlas de inmigración del miércoles, pero añadió: “Hemos dicho a los cubanos que hablaremos con ellos sobre el barco muy pronto”.

Ella se negó a comentar sobre cómo se sacará a colación el tema, y si la administración de Obama considera que el cargamento cubano violó la prohibición de la ONU del comercio militar con Corea del Norte, diciendo que eso lo decidirán los funcionarios de la ONU.

El senador Robert Menéndez, demócrata de Nueva Jersey y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que el cargamento “es casi seguro que violó las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU en contra de hacer envíos de armas a Corea del Norte” y urgió a la Casa Blanca a presentar el caso al Consejo para ser examinado.

La administración debería además mantener a Cuba en la lista de países que apoyan al terrorismo internacional, agregó el senador cubanoamericano. Los partidarios estadounidenses de estrechar relaciones con La Habana han presionando grandemente en los últimos meses para sacarla de la lista.

El comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dijo que el envío del cargamento a Corea del Norte (que como La Habana es gobernada por un Partido Comunista) fue hecho bajo “acuerdos suscritos por Cuba en esta esfera [que] se sustentan en la necesidad de mantener nuestra capacidad defensiva para preservar la soberanía nacional”.

Agregó que La Habana reiteró “su firme e irrevocable compromiso con la paz, el desarme… y el respeto al Derecho Internacional”.

En Panamá, el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, dijo a la prensa que el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Rogelio Sierra Díaz, había volado a Panamá durante el fin de semana para apelar para que se deje ir al barco.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, mientras tanto, declaró el miércoles que las autoridades panameñas “atacaron, de manera apresurada, y detuvieron al capitán y a la tripulación de la nave con el pretexto de que estaban llevando a cabo una ‘investigación sobre drogas’, y (luego) hicieron una requisa del buque pero no descubrieron ningún tipo de droga”.

La agencia estatal de noticias norcoreana reportó también que la cancillería pidió a Panamá que libere el barco y su tripulación “sin demora” y afirmó que la carga “no son más que armas viejas, que (Corea del Norte) envía de vuelta a Cuba tras un reacondicionamiento de las mismas, de acuerdo con un contrato legítimo”.

Más de El Mundo

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria