Güepajé

‘Güepajé’, los títeres bailan con la magia y el mito

 
 

'Güepajé' es presentado en el Festival de Teatro Hispano de Miami  por la Asociación Cultural Hilos Mágicos.
'Güepajé' es presentado en el Festival de Teatro Hispano de Miami por la Asociación Cultural Hilos Mágicos.
Cortesía / Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami

smoreno@elnuevoherald.com

Todo comenzó con una gira de la Asociación Cultural Hilos Mágicos al poblado de Montelíbano, en la costa del Caribe colombiano. Allí la señora Concha, una abuelita interesada en compartir lo que escuchó de sus mayores, le prometió a Ciro Gómez, director de Hilos Mágicos, que le contaría uno de esos mitos populares que explica cómo surge la música.

Cuando este sábado y domingo se escuche en el salón del Key Biscayne Community Center y en el InterAmerican Campus del Miami Dade College las notas de “Se va el caimán, se va para Barranquilla”, será fácil comprobar que una vez más se ha abierto esa ostra mágica, Güepajé, que contiene en sí misma la música del Caribe, y que pone a bailar a todo el que la oye.

El mito de Güepajé da título a la obra de títeres para niños que Hilos Mágicos presenta en el XXVIII Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, uno de los 42 montajes que el grupo ha hecho desde su creación en Bogotá en 1974. Los personajes son el joven pescador Concho y su abuelo Makú, que vienen desde el desierto de La Guajira en busca de la Flor del agua, que la robó un ogro. Upar, el duende de los manglares –nombrado así por el Valle de Upar, famoso por ser el lugar de nacimiento de uno de los géneros musicales más populares de Colombia, el vallenato– le regala a Concho la ostra mágica que le servirá para vencer al ogro y rescatar la flor. Con este tesoro en mano Concho regresa a su pueblo y crea el río Ranchería, que bendice con sus aguas la desértica Guajira.

Aunque esa información pueda resultar para los niños un valioso paseo por la geografía colombiana, lo que importa son los caimanes, duendes y ogros que bailan en Güepajé, y los grandes títeres de varilla articulados que los actores mueven y llevan a interactuar con el público.

“El objetivo no es que el títere se convierta en un elemento didáctico, aunque puede serlo”, explica Gómez. “El títere es una manifestación artística y estética que conmueve a los espectadores, que representa una nueva experiencia”.

En sus comienzos Hilos Mágicos solo montaba obras con actores, pero cuando un director de teatro les presentó a una marioneta llamada Alegría, se encantaron con las posibilidades que les abrían esos muñecos que “podían volar, separarse en partes y juntarse en el aire”, contó Gómez, que en el 2003 recibió el Premio de Directores de Teatro 2003 del Instituto de Cultura de Bogotá.

“El trabajo con títeres era considerado el género chico de las artes escénicas. En los años 1970 y 1980 se formó un movimiento en Colombia que luego se proyectó en los 1990 y en el nuevo milenio. Se comenzaron a hacer montajes novedosos y desde entonces el títere en Colombia ha ganado prestigio. No hay festival de teatro que deje los títeres afuera”, cuenta Gómez, que en el 2002 ganó una beca del Fondo de Cultura de México para hacer una residencia e investigar los códices mayas. Este fue el punto de despegue para desarrollar una labor creativa con los mitos que derivó en obras como El gran titiritero, un trabajo con sombras chinescas, y en un montaje del mito andino de Antarqui, el niño que podía volar.

Según precisa Gómez, el trabajo de Hilos Mágicos se distingue por “la limpieza en la animación de las figuras y la gestualidad de los muñecos, realizada de manera cuidadosa”.

La magia de los títeres y de la fábula atrapará a los niños primero en el Centro Comunitario de Key Biscayne, un sitio con su propia magia, ubicado junto a un parque con un gran árbol y un playground para niños, que se ha convertido en la sede tradicional de este tipo de presentaciones en el Festival de Teatro cada año. El domingo los pequeños podrán celebrar el Día Internacional del Niño en el campus InterAmerican del MDC con actividades dedicadas a ellos desde las 2 p.m. El duende de los manglares y los caimanes amaestrados para la danza los llevarán después a Colombia para que los que no conocen esa tierra puedan imaginarla. • 

‘Güepajé’, de Hilos Mágicos, sábado 20, 5:45 p.m., en Key Biscayne Community Center, 10 Village Green Way, Key Biscayne. (305) 365-8900. Domingo 21, 5:45 p.m. en InterAmerican Campus de Miami Dade College, 627 S.W. 27 Ave., Miami, (305) 237-6186

Más de Entretenimiento

El Nuevo Herald

Súmese a la
discusión

el Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

el Nuevo Herald utiliza una aplicación de Facebook para su sistema de comentarios. Usted debe ingresar con su cuenta de Facebook para hacer comentarios en nuestro sitio. Si tiene preguntas acerca de cómo hacer comentarios usando su cuenta de Facebook, haga click aqui.

¿Tiene información noticiosa que compartir con nosotros? Haga click aqui para enviarnos su información o inscríbase para participar en la red de Public Insight Network, que le permite convertirse en una fuente de información para el Nuevo Herald y The Miami Herald.

Esconder Comentarios

Esto afectará los comentarios en todas las historias.

Canceler OK

Empleo

Palabras clave(s) Ciudad Estado Categoria